La situación sanitaria es buena: ICA

Esto piensa el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, que se queja porque los avicultores no notifican los problemas sanitarios por temor a las cuarentenas.

Para conocer la opinión del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, sobre la situación sanitaria por la que atraviesa la industria avícola, Avicultores dialogó con Alvaro Abisambra Abisambra, gerente general de este organismo, y con Ramón Correa Nieto y Olga Lucía Díaz de Gilliotti, coordinadores de los grupos de Control y Erradicación de Riesgos Sanitarios y de Epidemiología Veterinara, respectivamente.

AVICULTORES: ¿Cuál es el diagnóstico que usted puede presentar sobre la situación sanitaria de la industria avícola?

ALVARO ABISAMBRA ABISAMBRA: Antes de responderle quiero referirme a la excelente alianza que tenemos con el gremio avícola, montada sobre todo una estrategia de vigilancia epidemiológica, que opera con base en unidades locales, constituidas por oficinas ubicadas en las zonas de entrada al país y en las zonas de producción, en donde trabajamos nosotros con nuestros laboratorios de diagnóstico, conjuntamente con los avicultores, almacenes agropecuarios, asistentes técnicos, dentro de una red de información. Como con la fiebre aftosa, hemos montado proyectos especiales, con énfasis en los santanderes, Cundinamarca, Tolima, Nariño, Cauca, Valle, Antioquia y el Eje Cafetero, lo que nos permite tener mayor fuerza para atacar en esas áreas problemas como el del Newcastle, y mantener al país libre de Influenza aviar.

Yo diría que es bueno el informe que se puede dar sobre la situación sanitaria de la avicultura, porque si uno mira que de las 370 mil aves que hemos inspeccionado, se han encontrado 111 mil positivas a Newcastle, un porcentaje mínimo del total de la población avícola nacional, que llega a 351 millones animales. Nosotros tenemos permanentemente notificaciones de tipo sanitario, y emitimos cada ocho días un boletín epidemiológico para que país sepa qué está pasando con esta industria.

Con relación a la Influenza aviar, estamos trabajando con miras a que esta enfermedad no llegue al país, para lo cual hemos tomado medidas de control de importaciones; y en cuanto a las demás patologías, podemos decir que hoy tenemos solamente cerca de un 1.6 millones de aves afectadas por distintos problemas. En otras palabras, la situación es favorable para el país avícola, entre otras razones, gracias a la gran alianza con Fenavi-Fonav.

AVICULTORES: Sin embargo hay una gran preocupación entre avicultores de los santanderes, el centro del país y Antioquia, ante problemas respiratorios que vienen causando altas mortalidades y mermas en la producción, sin que se haya podido establecer la verdadera causa del problema.

ALVARO ABISAMBRA: El principal problema de las aves siempre está asociado a problemas respiratorios de muy diverso origen. A veces la gente se confunde y cree que podemos estar frente a un problema grave, pero los rastreos del ICA indican que no hay Influenza

avicultores9002-22RAMÓN CORREA NIETO,
DE CONTROL Y ERRADICACIÓN DE RIESGOS SANITARIOS.

RAMON CORREA NIETO: En Antioquia se ha dicho que los problemas sanitarios tienen que ver con Newcastle, pero en lo que va corrido del año solamente se han diagnosticado dos brotes. Se ha pedido que nos digan específicamente en qué lugares se está presentando el problema, pero no ha sido posible; incluso, a finales de agosto se llevó a cabo una reunión con avicultores y técnicos, pero nadie fue explícito en este sentido. Ahora bien, en avicultura ocurre que cuando uno llega a un sitio supuestamente afectado por un problema sanitario, ya han sacado los animales. Se necesita, pues, un gran compromiso de los productores para con su industria y el país, en cuanto a notificaciones precisas y oportunas.

avicultores9002-21ALVARO ABISAMBRA,
GERENTE GENERAL DEL ICA.

ALVARO ABISAMBRA: Una de las cosas que estamos viendo es que la gente no notifica por temor a que se tomen medidas cuarentenarias o de erradicación; pero, a la larga, acciones como esta son buenas porque evitan problemas mayores. A Fenavi le hemos manifestado nuestra preocupación por las bajas notificaciones que recibimos de los avicultores, caso contrario a lo que ocurre con los ganaderos, interesados en la erradicación de la aftosa.

OLGA LUCIA DIAZ DE GUILLOTTI: Con relación a los problemas respiratorios, los registros que tiene el ICA indican que no hay un aumento considerable en estos cuadros, lo que refleja el desconocimiento de lo que está ocurriendo en la industria. Queremos enfatizar en el llamado que estamos haciendo a los avicultores para trabajar con el ICA, ya que en él encuentran el personal y los equipos necesarios para ayudarles a investigar las causas de los problemas, y a dilucidar diagnósticos. En este momento cualquier muestra de un cuadro respiratorio que llegue al laboratorio se corre también para Influenza aviar, porque tenemos una vigilancia permanente para esta enfermedad. Las empresas avícolas y sus técnicos tienen la visión de lo que son sus compañías, pero no poseen la visión de zona o de región. Si contáramos con información, podríamos caracterizar las áreas afectadas y determinar cuándo una situación sanitaria se vuelve inusual, para proceder a investigar a fondo si así lo exigen las circunstancias.

