La Presentadora de City Noticias y su Esposo Planean Encargar Primogénito

Bianca Gambino

Esta es una historia de amor que creció lentamente y terminó en un matrimonio sólido. Por eso piensan encargar bebé.

Hace cinco años, Bianca Gambino, la presentadora de City Noticias, le dio el sí definitivo a Andrés Chaves, el hombre con el que actualmente comparte su vida. Hoy, después de siete años de conocidos, la pareja le contó a Tv y novelas la historia de amor que hizo posible su matrimonio, y aunque no fue difícil recordar, tanto Bianca como Andrés disfrutaron de haber traído a cuento graciosas anécdotas.

RELACIÓN TELEFÓNICA

La presentadora tenía 17 años cuando conoció a Andrés, y él en ese entonces tenía 29. Ella estudiaba en el colegio y él ya era profesional, gerente en consultoría de recursos humanos. Un día, un compañero de la universidad de Andrés y conocido de la familia de Bianca, los invitó al lanzamiento de un libro en una galería, y fue allá donde por primera vez se vieron. Esa noche se la pasaron hablando, se gustaron, y Andrés le pidió el teléfono. Desde entonces no faltaron las llamadas a la casa de Bianca.

Pasó más o menos un año y ellos solo se hablaban vía telefónica, hasta que en una oportunidad, Andrés supo que el amigo de la galería iba a ir de visita a la casa de la presentadora, y le pidió que lo llevara. Sin embargo, tuvo tan mala suerte que ese día Bianca no estaba. Pero todo cambió cuando, al poco rato, ella llamó y Andrés aprovechó para invitarla a almorzar al otro día.

BUENOS AMIGOS

Ese día hablaron, compartieron toda la tarde, se rieron y se contaron muchas cosas. Las salidas fueron más frecuentes y con el tiempo se volvieron más cercanos. Un año después, y sin necesidad de declaraciones formales, se hicieron novios. «Todo ha sido como un proceso, las cosas se han dado sin necesidad de planearlas, ha sido como una consecuencia obvia de lo que hemos vivido», dice él. Y sin reparar en edades, en preparación profesional ni en lo que dirían las familias, que por fortuna nunca objetaron nada, siguieron la relación. El 8 de diciembre de 1995 se casaron, en ceremonia que se llevó a cabo en la iglesia Santa Clara de Asís, de Bogotá. Desde entonces, y luego de haber recorrido las Bahamas, Florida y Chicago en su luna de miel, establecieron su residencia con la felicidad de comenzar una nueva vida de casados.

NOVIAZGO vs. MATRIMONIO

Para Andrés, el matrimonio no es ni comparable con el noviazgo: «En el noviazgo se comparten cosas triviales; el matrimonio es de mucha más profundidad, es una etapa más compleja, se vuelve uno más práctico, y empieza a formar un equipo, que es lo que tenemos con Bianca, y se protege la relación de las crisis». Bianca interrumpe: «El matrimonio es un compromiso mucho más difícil de romper y los temas de discusión ya no son los mismos. Antes lo hacíamos por cosas como que él quedaba de llegar a mi casa a tal hora y no lo hacía, y yo me ponía brava. Ahora no. Ahora las discusiones son por cosas como el presupuesto, el desorden…» Y así como tienen muchas compatibilidades, también hay pequeñas diferencias que en su momento logran ofuscarlos.

Bianca reconoce que es la más celosa: «Él siempre ha sido muy cariñoso con las mujeres, y eso no me gusta mucho porque quiero ser la única». Pero así mismo sabe que es un aspecto difícil de cambiar porque desde pequeño él siempre vivió rodeado de mujeres, y por eso trata de tolerarlo. En cuanto a decisiones grandes, él siempre da la última palabra. Y no es que él mande, aclaran juntos; lo que pasa es que Andrés es más racional y ella más sentimental.

Ambos aseguran que no tienen queja el uno del otro, pero sí saben qué les disgusta mutuamente. A él, por ejemplo, no le agrada que Bianca sea tan solidaria con personas que acaba de conocer porque se aprovechan de ella. Tampoco le gusta cuando deja la ropa tirada. «Si ella está viendo televisión y ahí se quitó los zapatos, ahí los deja». Ella, en cambio, considera que él es un tanto sicorrígido y un poco irascible; además le molesta que lea el periódico en el sofá y lo meta debajo del mueble cuando termina. «No me gusta, porque cuando lo voy a leer, no lo encuentro, y cuando lo consigo, está todo desordenado; tampoco me gusta que deje tirada la toalla sobre la cama».

A Andrés le encanta de ella que sea espontánea y muy alegre. «Y como ella llega tan tarde del noticiero, siento que el sacrificio de la espera es bien correspondido porque parece un terremoto, llega feliz, saltando, es de una quinética impresionante».

Es así como esta pareja, que no planea a futuro sus vidas, que alimenta con detalles, diálogo y respeto una relación bien cimentada, ya piensa en hacer al primer heredero de los Chaves Gambino.

 

Más Archivos Históricos de Farándula AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!