Danilo Santos Esta Nuevamente Enamorado

Danilo está cansado de la fama, que, según dice, le ha quitado mucha libertad y posibilidades en el amor, y extraña de su pasado anónimo su dedicación a la pintura y la escultura: «La fama no me gusta, me agradaría ser un N.N., que nadie me conociera y caminara tranquilo. Pero soy un artista del que vive el periodismo. Si hace algo, si tiene un problema, le cae el periodismo, lo pone en la picota e interfiere legalmente en la vida del artista».

¿Lo dice por el accidente?

Por el accidente y muchas otras cosas, por cualquier relación que uno quiera tener y los medios la desvirtúan. Siempre pongo como ejemplo a 20/20, que es de los pocos periodísticos de farándula que buscan destacar y hacer notas amables; el resto es amarillista y sensacionalista.

Y pese a que no le gusta hablar de su vida sentimental, confiesa que está enamorado otra vez y advierte que no mostrará a su nuevo amor en un medio de comunicación: «Mi corazón está bien, tengo una relación hace siete meses con una paisita que vive en Bogotá. No es del medio, pero está estudiando actuación y no me gusta involucrarme sentimentalmente con una artista».

A ella la conoció por medio de un amigo cuando fueron a verlo en la obra de teatro y desde entonces empezaron a salir: «De esta relación espero por ahora tranquilidad, ver si se puede edificar algo positivo, llegar a una relación trascendental y buena».

Respecto a los romances de Danilo, hay uno del pasado que aún lo persigue: su relación con Shakira, que Tv y novelas Miami quiso sacar nuevamente a la luz pública. Dicho medio entrevistó al actor al respecto. Sin embargo, Danilo es el primero en aclarar que no quería que sacaran un artículo sobre esto, pues no desea que alguien, y especialmente Shakira, piense que se está aprovechando de la relación que tuvieron para hacerse publicidad: «Fue un affaire lo que tuvimos los dos. Mucha gente me llamó para eso, pero no quería hablar porque van a pensar que me quiero dar vitrina con ella, y no me interesa. Tengo un buen recuerdo de ella».

PROFESIONAL

Siguiendo con los romances de Danilo, el otro que él está intentando consolidar es con Zharick León y hace parte de la trama de A dónde va Soledad, novela donde ingresó como antagonista. Se trata de Patricio Galán, un personaje oscuro que se obsesiona con Soledad y con hacerle daño a Eduardo, pues se da cuenta de que ella está enamorada de él. Este papel ha tenido gran influencia en el actor, quien asegura que incluso tuvo que luchar contra él: «Es un personaje negro, que vive de la mentira y del engaño, de la explotación; es adorador del diablo, es misterioso y con un trasfondo bien turbio. De él se puede esperar cualquier cosa».

Danilo, que practica la religión cristiana, dice que no tiene nada de Patricio y asegura que todo hombre tiene dos opciones: quedarse con cosas positivas o con negativas, como lo hizo Patricio: «Uno tiene de todo un poquito. Por eso es clave alimentarse de cosas positivas. Al hacerlo de cosas malas se crea caos y autodestrucción, como Patricio. Al principio, el personaje tenía elementos que no nos gustaban, y se los quitamos; porque cuando es un personaje diabólico, no se presenta de una manera obvia sino como algo placentero, y por ese lado había que plantearlo». Así que Patricio llegó a la vida de Soledad como un hombre desinteresado que podía ayudarla.

Y no obstante tener cosas tan desagradables para el actor, aceptó este papel sólo por una cosa: «Lo hice porque de todas maneras no terminará bien; y es lo mismo que les ocurre a todos los que permiten que en su humanidad ahonden espíritus inmundos; el desenlace va a ser fatal».

Claro que aparte de su trabajo en la novela, Danilo está engolosinado con el teatro. Este año cumplirá 20 de trabajo en televisión, pero confiesa que las tablas lo tienen atrapado. Y es que hace unos meses debutó con un personaje en la obra Los árboles mueren de pie: «El teatro es mil veces mejor. Uno obtiene respuestas inmediatas. Esa adrenalina que uno suelta es una delicia, es otro cuento. El trabajo es más natural, no tan plástico como en televisión; sin decir que la televisión sea mala, sólo que uno se siente más conectado con el público, no hay cortes y estás solo con el público».

Sin embargo, no le fue tan fácil enfrentar su experiencia teatral: «Al principio me sentía extraño; tenía que manejar la voz, hay que proyectar, esos son los problemas que tuve; pero es delicioso, estoy fascinado con el teatro, se me convirtió en una necesidad». Por eso quiere seguir haciendo teatro mientras en A dónde va Soledad le da su merecido a Patricio.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!