¿Cómo afecta el Divorcio a los Hijos?

Cómo afecta el Divorcio a los Hijos

El divorcio de los padres puede llegar a ser un evento bastante traumático para algunos niños, sobre todos si estos estuvieron acostumbrados a su rutina diaria durante el matrimonio y conviviendo con ambos.

Esta separación puede generar ansiedad y tristeza que pueden llegar a afectarles en el futuro, sin embargo existen formas de lidiar con estas consecuencias. ¿Deseas conocer cómo afecta el divorcio a los hijos? Entonces continúa leyendo el siguiente artículo.

¿Cómo afecta el divorcio a los hijos?

Para los hijos, sobre todo si están en edad infantil, un divorcio suele significar un periodo de estrés constante que puede desembocar en un trauma que podría afecta su desarrollo.

Estas consecuencias pueden comenzar como cosas pequeñas, como la falta de atención en clases, perjudicando con esto su rendimiento, hasta ataques de ansiedad que pueden llegar a empeorar con el tiempo. También es posible que presenten cambios de humor e irritabilidad continua contra sus padres.

Hay que entender que en los divorcios, los niños pasan por un proceso de duelo, en donde es difícil de aceptar la situación pudiendo llegar a generar desconfianza en sí mismos e incluso experimentando sentimientos de culpa, sobre todo si los padres no ponen de su parte para que sus hijos se sientan cómodos y amados durante el proceso.

De igual forma, en muchos casos, los niños suelen apegarse a uno de los padres con más fuerza, lo que puede afectar al resultado de la custodia compartida al final del proceso.

Etapas de adaptación al divorcio

Al momento de la separación definitiva de los padres, todos los familiares, incluyendo a los hijos, suelen pasar por ciertas etapas de adaptación que les permitirán sobrellevar esta situación hasta tratar de aceptarla:

  • Fase aguda: Comprende aquella etapa inicial, donde los padres toman la decisión de separarse, lo cual puede generar shock a los hijos y al resto de la familia, por lo general puede llegar a durar hasta 2 años.
  • De transición: Es la que ocurre un tiempo antes y después de la separación, en donde los niños comienzan el proceso de adaptarse a su nuevo estilo de vida con padres divorciados.
  • Post-divorcio: Finalmente, esta etapa ocurre luego de un tiempo prudencial después del divorcio, donde los hijos terminarán por adaptarse y tratar aceptar esta decisión de los padres.

¿Cómo ayudar a tus hijos a lidiar con el divorcio?

Los hijos pequeños durante una separación necesitan ser escuchados, bien sea por sus padres o por un terapeuta que les ayude en todo este proceso a llegar a una conciliación que no perjudique su estado emocional hasta el punto de afectar a su vida diaria con sus padres divorciados. (Lea También: ¿Cómo enfrentar la Pérdida de un Hijo?)

Es por esto que a pesar de las diferencias, los padres deben cooperar por el bienestar de su hijo, dejando a un lado las diferencias para poder apoyar a los niños en el proceso. 

Para poder tratar el tema del divorcio, los padres deben abordarlo con madurez y calma, para que los niños puedan entender correctamente las razones por las que decidieron separarse, dejándole claro que no tiene culpa alguna y demostrando que ambos aun lo siguen amando.

Esto también debe acompañarse de naturalidad y disciplinas constantes, evitando compensar todo regalándole cosas y seguir una crianza flexible y amorosa para hacerlos sentir seguros.

Algunas cosas a tener en cuenta

Los niños son bastante emocionales y suelen demostrar muy fácilmente sus emociones con sus expresiones y acciones. Es por esto que los padres deben tener muy en cuenta varios aspectos y detalles para saber si sus hijos se sienten bien o no durante todo este proceso del divorcio.

Entonces, el primer punto a tener en cuenta es la actitud que tienen los niños con los padres, la cual puede llegar a cambiar, bien sea por culpa o por molestia hacia estos debido a toda la situación.

El segundo punto consiste en ver las acciones de los más pequeños, ya que estos pueden presentar problemas para dormir, o hacer berrinches, tomar malas actitudes y hábitos que pueden perjudicar su salud.

Es sumamente importante darles la atención que necesitan para que no pierdan el rumbo y el divorcio no llegue a afectarles en su vida diaria, desembocando peleas en la escuela o tomando una actitud violenta con aquellos quienes los rodean.

Hablar con tus hijos es lo más importante

A pesar de la situación que pudo haber causado el divorcio, debes tener en cuenta que tus hijos no pueden ser los responsables, por lo que siempre hay que tener la mejor comunicación con ellos para que puedan expresar sus sentimientos y sus dudas con respecto a toda la situación.

Por este motivo, los padres deben hacer todo lo posible para mantener la estabilidad emocional de sus pequeños y brindarles todo el apoyo y amor que se merecen, a bien de que el proceso no los afecte de por vida.

Más Temas de Bienestar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!