De otra parte, hay celos y secretos entre las empresas avícolas, lo cual es entendible pero no bueno en materia sanitaria, porque al país hay que verlo como un todo. Por ejemplo, para poder exportar, no importa que esta o aquella empresa demuestre que tiene una buena situación sanitaria, sino que es el país el que debe hacerlo. La industria y el Estado podemos ponernos de acuerdo sobre las medidas que se deben tomar. Si no quieren erradicar, si no quieren hacer un sacrificio sanitario, es posible llegar a un acuerdo, por ejemplo, en establecer cuarentenas; lo que sí no se puede hacer es esconder un problema.

AVICULTORES: Tal como están las cosas, ¿habría que entrar a decretar la cuarentena en algunas partes del país?

OLGA LUCIA DIAZ: Lo que buscamos es aumentar las medidas de bioseguridad. Todos quisieran que no salieran animales de una granja reportada con Newcastle para evitar una mayor contaminación, pero, paradójicamente, cuando son los afectados, esconden el problema porque temen que sean cuarentenados. En estos momentos, las industrias del pollo y del huevo tienen una pésima bioseguridad.

RAMON CORREA: El ICA, cuando se han presentado problemas como, por ejemplo, en Santander o en el Valle, ha entrado a cuarentenar porque ello nos lleva a algún tipo de respuesta. Estoy de acuerdo con Olga Lucía: hay que mejorar sustancialmente la bioseguridad. Uno de los problemas es que se ha incrementado en 20% la cantidad de animales encasetados sin que hubiera aumentado el área de los galpones. Otro problema son la mortalidad y los desechos, que son recogidos de granja en granja por los compradores, constituyéndose esta práctica en un vehículo diseminador de enfermedades. En esto falta mucha conciencia.

AVICULTORES: ¿No estaría faltando un poco de acción policiva por parte del ICA, en el caso de productores que estén poniendo en peligro la industria?

ALVARO ABISAMBRA: Aunque la Ley 101 y su Decreto Reglamentario 1840 nos da funciones de policía sanitaria, me parece que a Colombia le ha faltado la decisión de involucrar a la Policía Nacional en este tipo de programas, lo contrario a que ocurre en casi todos los países. Pero, igualmente, se necesita una cultura sanitaria.

OLGA LUCIA DIAZ: Si logramos trabajar juntos con el gremio avícola, se materializaría más fácilmente lo de la policía sanitaria, pues cada actor de la industria estaría pendiente de lo que haga el otro. Una de las cosas que asusta mucho a los productores son las cuarentenas, pero hay que entender que existen diferentes tipos de cuarentena. Nosotros no vamos a cuarentenar por Newcastle una granja de pollo de engorde cuando los animales vayan por la séptima semana, sino que se procede a un sacrificio controlado, desinfectando los camiones y la planta de beneficio, y prohibiendo la venta de la pollinaza de ese lote, a menos que sea tratada. De esta manera, el productor, si bien tiene que hacer un gasto, no se va a quebrar. En fin, el avicultor debe dejar de lado el miedo, y avisarnos sobre la presencia de problemas sanitarios en sus granjas.

AVICULTORES: Un amplio sector de productores de pollo y de huevo se queja por la prolongada demora del laboratorio del ICA en la entrega de los resultados de los análisis…

ALVARO ABISAMBRA: Soy conciente de que esto puede estar sucediendo. Lo que no me gusta es que se aproveche un congreso o una reunión nacional para echarle vainas al ICA, como ocurrió en Bucaramanga. Si somos una cadena productiva, ¿por qué mejor no nos ayudamos?

RAMON CORREA: Pero no todos los diagnósticos son demorados. Lo que ocurre es que existen unos diagnósticos que nos toman tres o cuatro semanas porque exigen aislamientos y porque las muestras nos han llegado contaminadas. Ahora bien, no es que el diagnóstico sea tardío, el problema radica en el Convenio de Newcastle como tal, lo que se patentiza en el siguiente caso: llega un productor con diez gallinas, sin el protocolo y la información que requerimos en el centro del diagnóstico, creyendo que está frente a un síndrome nervioso (compatible con Newcastle). Le recibimos las aves y de decimos que vamos a investigar lo relacionado con esta última enfermedad, lo que no tiene ningún costo para el avicultor; pero si nos dice que tuvo una bronquitis, le hacemos saber que debe pagar por el diagnóstico porque esta patología no está incluida en el Convenio, y ante esto, se lleva sus gallinas y sale a decir que no le prestamos el servicio. Con el fin de solucionar este problema he hablado con los líderes del proyecto, para que informen a los productores y técnicos sobre lo que ofrece el Convenio.

