Pirámides de Teotihuacán en México

Pirámides de México

Las pirámides de Teotihuacán es una de las zonas arqueológicas que se encuentran en México, traduce “ciudad de los dioses” o ‘lugar donde los hombres se convierten en dioses’. Esta zona arqueológica se encuentra hacia el noreste del Estado de México, más exactamente en los municipios de Teotihuacán y San Martín de las Pirámides.

Desde el año 1.987, esta zona arqueológica fue declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Allí se ubicaron los mexicas, aunque no fue la civilización que la construyó, pues cuando llegaron ya se encontraban ruinas de este complejo.

Como se desconoce quiénes fueron los autores de estas construcciones, el nombre de la zona se debe a su ubicación, por eso los aztecas lo bautizaron así. Se estima que esta ciudadela había comenzado hace 100 años a.C y finalizado cerca de los años 650 d.C. (Ver También: Las Pirámides de Egipto)

Características de las Pirámides de Teotihuacán

La zona arqueológica de Teotihuacán es el conjunto de varias construcciones y complejos como la Pirámide de la Luna, la Pirámide del Sol, el Templo de la Serpiente Emplumada, el Palacio de Quetzalpapálotl, La Ciudadela, la Calzada de los Muertos; además los conjuntos de corte habitacional Yayahuala y Zacuala y otros complejos como La Ventilla, Tetitla, Tepantitla y Atetelco.

Toda la zona arqueológica tiene una extensión de 264 hectáreas, durante el recorrido de esta zona se puede acceder al jardín botánico que tiene flores tradicionales, también al jardín al sur del Río San Juan y al Jardín Escultórico; a los Museo de Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente” y museo de Cultura Teotihuacana

Arquitectura

Las pirámides de Teotihuacán son un complejo extraordinario, cuenta con una arquitectura muy definida e increíble para la época en la que se construyó. Sobre la vía principal que es de 4.000 metros se encuentran las construcciones más importantes, que eran destinados a ser templos, casas de personas con un cargo de alto rango, la casa del sacerdote, palacios y las dos pirámides más grandes.

Una característica importante de su construcción fueron los pisos de mica de 6 cm de espesor, la mica es un tipo de mineral. Este piso, a su vez, estaba recubierto con tezontle, una roca roja de origen volcánico. (Ver También: Machu Picchu: La Ciudad de los Incas)

Pirámide del Sol

La pirámide del Sol es quizá la más representativa de las pirámides de Teotihuacán. Tiene una altura de 63 metros, para un total de 20 pisos; se considera el punto en donde se conecta la tierra y el cielo pues represente el eje del mundo. Debajo de esta pirámide hay una cueva de 100 metros y que simboliza el origen del mundo.

Pirámide de la Luna

Una de las pirámides más importantes de Teotihuacán, esta pirámide se hizo en honor al dios de las tormentas, desde allí, sus habitantes veían los movimientos de las estrellas; consideraban que las estrellas eran seres que viajaban al Averno y salían de ahí con la salida del sol.

El Averno era el nombre que antiguamente se le daba al infierno, al lugar donde las almas que mueren en pecado van, donde residen los muertos o la entrada al inframundo.

Esta pirámide tiene 45 metros de alto y 45 metros de ancho, es más pequeña que la pirámide del Sol, pero como está ubicada sobre un terreno elevado, quedan a la misma altura. Al lado se encuentra una estatua de la diosa de la agricultura.

Palacio de Quetzalpapálotl

Si bien no es una pirámide, sí es una construcción importante dentro de la zona arqueológica de Teotihuacán. Fue la vivienda sacerdotal, se considera como una vivienda élite, ubicada sobre la vía principal.

Como característica principal, en la entrada hay unas escaleras en donde se encuentran jaguares decorados con plumas de quetzal; un tipo de ave que Aztecas y Mayas usaban sus plumas para adornar el vestuario de sacerdotes y reyes.

Pirámide de la Serpiente Emplumada

Esta construcción tenía uso tanto religioso como cívico, tenía tres cámaras y un túnel, se encuentra decorada con serpientes; que representa el primer día del calendario lunar de 260 días.

Más Temas de Educación AQUÍ

Autor: Jacobo Rodríguez

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!