Paola Turbay: “Con este Embarazo estoy Repitiendo el Curso”

paola turbay

A sus siete y medio meses de embarazo, la presentadora de los secretos de CM& le contó
a Tv novelas lo que se siente cuando ya no se es madre primípara.

Ya confirmó que la cigüeña le traerá, a finales de septiembre o comienzos de octubre, un niño, y aunque no ha decidido qué nombre colocarle, porque todos sus familiares y amistades cercanas quieren opinar al respecto, está segura que no saldrá de Lucas, Gregorio o Lorenzo. Tanto Paola como su esposo Alejandro están contentos de que haya sido un hombrecito porque ahora sabrán qué se siente criar un varoncito y porque es rico que su pequeña Sofía, de 3 años y medio, pueda compartir su vida con un hermanito: «Claro que lo que viniera estaba bien. Lo que pasa es que cuando uno ya tiene la niña, quiere que el próximo sea el varoncito. Pero si no hubiera sido así, también estaría muy contenta».

EL SEGUNDO NO ES IGUAL…

Paola confiesa que con este segundo embarazo se ha vuelto “descarada”. Su tranquilidad es tal, que ya nada la asusta: «He viajado todo lo que quieras, he montado en moto, claro que con amortiguadores especiales. En todo caso, el médico me pegó mi regaño porque estaba abusando; es que estar embarazada por segunda vez es completamente diferente. El primero genera expectativa y lo coge a uno inexperto; el segundo es como repetir el curso, está uno más enterado de los cambios, me siento más tranquila, tengo menos susto para el parto, porque con el embarazo de Sofía veía cómo gritaban esas mujeres y me daban nervios; en cambio en este ya sé que si estoy relajada y me preparo para que el parto salga bien, todo va a salir así».

Paola ya se siente una mamá experimentada y por eso en este segundo embarazo está más tranquila.

LAS COMPRAS

«Esta es otra de las cosas que ya no son iguales. En el primer embarazo, apenas uno se entera de que va a tener un hijo, empieza a comprarle de todo; desde el primer mes está uno visitando almacenes. En cambio con el segundo como que la fiebre ya ha pasado, y está uno más calmado, y se compra ropita y cositas pero de una manera más moderada. Por ejemplo, a este le hemos comprado ropa para cuando nazca y ya le estamos organizando la cuna que le regalaron los abuelos a Sofía, porque será la misma donde él duerma hasta los seis meses; pero ya no es la locura de tenerle de todo desde el comienzo», dice Paola.

 

Más Archivos Históricos de Farándula AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!