La Hiperpaternidad: Cómo la Sobreprotección afecta a los Hijos

La Hiperpaternidad

Existe una tendencia antagónica a los padres despreocupados por sus hijos, esta se conoce como hiperpaternidad, una forma de sobreprotección que puede llegar a afectar a los hijos tanto o más que la falta de afecto y atención. Son situaciones complejas en las que puede haber sofocación y originar patologías psicológicas que afecten a los menores en su etapa adulta, por esta razón es importante conocer a detalles todo sobre este tema y en eso te ayudaremos en esta ocasión.

¿Qué es la hiperpaternidad?

Se conoce como hiperpaternidad a esa tendencia en la cual los padres suelen brindarle una atención extrema o demasiado excesiva a sus hijos, donde además se involucran prácticas de vigilancia y control que pueden llegar a ser tremendamente invasivas.

La hiperpaternidad supone una situación en la que los padres se involucran demasiado en las vidas de sus hijos queriendo resolver todos los problemas que estos tengan, irrumpiendo en su capacidad de hacerlo por sí mismos.

Por lo general este tipo de padres suelen ver a sus hijos como seres que hay que proteger a toda costa para que nada malos les pase, privándolos de su individualidad y posibilidad de ir creando sus propias experiencias de vida y de resolución de problemas.

Si bien detrás de todo esto hay una buena intención, suele tener resultados negativos en las personas luego de entrar en la etapa adulta; por lo que es necesario reconocer las señales y evitar caer en este tipo de comportamientos.

¿Cuáles son las características de la hiperpaternidad?

Suelen haber ciertos rasgos o patrones de conducta de los padres hacia los hijos que los delatan en estas circunstancias. Algunos de estos son los siguientes:

Sobreprotección excesiva

Esta es una característica común de la hiperpaternidad, alude a los padres que suelen ser sobreprotectores de una forma continua y excesiva.

Esto hace que ellos se encarguen de cada uno de los problemas de sus hijos; privándolos de tomar sus propias decisiones e incluso influyendo en todo momento sobre ellos hasta el punto de dominarlos sin reparo. Esto suele ser un síntoma que perjudica a los hijos a largo plazo. (Lea También: ChildFree: Una Corriente de Pensamiento cada vez más popular)

Estar atentos continuamente de sus hijos

Aunque no suene como algo malo, los padres con patrones de hiperpaternidad suelen estar al tanto de sus hijos de forma exageradamente continua; dejando de lado cualquier tipo de privacidad y estando al tanto de los movimientos de sus hijos y de cada cosa que hacen.

Esto puede generar paranoia en los hijos y comportamientos depresivos a largo plazo; lo que además puede influir en sus relaciones personales, por lo tanto, es necesario distinguir entre la delgada línea entre una atención sana y una obsesiva. 

Continuamente mantienen ocupados a sus hijos

Otra característica que delata a este tipo de padres es la tendencia a involucrarlos en actividades extracurriculares de forma constante; dejándolos prácticamente sin tiempo para el ocio y desarrollarse como niños o adolescentes, con la excusa de poder ayudarlos en su futuro.

Sin embargo, esta carga de trabajo tan alta puede traer consecuencias psicológicas tales como ansiedad o depresión en la etapa adulta.

¿Cómo afecta la hiperpaternidad a los hijos?

Por lo general, este tipo de sobre protección excesiva suele traer consecuencias negativas para los hijos de este tipo de padres. Esto se suele ver en el comportamiento que van desarrollando a medida que son oprimidos de sus propias voluntades; algunas de las formas en las que se ven afectados son las siguientes:

Inseguridad

Los niños con padres sobreprotectores suelen desarrollar inseguridades constantes a lo largo de su crecimiento, esto puede influir tanto en su confianza como en el trato con otras personas. Muchas veces esto forma a adultos con baja autoestima y con problemas de comportamiento. Es por esta razón, que es importante no sobrecargar a los hijos en sus edades más tempranas, y permitir que puedan explorar sus capacidades para resolver problemas.

Episodios de estrés y ansiedad

Otra de las consecuencias de la hiperpaternidad son los efectos psicológicos que esto causa en los hijos. Este tipo de comportamiento puede llegar a causar un profundo estrés derivado de la imposibilidad de poder experimentar y en el peor de los casos, ansiedad; al verse sometidos a cumplir constantemente con las exigencias de sus padres. Esto puede llegar a convertirse eventualmente en depresión, por lo que es importante finalmente recurrir a ayuda profesional.

Baja capacidad de tolerancia

Los hijos afectados por esta tendencia suelen sufrir de poca tolerancia a la frustración y a las cosas negativas, ya que sus padres suelen inmiscuirse para resolverles todo y que no sientan ningún tipo de estrés. Aunque, hacer esto a la larga causa los mismos efectos y con peores consecuencias en el desenvolvimiento social como adulto.

Es más importante mantener una sana relación con los hijos

Una vez conocidas las causas y efectos de la hiperpaternidad, es necesario destacar la importancia de siempre tener una relación equilibrada entre padres e hijos, de mutuo respeto y confianza; que garantice su sano desenvolvimiento con la vida y la sociedad para que puedan convertirse en adultos independientes y con las herramientas básicas necesarias para desarrollarse y evitar cualquier tipo de conflictos psicológicos a largo plazo.

No se trata de descuidar a los hijos, sino más bien de darles la libertad de experimentar por sí mismos las consecuencias de sus propias acciones, para que así sepan cómo reaccionar ante diversas situaciones que son inevitables en la vida adulta.

Más Temas de Bienestar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!