La Encuesta Hablando de Boda y … de Plata ¿Nuestros Artistas Negociarían el Divorcio antes de Casarse?

«Depende», «Claro», «¿Por qué no?» y «Ni de fundas», fueron algunas de las respuestas que dieron los artistas encuestados.

Antes, a nadie se le ocurría pensar que, antes del matrimonio, había que hablar de los bienes que se repartiría la pareja cuando se separaran; ese era un tema que solo se tocaba después de la ruptura. Ahora no es raro que se hable, y precisamente una pareja famosa, la formada por Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones, puso en el tapete la discusión, y al respecto y hay toda clase de opiniones: que es falta de amor; que es mejor dejar todo claro desde el principio; que es una forma muy mercantil de ver el amor. En fin, defensas y ataques. ¿Qué opinan los artistas? Algunos lo harían; otros, ni de fundas. Tv y novelas lo averiguó.

NO LES PARECE

Para Jorge López, el actor que interpreta a Genaroen A dónde va Soledad, dice que el hecho de ni siquiera haber pensado en matrimonio, le da la posibilidad de pensar en el divorcio. «Pero si de contestar se trata, en este momento creo que no negociaría eso, el amor está por encima de los bienes materiales». Algo similar opina

María José Barraza: «Me parece que es una salida válida. Antes pensaba que eso era como volver el matrimonio un negocio; ahora respeto al que lo hace. Pero no lo haría porque creo que cuando uno quiere, comparte todo».

Para Edgardo Román, el actor que trabaja en la obra de teatro Crónica de una muerte anunciada, hacer eso le parecería «jartísimo». Para él sería como perder la sensibilidad y llegar al extremo de volver todo un negocio: «Claro que uno dice eso desde acá abajo. Vaya uno a saber si teniendo todo ese dineral… Pero no. En todo caso, creo que mi temperamento no daría para eso. Es más, si yo la quiero mucho, le dejo todo y chao. Gracias a Dios, nunca me he apegado a las cosas materiales».

Luis Fernando Salas es un convencido de que no lo haría, pero sí dejaría en claro un aspecto: «Para mí está muy claro que cuando uno es soltero, lo que es de uno es de uno y nada más; pero cuando uno se casa, todo lo que consigamos es de ambos. Entonces, no veo razones para hablar de algo así antes del matrimonio. Lo que sí es claro es que lo que ambos tengamos por nuestro lado antes de casarnos, no entrará en la sociedad, y en caso de divorcio, cada uno conservará lo suyo ».

Marcelo Cezán también se opone a este tipo de procedimientos: «El día que me case tengo que estar convencido de hacerlo sin acuerdos, o no casarme. Eso va contra mis convicciones personales. Esa conveniencia es tan cerebral, que es lo último en lo que uno piensa. Cuando me he enamorado, nunca dialogamos sobre eso. El amor puro va más allá».

Finalmente, la supermodelo Amada Rosa Pérez, con un no rotundo, explicó su opinión: «No lo haría. Estoy dispuesta a casarme para toda la vida y si lo hago es porque escogí a la persona que quiero, sin interesarme sus cosas materiales. Uno se casa por amor».

Ricardo Vélez, de Yo soy Betty, la fea, tiene una posición rotunda en contra de los acuerdos

prenupciales: «No negociaría porque uno no se casa para divorciarse; aunque sé que esto le puede pasar a cualquiera en el mundo. Creo que si a uno le preocupa tanto eso, desde el principio se separan los bienes, y ya».

SERÍA CHÉVERE

El protagonista de La reina de Queens, Juan Pablo Raba, dice: «No sé, creo que primero tendría que ser por mutuo acuerdo. Uno tiene que ser consciente de que todo el mundo cambia y que el matrimonio no es para toda la vida. Sería fantasioso pensarlo y si arreglar la separación antes de casarse le va a quitar a largo plazo un dolor de cabeza a uno, pues chévere, pero si uno no lo ve necesario, pues para qué hacerlo».

Ana María Hoyos, quien ya pasó por un divorcio, también está de acuerdo: «¿Por qué no? Pienso que es una buena opción. Siempre hay de por medio muchos intereses económicos. A veces ni siquiera de parte de alguno de los dos, sino de familia o socios. Si uno tiene tan claro que el amor es tan fuerte, es mejor dejar definido eso, y más porque las probabilidades de éxito hoy en día son muy pocas. De paso, uno se ahorra un camellito muy jarto».

Para Stephanía Gómez, Aura María en Yo soy Betty, la fea, el matrimonio no es un negocio, pero cree en un acuerdo previo bajo ciertas condiciones: «Soy tan autónoma que creo que mi plata es mi plata y la de él es la de él. Creo que más bien haría un acuerdo para que cada quién se quede con lo que entró a la relación en caso de separación, y si él quiere dar algo más, pues se habla y sería más bien para los hijos. Pero me parece que eso es un negocio y no creo que el matrimonio lo sea».

 

Más Archivos Históricos de Farándula AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!