Biocomercio Sostenible, Antecedentes

4. 

En décadas recientes, la transformación y degradación de los ecosistemas, el cambio climático, la contaminación, la introducción de especies y genes, la sobreexplotación y el uso insostenible de los recursos naturales, han sido identificados como los más importantes impulsores de pérdida y transformación de la biodiversidad (MEA 2003,2005, GEO4 2007, MAVDT 2010 a). En respuesta a la amenaza que representa esta enorme pérdida para nuestra calidad de vida, se han desarrollado, tanto a nivel nacional como internacional, diversos instrumentos regulatorios, de planificación, económicos y de información, para guiar la gestión hacia la conservación de la biodiversidad y su uso sostenible.

A continuación, se presentan algunos de los instrumentos generados a nivel internacional y nacional de mayor relevancia para el desarrollo de negocios de Biocomercio20.

4.1 Contexto Internacional

(Lea También: Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo – Unctad)

4.1.1 Convenio Sobre La Diversidad Biológica – Cdb

En 1992 el Convenio sobre la Diversidad Biológica fue presentado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, en Río de Janeiro, y entró en vigor el 29 de diciembre de 1993 con la firma de 168 países. Colombia lo aprobó mediante la Ley 165 de 1994 que ahora cuenta con la ratificación de 193 países. El CDB establece 3 objetivos fundamentales

  1. La conservación de la diversidad biológica,
  2. El uso sostenible de sus componentes, y
  3. La participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos.
Más sobre Biocomercio Sostenible

4.1.2 Principios Y Directrices De Addis Abeba Para La Utilización Sostenible De La Diversidad Biológica

Con el fin de dotar a las Partes del CDB con herramientas y directrices para realizar avances en la gestión hacia el uso sostenible de la biodiversidad, la Séptima Conferencia de las Partes (CoP VII), realizada en Malasia en 2004, adoptó los “Principios y Directrices de Addis Abeba para la Utilización Sostenible de la Diversidad Biológica21 ”.Estos Principios y Directrices representan un marco de referencia para asistir a los Gobiernos, comunidades locales e indígenas, administradores de los recursos naturales, al sector privado y a otros actores, para que los usos que le dan a la biodiversidad, no causen su reducción a largo plazo y que en cambio fomenten su conservación y contribuyan con la reducción de la pobreza.

Los principios de Addis Abeba buscan entre otros fomentar la comunicación entre los actores y el fortalecimiento de sus capacidades; disponer de un marco normativo que facilite el uso de la biodiversidad sin dejar de lado la sostenibilidad; fomentar el manejo adaptativo a través del conocimiento y la investigación de los procesos y estructura de los ecosistemas; reconocer los valores de la diversidad biológica y definir objetivos de conservación a escalas espaciales y temporales acordes con su uso e impacto; al mismo tiempo que se distribuyen los beneficios derivados del uso de la biodiversidad de manera justa.

Principios de Addis Abeba para la Utilización Sostenible de la Diversidad Biológica
  1. Se dispone de políticas, leyes e instituciones de apoyo a todos los niveles de gobierno y hay vínculos eficaces entre estos niveles.

  2. Al reconocer la necesidad de un marco de gobierno consistente con las leyes internacionales y nacionales, los usuarios locales de los componentes de la biodiversidad deben estar lo suficientemente dotados de poder y apoyados por derechos para asumir la responsabilidad del uso de los recursos concernientes.

  3. Las políticas, leyes y reglamentaciones internacionales, nacionales que perturban los mercados que contribuyen a la degradación de los hábitats, o además de eso generan incentivos perjudiciales que socavan la conservación y utilización sostenible de la diversidad biológica deben identificarse y eliminarse o mitigarse.
  4. Debe practicarse el manejo adaptativo con base en:
    a. La ciencia y el conocimiento local y tradicional,
    b. La retroalimentación transparente iterativa y oportuna, derivada del monitoreo del uso, de los impactos ambientales y socioeconómicos, y la situación de los recursos que están siendo usados; y
    c. El ajustar de una gestión basada en la retroalimentación oportuna de los procedimientos de monitoreo.

  5. Las metas y prácticas de gestión de la utilización sostenible deben evitar o reducir al mínimo los impactos adversos en los servicios, la estructura y las funciones de los ecosistemas, así como en otros de sus componentes.

  6. Debe promoverse y apoyarse la investigación interdisciplinaria de todos los aspectos de la utilización y conservación de la diversidad biológica.

  7. La escala espacial y temporal de la gestión debe ser compatible con las escalas ecológicas y socioeconómicas del uso y su impacto.

  8. Debe haber arreglos para la cooperación internacional, en los casos en los que se requiera la toma de decisiones y la coordinación multinacional.

  9. Debe aplicarse un enfoque interdisciplinario y participativo a los niveles de gestión y gobierno que se relacionan con el uso.
  10. Las políticas nacionales e internacionales deberían tener en cuenta:
    a. Los valores presentes y futuros que se derivan del uso de la diversidad biológica.
    b. Los valores intrínsecos y otros valores no económicos de la diversidad biológica; y
    c. Las fuerzas de mercado que repercuten en los valores y el uso.

  11. Los usuarios de los componentes de la diversidad biológica deben buscar reducir al mínimo los desechos y los impactos ambientales adversos y optimizar los beneficios de los usos.

  12. Las necesidades de las comunidades indígenas y locales que viven de la utilización y la conservación de la diversidad biológica y que se ven afectadas por estas, deben reflejarse, junto con sus contribuciones a esta conservación y utilización sostenible, en la distribución equitativa de los beneficios que se derivan del uso de esos recursos.

  13. Los costos de gestión y conservación de la diversidad biológica deben interiorizarse dentro del área de gestión y reflejarse en la distribución de los beneficios que se derivan del uso.

  14. Deben ponerse en práctica programas de educación y concientización pública sobre conservación y utilización sostenible y desarrollarse métodos de comunicación más efectivos entre los interesados directos y los administradores.
Más Temas de Comercio AQUÍ
  • 20 Para efectos de este documento los negocios de Biocomercio serán entendidos como aquellos que son basados en el aprovechamiento sostenible de la diversidad biológica nativa de Colombia y que son responsables ambiental, ética y socialmente.
  • 21Decisión VII/12 de 2004. “Principios y Directrices de Addis Abeba para la Utilización Sostenible de la Diversidad Biológica”.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!