La Moda de las Cirugías Estéticas

Moda de las cirugías estéticas

FAMOSAS ACONSEJAN OPERARSE

Tv y novelas revela sus riesgos
Aunque las entrevistadas hablaron bien de sus cirugías, Tv y novelas descubrió que no siempre el resultado es positivo.

Moda de las Cirugías Estéticas

Operarse para aumentar el tamaño del busto se volvió casi una necesidad entre actrices, modelos y presentadoras. Algo parecido ocurre con la liposucción y la lipoescultura, medida a la que se acude para bajar los kilitos de más que ni la dieta logra bajar. Las cirugías estéticas hacen más bellas a las personas y suben la autoestima como lo confesaron varias actrices; pero, en ocasiones pueden costar la vida. Por eso Tv y novelas consultó con el cirujano plástico, Mauricio Linares quien le contó a la revista sobre los verdaderos riesgos de las cirugías.

BUSTO NUEVO

Zharick León y Angelly Moncayo se operaron el busto por cuestiones de trabajo. A la primera le ofrecieron un contrato pero querían que se operara y así lo hizo. En el caso de Angelly, como estaba perdiendo contratos por no tener busto grande, se operó. La primera quedo en 34B y sus resultados fueron buenos, aunque todavía siente incomodidad: «el implante es algo ajeno al cuerpo y espero que cuando pasen más años sienta que definitivamente hace parte de mi». Por su parte, Angelly no tiene queja de sus resultados.

Entre tanto, Anabolena Meza y Stephanía Gómez acudieron a la cirugía porque perdieron la forma de su busto luego de lactar a sus hijos. La primera lo hizo hace pocas semanas, después de terminar de lactar a su hijo. Por su parte, Stephanía aseguró que se operó cuando sus senos quedaron flácidos después de tener a su hija y la recomienda: «No es que no se tenga seguridad si no se la hace, pero ponerse blusitas escotadas y verse sus senos en buena forma, hace la diferencia».

Rocío Bohórquez no corrió con tan buena suerte. Ella pasó varias semanas decidiendo porque conocía a una amiga de su esposo que murió tras ser operada, pero sus ganas fueron mayores y sus amigas la estimularon a hacerlo. Se operó, pasó de34B a 36B y quedó contenta. El problema de Rocío vino después, cuando tuvo a su hijo y tras la lactancia el busto le quedó nuevamente en 34B; ahora quiere volver a aumentárselo pero tiene miedo de morir y dejar a su hijo solo.

En cambio Rosmery Bohórquez quien se operó hace ocho años y pasó de 34 a 36B, siempre han conservado la forma de sus senos aún después de lactar a su segundo hijo porque ella está pendiente de hacer ejercicios, bañarse con agua fría, ponerse siempre brasiere y tener una buena alimentación. Antes de operarse se informó sobre los riesgos y buscó a un buen especialista. Cosa que también hizo Inés Oviedo, quien se operó hace dos años. Ambas se manifiestan felices con los resultados.

Por su parte, la presentadora Andrea Serna escogió hacerse la cirugía del busto porque le hacía falta para verse más armoniosa. Nunca tuvo miedo, incluso entró cantando de la felicidad a la sala de operaciones. Su cirugía no le dejó secuelas y la sensibilidad y la forma quedaron perfectas. Lo mismo ocurrió con Tania Robledo, quien se operó el busto hace cinco años. En esa época confesó que le daba susto ese tipo de cirugías, pero un día cobró valor y se operó.

 

Más Archivos Históricos de Farándula AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!