Adriana Vera Se Casará En El Líbano, Medio Oriente

Debido a su estado, Adriana Vera perdió el papel protagónico de La Baby Sister, y a pesar de que le recomendaron someterse a un tratamiento para quedar embarazada, prefirió que su hijo fuera un regalo de Dios. Un año después su deseo se cumplió y en febrero será madre.

Cuando Adriana Vera y su novio Muffid decidieron ser padres, consultaron a un especialista, quien le aconsejó a la actriz tomar algunas pastillas para lograrlo. Sin embargo, ninguno de los dos quiso seguir la recomendación porque estaban convencidos de que un hijo debe ser un regalo de Dios, algo espontáneo. «Respeto a quienes piensan de otra manera, pero para mí era así. No quería un embarazo producto de un método o un proceso médico». Un año más tarde, llegó la sorpresa: Adriana estaba embarazada y hoy tiene siete meses de gestación. Está radiante de felicidad y admite que nunca lo había sido tanto. Por fin tiene una relación estable, con un hombre que apoya su carrera y le ofrece un hogar. Ambos presentían que el bebé sería varón y por eso cada uno puso un nombre: «Muffid decía que si era varón se llamaría Said y yo pensaba que mejor Samuel. Así quedó Said Samuel. El primero significa ‘feliz’ y el segundo ‘oído por Dios’».

Para el bebé, que llegará al mundo en febrero, tienen todo listo desde hace varias semanas; incluso ropa para cuando tenga 1 año. La verdad es que un día cualquiera, Adriana se encontró con que desde el Líbano la familia de Muffid había enviado una maleta enorme con todo lo que necesitaba; todo para varón, pues ellos también presentían el sexo del bebé. Y es que la familia de Muffid, pese a la distancia, no se ha perdido ningún detalle; sagradamente se comunican cada ocho días por teléfono. La actriz ya habla un poco de árabe y ellos algo de español. Por la manera cálida como han acogido a la actriz, aún sin conocerla personalmente, es que la pareja decidió que la boda será en el Líbano en junio, y por la Iglesia, cuando el bebé tenga unos 4 meses de nacido, y aprovecharán para bautizarlo allí.

EMBARAZO INUSUAL
El embarazo de Adriana no ha podido ser más tranquilo. De hecho, ella asegura que muchas veces olvida su estado y camina rápido, sube y baja escaleras. Por eso mismo, el médico hace poco la reprendió y le exigió llevar una vida mesurada y sin trotes. A la actriz no le dieron vómitos, ni antojos; tampoco sueño, como es usual en las gestantes. Durante este tiempo ha leído mucho, no solo temas de bebés sino desde novelas hasta revistas light. A veces teje en croché; claro que confiesa que los saquitos no tendrán manga, pues no ha logrado que un par le cuadre. También le colabora esporádicamente a Muffid en un nuevo tecni centro que él montó en el norte de Bogotá. Él le habla a su futuro hijo en árabe y el bebé responde con pataditas.

Adriana se siente tranquila en lo profesional, pues pese a que no pudo protagonizar La Baby Sister por su estado, interpreta a Luisa, una psicóloga de colegio que más adelante entrará en conflicto profesional con Martha, rol que fue creado para ella por Juana Uribe, la productora de la novela.

Adriana ya tiene todo listo para el nacimiento de Said Samuel en febrero; en parte porque su familia política le envió un ajuar completo desde el Líbano.

«No puedo pedir más, Dios me ha dado más de lo que merezco. Nunca había estado tan feliz y estable».
La actriz admite que sintió un poco de nostalgia de no hacer el papel de Martha, pero cree que la interpretación de Marcela Gallego es bastante acertada y le encanta. «Nunca me comparo con nadie; más bien pienso que el plan de Dios es perfecto y que ese papel no era para mí. Marcela es excelente actriz. Yo estoy a gusto con Luisa».

Por ese mismo plan que menciona, Adriana va sin prisa para el momento del nacimiento. Muffid la apoya. «Él no me presiona, me dice: ‘Haz lo que quieras y a tu ritmo, es tu elección’. No puedo pedir más, Dios me ha dado más de lo que merezco. Nunca había estado tan feliz y estable. Algunos me preguntan si no me siento bastante descansada sin grabar durante esas duras jornadas. Pero es que cuando uno ama lo que hace, disfruta haciéndolo. Ese estrés es mi vida y me gusta vivirlo. Para mí no es un sacrificio grabar o esperar una escena; ese es mi trabajo. Por eso, cuando mi bebé tenga unos meses me gustaría regresar en forma a la televisión»

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!