Artritis: Causas, Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento

Artritis, Guía de Salud

¿Qué es la Artritis?

La artritis es una inflamación o degeneración en las articulaciones, una articulación es la zona en donde se encuentran dos huesos, las articulaciones están protegidas por el cartílago, éste hace que la articulación se mueva suavemente.

El cartílago es el que recibe el daño o la presión que se ejerce sobre la articulación, por ejemplo, cuando se camina.

Cuando el cartílago se desgasta o reduce su volumen, los huesos se rozan provocando dolor, inflamación y rigidez.

Esta enfermedad afecta tanto a hombres como mujeres y el tipo más común es la osteoartritis.

Causas de la Artritis

La inflamación o daño en las articulaciones se puede presentar por:

1. Desgaste general en las articulaciones
2. Enfermedad autoinmune
3. Infección por virus o bacterias
4. Fractura en los huesos

Ver Más Guías de Salud.

Síntomas de la Artritis

1. Dolor en las articulaciones
2. Rigidez
3. Enrojecimiento
4. Hinchazón
5. Disminución en la amplitud de los movimientos

Factores de Riesgo para la Artritis

1. Obesidad: el exceso de peso hace que las articulaciones soporten más peso de lo que deberían, en este caso las rodillas, cadera y espina dorsal son las más afectadas.

2. Lesión articular: si la persona ha tenido una lesión articular antes, por ejemplo, mientras practicaba deporte, tiene más probabilidades de que en esa misma articulación sufra de artritis.

3. Edad y Sexo: el riesgo de sufrir varios tipos de artritis aumenta con el paso de la edad y las mujeres son más propensas a sufrir esta enfermedad, excepto la gota que es más común en hombres.

4. Antecedentes familiares: si algún miembro de la familia, padres, hermanos, etc, ha padecido de artritis, el riesgo es mayor para la persona.

Tipos de Artritis

1. Osteoartritis: se debe al envejecimiento y como consecuencia desgaste en la articulación, como consecuencia del desgaste del cartílago aparecen espolones o huesos adicionales alrededor de la articulación.

Los músculos cerca de la articulación se debilitan y se vuelven más rígidos; la osteoartritis puede ser hereditaria y el sobrepeso aumenta el riesgo de sufrir esta enfermedad en la cadera, rodillas, tobillos y pies.

2. Artritis Reumatoidea: inflama tanto a las articulaciones como a los tejidos de alrededor y puede afectar a otros órganos.

Este tipo de artritis es más frecuente en mujeres que en hombres, se cree que el tabaquismo, cambios hormonales o genes pueden estar vinculados a esta enfermedad.

3. Artritis Reumatoidea Juvenil: este tipo de artritis ocurre generalmente ante de los 16 años de edad y los síntomas pueden comenzar a aparecer incluso desde los 6 meses de edad.

Aunque la causa se desconoce, expertos creen que se debe a una enfermedad autoinmune que destruye el tejido sano.

4. Esclerodermia: esta enfermedad provoca que se acumule una especie de tejido cicatricial en la piel y puede aparecer en otros órganos.

La esclerodermia también daña las células que recubren las arterias pequeñas, este tipo de enfermedad es de origen autoinmune.

5. Artritis Reactiva: son afecciones que comprometen las articulaciones, el sistema urinario, los órganos genitales o los ojos, provocando que se inflamen y presenten infecciones.

Esta enfermedad puede aparecer por una infección en la uretra, principalmente después de tener relaciones sexuales o por una infección intestinal.

6. Lupus Eritematoso Sistémico: esta enfermedad puede afectar a las articulaciones, piel, riñones, cerebro, entre otros órganos.

Es más común en mujeres que hombres y puede presentarse en cualquier edad, su aparición puede estar asociado a factores genéticos, hormonales, ambientales o el consumo de ciertos medicamentos.

Diagnóstico de la Artritis

El diagnóstico de la enfermedad puede incluir dos tipos de diagnósticos: exámenes de laboratorio y diagnóstico por imágenes.

1. Los análisis de laboratorio comprenden exámenes de orina, sangre y líquido sinovial, en este examen el médico tomará una muestra del líquido sinovial de la articulación, primero se limpia, se duerme la zona y luego se inserta una aguja en el espacio de la articulación.

2. Para los diagnósticos por imagen, se puede recurrir a 4 opciones:

Radiografías: con un nivel bajo de radiación ayuda a mirar si hay daño en el hueso y si se evidencia pérdida del cartílago.

Tomografía computarizada: estas imágenes diagnósticas ayudan ver los huesos y tejidos blandos que rodean la articulación desde diferentes ángulos.

Imágenes por resonancia magnética: muestra imágenes más detalladas de los tejidos blandos como son los cartílagos, también de ligamentos y tendones.

Ecografía: utiliza ondas de alta frecuencia que ayuda a ver una imagen de los tejidos blandos, de los cartílagos y de las estructuras que tienen líquido.

Tratamiento para la Artritis

El tratamiento para la artritis no busca curar la enfermedad, sino tratar sus síntomas, aliviar los dolores y mejorar la movilidad del paciente.

Medicamentos: dependiendo del tipo de artritis, el médico puede recetar analgésicos para tratar el dolor, antiinflamatorios no esteroides que tratan tanto la inflamación como el dolor, medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad, especialmente para tratar la artritis reumatoide, otros medicamentos como modificadores de la respuesta biológica y corticoesteroides.

Terapia: con la ayuda de la terapia se puede tratar algunos tipos de artritis o sus síntomas, ayudando a fortalecer los músculos y logrando una mejor amplitud del movimiento.

Cirugía: cuando los anteriores tratamientos no han funcionado, se puede recurrir a la cirugía que puede consistir en: reparación articular, reemplazo articular o fusión de la articulación, esta última cirugía es común en articulaciones pequeñas, ya que lo busca es quitar la articulación de ambos extremos de los huesos y fijarlos hasta que quede uno solo.

Más Temas de Salud AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!