Gustavo Nieto Roa Con El Cine Cumplió Sus Sueños

Gustavo Nieto Roa

Su vida estuvo marcada por las coincidencias, que le permitieron realizar sus películas.

«Cada vez que se hace una película, en Colombia o en cualquier parte del mundo, el riesgo es total, porque no se goza de seguridad sobre la respuesta del público, la recuperación de la inversión y, aún menos, la posibilidad de alcanzar utilidades». Aunque son palabras de Gustavo Nieto, esto no le importó mucho, y de eso dan cuenta sus ocho cintas, filmadas con muchos sacrificios.

Gustavo dirige actualmente varias empresas de comunicaciones 

En el bachillerato perdió cuarto grado por estar viendo cine.

Desde su infancia quiso dirigir cine; lo consiguió y aprendió la lección más importante de su vida haciéndolo: «Así como de la nada uno puede crear una película, salvar todos los obstáculos, crear situaciones, resolver los conflictos y lograr ese desenlace que hace que la historia termine bien o mal, así mismo uno puede alcanzar lo que quiera».

Del libro: El cine de Gustavo
Nieto Roa, una vida de película.

BOYACENSE
Nació en Tunja el 3 de abril de 1942. No tiene muchos recuerdos de infancia, salvo que lo expulsaron en el primer día del kínder por enseñarle a fumar a sus compañeros. Aunque hay otro recuerdo especial: «La primera vez que vi una película tendría 4 años. Mi madre me llevó a una cinta de guerra y no entendía cómo era posible que estuviéramos en esa guerra sin que nos pasara nada. Atónito, la miré a los ojos y le dije: “Mamá, cuando sea grande quiero hacer películas”».

Cuando terminaba la primaria, su familia viajó a vivir a Bogotá. En su nuevo colegio conoció a sus compañeros de sueños: la familia Galán Sarmiento y específicamente los hermanos Gabriel y Luis Carlos: «Este último no tenía más de 10 años y así como yo decía que cuando grande quería hacer cine, con la misma seriedad él declaraba que quería ser presidente de Colombia…»

Con los Sarmiento nunca faltaba a cine del domingo. Y es que su gusto por el séptimo arte empezó desde que vivía en Tunja; nunca se perdía un matiné y ahorraba el dinero de sus onces para comprar las entradas, así como años después lo haría para ir con Luis Carlos y Gabriel.

Con Gisele Schmidt, su novia alemana

Con Luis Carlos Galán mantuvo una amistad que comenzó desde la niñez.

En el bachillerato también se escapaba a ver cine, pero perdió cuarto grado y como castigo lo enviaron a Tunja a estudiar en un internado. Sin embargo, convenció al rector para realizar un programa en la radio, donde él sería el locutor: «No había niña bonita que no quisiera ser mi amiga. Una de ellas me esperaba en el balcón de su casa y, al pasar, me lanzaba besos y piropos; sensaciones que quedaron grabadas y que alimentaron escenas de películas como Aura o las violetas y Amor ciego».

VISA USA
A su regreso a Bogotá, le dejó su puesto en la radio a Yamid Amat y trabajó como locutor y actor de radionovelas en Radio Sutatenza. Allí conoció al padre Albert J. Nevis, sacerdote católico y editor de una revista en Nueva York, quien le ofreció trabajo y se lo llevó dos semanas después a esa ciudad. Él le consiguió casa y un cupo en la universidad y Gustavo trabajó en el laboratorio de fotografía de su revista y fue corresponsal para Colombia de otras publicaciones.

En su libro narra anécdotas y sucesos surgidos alrededor de sus películas.

Como director empezó haciendo documentales para Naciones Unidas.

Por ese entonces encontró el amor en la alemana Gisela Schmidt, y como ella retornaba a su país, ingresó a la armada estadounidense y fue enviado a Munich como experto en comunicaciones. Al terminar el servicio militar, lo condecoraron con la medalla al mérito por servicios excepcionales prestados al ejército americano. 

Recibiendo la medalla al mérito de parte del ejército estadounidense en 1965.

Al regresar a Estados Unidos, fue corresponsal de la revista del padre Nevis y viajó por Centroamérica. Luego, gracias a una beca, estudió producción de televisión en Tallahassie y un año después se convirtió en productor y director de ese medio en las Naciones Unidas y más tarde en director de cine para la misma organización.

En 1972, tenía 30 años, vivía en Nueva York y percibía un sueldo envidiable y estatus de diplomático. Además llevaba cuatro años de matrimonio con Francisca Fong Wue, quien también trabajaba en la ONU, y tenía a Francoise, su primera hija. Pero renunció a todo por regresar a Colombia como director de fotografía en un proyecto de Francisco Norden.

Volvió al país decidido a hacer cine. Así comenzó su primera película, pero seis semanas después estaba en crisis porque se le acabó el presupuesto y porque los actores estaban enfrentados. El rodaje se detuvo y él se deprimió, pues por primera vez sentía lo que era no tener dinero para seguir. La solución vino de su hermano Luis Guillermo, quien era superintendente de Industria y Comercio; él se inventó la ley del sobreprecio, que consistía en obligar a las salas de cine a exhibir cortometrajes colombianos junto con las películas extranjeras y cobrar un dinero extra por eso. El recaudo se usaba para pagar al productor del corto, al dueño de la sala y al distribuidor de la película. Así, su filme se convirtió en cortometraje y pudo exhibirse.

EL CINE

Martha Stella Calle fue la protagonista de Aura o las violetas. Desde entonce, siempre la incluyó en sus repartos.

Con el dinero recaudado trabajó en su primer largometraje: Aura o las violetas, el cual filmó gracias a un préstamo que pidió a su familia por 150 mil dólares. Luego empezó Esposos en vacaciones, que contó con más apoyo y fue un éxito. Después rodó Colombia Connection, que no fue tan fácil de producir porque los inversionistas se retiraron cuando ya tenía todo listo.

En medio del rodaje, se asoció con Fernando Sanclemente y Eduardo Ruiz y crearon la productora Centauro Films. La película se estrenó en 1976 en Nueva York y como anécdota cuenta que ese día la revista Time salió al mercado con el titular Colombia Connection y este se convirtió en la mejor publicidad para la cinta. El ciclo de comedias concluyó con El taxista millonario.

Patty Kotero fue una de las actrices naturales que el director descubrió para una de sus películas.

Para el siguiente filme prefirió el drama y el erotismo. Se llamó Amor ciego y contó con la actuación de Patty Kotero, quien se operó el cuerpo para poder protagonizar. Cuando se estrenó en Nueva York, el famoso cantante Prince conoció a Patty y tiempo después le cambió el nombre por el de Apolonia, la hizo protagonizar una película y le puso??? su propio sello discográfico.

Gustavo siempre incluyó desnudos en sus cintas. Aquí aparecen Martha Liliana Ruiz y Jorge Emilio Salazar en CAIN.

Los afiches promociónales de dos de sus películas.

 

Más Archivos Históricos de Farándula AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!