TIC-TAC ¡Ha llegado la hora!

La globalización de la economía no perdona la lentitud y la ineficiencia en la tecnología de la información empresarial.

Propuesta de Johana Linares, consultora de Unydos Consulting S.A.

Muy seguramente usted como empresario alguna vez se ha tropezado, en una lectura actual, en los medios de comunicación o en alguna conferencia, con el término TIC, y tal vez le haya atraído por su sonora y sencilla pronunciación o por el desglose de su significado: Tecnologías de Información y Comunicaciones, integrado por todos los componentes físicos (hardware) y lógicos (software) que permiten o facilitan la transferencia de datos. Dentro de las TIC se encuentra principalmente el Internet, como la gran red que permite que fluya información en muchos formatos y estilos y, por ende, que la gente interactúe, obviando fronteras y distancias, y superando, por supuesto, los altos costos de comunicación.

Esta información es muy interesante. Sin embargo, cuando los empresarios piensan en tecnologías de información como el Internet, aparece un gran signo de interrogación (?), y ante esta incertidumbre, la preferencia casi natural es a valorar y adquirir más el hardware que el software, pues sienten que su inversión tiene así un mejor respaldo, consideran que los clientes, los proveedores y los socios de negocios, lo que aprecian en realidad es una información cierta y oportuna, y que al hacer estas inversiones sin la planeación y estrategias necesarias, al final puede llevar a que aparezca un gran signo (!) que no es precisamente de admiración, sino de reclamo.

Como empresario, actualmente usted se enfrenta a la disyuntiva TIC o no TIC, lo que es totalmente comprensible, pues tiene derecho al beneficio de la duda. Sin embargo, le propongo algo para acortarle el camino, y es que no se vaya a ninguno de los dos extremos: ni el de quien se deja deslumbrar por la funcionalidad de una tecnología y la acoge sin haberla evaluado empresarialmente, ni el de quienes niegan de manera ciega la enorme utilidad de las TIC, en especial del Internet, como herramienta estratégica de apoyo en los negocios. Escoja un punto y una solución justos, y déjese asesorar y acompañar en este proceso, porque de no hacerlo podría estar adquiriendo soluciones costosas y sobredimensionadas o, peor aun, perdiendo la oportunidad de competir con velocidad y eficiencia en una economía cada vez más globalizada, que no perdona esta clase de errores.

Las TIC ya son parte de los negocios y del comercio en el mundo entero, y seguirán su carrera a paso acelerado, generando nuevas oportunidades tan sólo para quienes decidieron asimilarlas con procesos basados en estrategias, y para quienes espero que no llegue el momento en que tengan que desear, como dice la conocida canción: “… reloj, no marques las horas…” ¡TIC-TAC!

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!