Miel: Beneficios de este Endulzante Natural

Miel

La miel es el endulzante natural más antiguo, su origen natural le permite tener muchas propiedades que se traducen en beneficios para nuestra salud.

La miel es muy versátil, se emplea en la cocina como endulzante, en la belleza y en ocasiones, como parte de algún remedio casero para curar dolores o heridas.

Gracias a sus componentes, como enzimas, péptidos pequeños y flavonoides, la miel además de actuar como endulzante, también ayuda a resaltar el sabor de ciertos alimentos.

La miel es rica en antioxidantes, además contiene minerales como calcio, potasio, cobre, hierro, zinc, magnesio y fósforo, además vitaminas como la vitamina B, D, C y E.

Beneficios de la Miel

Salud

Antioxidantes

La miel es una fuente de antioxidantes, éstos son sustancias presentes en nuestro cuerpo que ayudan a frenar el envejecimiento celular.

Es decir que juega un papel muy importante en la prevención de enfermedades cardíacas, ayuda en procesos inflamatorios y mantener en óptimo estado el sistema inmune.

Los expertos recomiendan que si vas a consumir miel sea de la oscura, por ejemplo, la miel de la de flor de trigo sarraceno, ya que puede contener más antioxidantes que las mieles claras.

Ver También: Beneficios de los Alimentos Antioxidantes.

Propiedades Desinflamatorias

También se le atribuyen propiedades desinflamatorias, capaces de reducir hinchazones musculares, incluso también de reducir el dolor provocado por la inflamación.

Proteína y Tejidos

Las enzimas y aminoácidos son sustancias presentes en nuestro organismo que son necesarias para la síntesis y el crecimiento de varios tejidos.

La miel posee estas sustancias, por lo que resulta muy beneficiosa para la salud, además porque los aminoácidos hacen parte de la producción de la proteína.

Digestión

Este endulzante favorece la digestión, ayuda a aliviar los molestos síntomas del estreñimiento, alivia la pesadez, mientas que también ayuda a aliviar la indigestión estomacal.

También se le han atribuido propiedades para aliviar la diarrea y prevenir el reflujo. No en vano remedios caseros como agua de canela con miel o limón con miel ayudan a activar el sistema digestivo.

Ver También: Endulzantes Naturales y sus Beneficios.

Tos y Dolor de Garganta

La miel es muy reconocida por ser efectiva para tratar la tos y el dolor de garganta gracias a sus propiedades antibacterianas, por lo que es muy efectivo para curar ese tipo de infecciones.

Absorción de Calcio y Cerebro

Información científica señala que la miel ayuda a que tu cuerpo absorba mejor el calcio, ayudando a que nuestro cerebro funcione correctamente.

Esto se debe a que las neuronas utilizan este mineral para comunicar los mensajes entre neuronas.

Belleza

Antibacteriana

Este endulzante es muy famosos por sus propiedades antibacterianas, tiene una función de bactericida sobre nuestra piel, por eso es tan usado para tratamientos de belleza por ejemplo para pieles con acné o para exfoliar la piel.

Esto se debe, a que contiene peroxido de hidrogeno, flavonoides, ácidos fenólicos y glucosa oxidasa.

Hidratante, Suavizante, Curativo y Antiséptico

En la belleza es muy usado por su acción hidratante, es muy benéfico para tratar heridas, quemaduras por el sol y manchas en la piel.

Tiene propiedades antisépticas, así que reduce la posibilidad de infección al aplicar en heridas, este remedio casero lo han utilizado los romanos, egipcios y chinos.

Por sus propiedades curativas y suavizantes, es muy recomendada para pieles secas y delicadas, puede ayudar a calmar irritaciones mientras que hidrata la piel.

Sin embargo, ten presente que la miel por ser un endulzante, es un alimento que contiene fructosa, es decir que es rico en calorías, así que debes consumirla con precaución.

Ya que como todos los endulzantes, fácilmente puede elevar el índice de glucosa en la sangre y también el colesterol malo.

¿Cómo se Forma la Miel?

La miel es producida naturalmente por las abejas, quienes la obtienen del néctar de las flores, mezclándola con secreciones propias de las abejas.

Las abejas, almacenan la miel en panales para que luego sea extraída de allí y pueda ser trabajada para el consumo.

Más Temas de Alimentación AQUÍ