AVICULTORES: ¿No sería aconsejable crear en el país una red de laboratorios de diagnóstico, de la cual hicieran parte la universidad y la empresa privada?

RAMON CORREA: En eso estamos trabajando, y justamente a Fenavi le envié un informe sobre todo lo que tiene que ver con el diagnóstico avícola que maneja el ICA. Habría que mirar qué se tiene en cada uno de los laboratorios existentes y qué es lo que se pretende. Nosotros tenemos una red de veintitrés laboratorios, la mayoría de los cuales ofrece servicios al sector avícola.

ALVARO ABISAMBRA: En una reunión que tuvimos el ICA y Diego Miguel Sierra, presidente de Fenavi, con el ministro de Agricultura, se acordó fortalecer tres centros de diagnóstico (Bogotá, Cali y Bucaramanga), para que todo no se tenga que enviar a la capital de la República. Además, estamos autorizando laboratorios de propiedad de empresas avícolas.

AVICULTORES: ¿Los problemas de la economía nacional han afectado el área sanitaria del instituto?

ALVARO ABISAMBRA: Este es un asunto que me preocupa mucho. Estamos aplicando una política de austeridad en todos los frentes, pero en lo que no podemos hacer ahorros es justamente en el área sanitaria: compra de reactivos, actualización de equipos, mantenimiento de centros de diagnóstico, etc., y en este sentido me he dirigido al gobierno. Sin embargo, gracias a las alianzas estratégicas con el sector productivo, hemos podido encarar las dificultades presupuestales; por ejemplo, este año hemos recibido del Fonav cerca de $390 millones.

AVICULTORES: Para finalizar, hablemos de Influenza aviar. La autoridad sanitaria de Chile y los avicultores de ese país creían estar preparados para encarar esta enfermedad, pero lo cierto es que los tomó por sorpresa. Si hoy se supiera que la Influenza llegó al país, ¿cómo cogería al ICA la noticia?

ALVARO ABISAMBRA: Estamos preparados para evitar que entre la enfermedad, pero hay que tener en cuenta que en sanidad no hay riesgo cero. Ahora bien, en cuanto a evaluaciones de riesgo es muy importante saber cuál va a ser la respuesta del país para erradicar cualquier foco que se nos pueda presentar, razón por la cual el ICA ha creado la Unidad de Evaluación de Riesgos y Asuntos Internacionales, uno de cuyos objetivos es la preparación del recurso humano para atender este tipo de eventualidades en el sector agropecuario. Me preocupa, sí, la falta de recursos. Yo le preguntaría al gobierno y a la empresa privada, ¿qué cuesta menos, evitar que una enfermedad entre al país o erradicarla? Si nos dieran los $500 millones anuales que necesitamos para programas prevención, no nos veríamos en tanto aprieto. El ICA tiene que fortalecer su vigilancia en puertos, puestos fronterizos, contar con gente suficiente, pero se le van a ir tres años quinientos veinte personas pensionadas, lo que quiere decir que quedaremos con menos de mil funcionarios.

Entonces, estamos preparados para evitar el ingreso de la Influenza, pero si ello ocurre, la pregunta es qué vamos a hacer para erradicarla. Por ahora necesitamos una gran notificación de los avicultores, que no se traiga contrabando, que acaten las normas del ICA, que nos permitan hacer evaluaciones de riesgo. De lo contrario, a esto se lo va a llevar el diablo. Colombia es mucho más vulnerable que Chile, porque tenemos más de 2 mil kilómetros de frontera con Venezuela, y con Ecuador y Perú es igualmente extensa; tenemos siete puertos marítimos, siete aeropuertos internacionales, y seis puestos fronterizos.

Pero el peligro va a crecer a partir del año 2005, cuando sólo las medidas sanitarias van a regir el comercio.

avicultores9002-22bOLGA LUCÍA DÍAZ,
DE EPIDEMIOLOGÍA VETERINARIA.

OLGA LUCÌA DIAZ: Existen unas enfermedades exóticas que pueden ingresar a Colombia, pero el ICA, por dos razones -restricciones de comercio internacional e importancia de industria-, está trabajando seriamente en Encefalopatía Espongiforme Bovina (o enfermedad de las “vacas locas”) e Influenza aviar. A esta última se le han dado recursos para hacer un trabajo especial en vigilancia activa porque la principal herramienta en esto la rápida detección es fundamental. Si cualquiera de estas enfermedades entra y no nos damos cuenta rápidamente, ya no podríamos erradicar cuando lo notemos.

RAMON CORREA: Por último, quisiera decir que nos parece muy importante la iniciativa de Fenavi, de que se cree un fondo para atender emergencias sanitarias.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!