Neumonía, Guía de Salud

Neumonía

La neumonía es una infección que provoca la inflamación de los sacos aéreos en los pulmones, puede ser en ambos o solo uno. Estos sacos aéreos se llenan de líquido o pus, provocando tos con flemas y dificultad para respirar. La neumonía también provoca fiebre y escalofríos.

La infección en los pulmones puede ser por bacterias, virus u hongos; asimismo, puede ser una neumonía suave o complicarse hasta ser potencialmente mortal. Es especialmente grave en niños pequeños y bebés y en adultos mayores de 65 años, también en personas que tengan su sistema inmune debilitado.

Fumar es un factor de riesgo para contraer neumonía, pues el cigarrillo daña las defensas naturales que el cuerpo tiene para combatir las infecciones. Una enfermedad crónica como el EPOC, el asma o una enfermedad cardíaca también son factores de riesgo.

La bacteria que más frecuentemente provoca neumonía es la streptococcus pneumoniae, el tipo de neumonía que provoca esta bacteria, hace que la neumonía aparezca por sí sola luego de tener gripa o un resfriado. Asimismo, los virus que normalmente provocan los resfriados y gripa, son los mismos que provocan la neumonía.

En cuanto a los hongos, atacan especialmente a las personas con enfermedades crónicas o el sistema inmune debilitado, estos hongos son los que aparecen en las heces de las aves o en la tierra.

Más Guías de Salud y Enfermedades AQUÍ

Síntomas de Neumonía

  1. Tos con flema
  2. Fatiga
  3. Dolor en el pecho al toser o al respirar
  4. Dificultad para respirar
  5. Fiebre
  6. Escalofríos
  7. Transpiración
  8. Diarrea
  9. Náuseas o vómito
  10. Los adultos mayores de 65 años pueden presentar también desorientación o temperatura corporal más baja de lo normal.

Estos síntomas pueden variar en cada persona, todo depende del microrganismo que la provocó, la edad y el estado de salud en general de cada paciente.

En términos generales, estos síntomas se pueden confundir con una gripa o resfriado normal, pero los de la neumonía, duran más tiempo.

Es muy importante saber, que se debe consultar a un médico cuando la fiebre es superior a los 39°C o 102 °F, cuando la tos es persistente y aparecen dificultades para respirar.

Se debe acudir de inmediato al médico en aquellas personas con el sistema inmune debilitado, por ejemplo, por las quimioterapias, cuando niños menores de 2 años presentan síntomas o son adultos mayores de 65 años.

Tipos

Neumonía por Aspiración: ocurre cuando inhalas saliva, vómito, bebidas o comida que luego llegan a los pulmones. Esto puede ser porque la persona tiene dificultad para tragar, puede ser por una lesión cerebral, cuando se altera el reflejo de náusea o por el consumo excesivo de alcohol o drogas.

Neumonía Adquirida en el Hospital: se trata del tipo de neumonía que un paciente contrae estando hospitalizado por otra enfermedad. Este tipo de neumonía es más difícil de tratar, pues puede ser más resistente a los antibióticos, debido a que las personas que la contraen ya están enfermas.

Neumonía Adquirida por Cuidado de la Salud: es un tipo de infección bacteriana que aparece en aquellas personas que viven en lugares de cuidado de salud por mucho tiempo.

Diagnóstico para la Neumonía

Prueba de esputo: se trata de una muestra del líquido de los pulmones que luego se analiza para identificar la causa de la infección. Esta muestra se toma haciendo toser profundamente al paciente.

Pulsioximetría: se mide el nivel de oxígeno en la sangre, para saber si los pulmones tienen la capacidad de pasar el suficiente oxígeno a la sangre.

Análisis de sangre: ayudan a identificar si el paciente tiene una infección y qué tipo de microrganismo es el que la provoca.

Radiografía torácica: este examen ayuda a saber la extensión y la ubicación de la neumonía.

Tratamiento

Antibióticos: se emplean en los casos de neumonía bacteriana, es importante saber qué tipo de bacteria provoca la infección para saber qué antibiótico es el ideal.

Otros medicamentos: como los antifebriles y analgésicos para aliviar el malestar general y la fiebre.

Más Temas de Salud AQUÍ