Capas de la Piel

Capas de la Piel

La epidermis – Capas de la Piel

La epidermis es la capa más superficial de la piel y está expuesta a múltiples factores externos. Está constituida por varias capas de células epiteliales que se multiplican activamente y producen queratina, proteína que regula eficazmente la humectación cutánea.

La epidermis se encuentra libre de vasos sanguíneos y linfáticos; debido a su constante proceso de queratinización es pobre en agua, lo que la hace depender de la dermis para su humectación y nutrición.

En este manto que recubre el cuerpo y que está conformado por numerosas terminaciones nerviosas, las células se reproducen cada 24 días y forman una película hidro-lípido-proteica, cuyo objetivo es lubricar y proteger la piel, impidiendo la evaporización excesiva de agua.

Desde el punto de vista cosmetológico la epidermis es la capa más importante, ya que en ella recaen e influyen todos los tratamientos de belleza. Su superficie está conformada por poros, aberturas cónicas que permiten el paso de la transpiración y la secreción sebácea. La epidermis de un cutis seco presenta poros casi invisibles, mientras que la de uno grasoso deja ver grandes y dilatadas aberturas.

La dermis

La dermis o capa interna es la verdadera piel. En ella se encuentran las glándulas sudoríparas, sebáceas y los vasos sanguíneos. En este tejido conjuntivo tienen lugar todos los procesos nutritivos, respiratorios y de deshecho.

Las células de esta capa contienen fibras elásticas, reticulares y de colágeno, responsables de la flexibilidad cutánea. Su contenido de agua es de 15-18%, cifra que representa un nivel importante en la reserva general de hidratación de la piel.

Es importante conocer y cuidar las capas de la piel para estar siempre bellas y sanas.

Más Temas de Cuidado de la Piel AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!