Masajes para Celulitis

A la hora de hacerse un masaje para la celulitis, recuerde que este debe aplicarse, en la zona de los muslos, con las manos y los dedos abiertos, ascendiendo lentamente desde las rodillas hasta las ingles y siguiendo la trayectoria de los músculos a lo largo y de abajo hacia arriba.

El masaje para la celulitis puede hacerlo con guantes de crin o de caucho para reactivar más rápidamente la circulación sanguínea y linfática de la zona afectada y la desintegración de los nódulos celulíticos.

Los masajes en otros lugares invadidos por el tejido adiposo deben trabajarse golpeando repetidamente con el canto de ambas manos o con el puño semicerrado.

Este tipo de movimientos se conocen con el nombre de “percusiones” y sirven para estimular las terminaciones nerviosas y dispersar las toxinas. También pueden hacerse con la yema de los dedos en caso de un problema superficial, o con la palma de la mano si es profundo.

Aunque estos masajes deben realizarse con mucha energía, es indispensable practicarlos con delicadeza para no dañar el tejido conjuntivo ni los capilares.

Antes de empezar, prepare los tejidos de la zona atratar aplicando suavemente la crema anticelulítica o adelgazante de su preferencia con las manos abiertas, las yemas de los dedos o el antebrazo, a manera de círculos.

El papel que desempeñan los principios activos de las cremas es fundamental, ya que con los masajes los ingredientes de estos productos penetran mejor y ayudan a que los tejidos se liberen de los deshechos y reabsorban con mayor facilidad los líquidos acumulados.

Otros puntos que usted debe estimular en los masajes son los siguientes:

El que está situado a tres centímetros abajo del ombligo:

Este punto se debe masajear con la yema del dedo pulgar, rápidamente, en el sentido de las manecillas del reloj, por espacio de un minuto todas las mañanas. Este lugar responde a la diuresis y ayuda a disminuir la retención de líquidos y el sobrepeso.

El que se encuentra sobre el tobillo interno, cerca al tendón de Aquiles:

Este punto puede masajearse suavemente con las yemas de los dedos en sentido contrario a las manecillas del reloj durante dos minutos todos los días, con el propósito de mejorar el trabajo de los riñones y la circulación.

La zona ubicada en la parte interna de la tibia:

Esta zona se masajea igual que el tobillo interno. Y con el fin de completar la regulación del flujo energético del organismo también debe trabajar los meridianos. O líneas energéticas, que corren a lo largo del cuerpo.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!