Manejo del Síndrome de Resección Transuretral

Ante la sospecha de absorción de una cantidad importante de irrigante o la presencia de signos del S-RTUP, se debe suspender el procedimiento.

Frente al compromiso cardiovascular como hipotensión y/o bradicardia, con alteración del gasto cardíaco o edema pulmonar se debe utilizar: inotropía, atropina, administración intravenosa de Calcio. Debe considerarse la necesidad y la posibilidad de la utilización de monitoría invasiva. Se inicia la reanimación con líquidos endovenosos.

Para la sobrecarga de volumen se administra diurético, se utilizan diuréticos de asa de Henle; el más ampliamente conocido y usado es la Furosemida a una dosis de 20 mg IV.

La Hiponatremia debe ser confirmada en la medida de lo posible, ante la presencia de concentraciones séricas inferiores a 120 meq/l o presencia de signos neurológicos se debe iniciar la administración de sodio, la mayoría de los autores recomiendan un bolo de solución salina hipertónica al 5 % a razón de 200 ml. en 20 min., sin embargo existe otra corriente más conservadora que prefiere una reposición más lenta con el fin de evitar riesgos debidos a la rápida corrección de la hipo­natremia como potencialmente lo es la mieli­nolisis póntica cerebral, pero parece ser que en hiponatremias agudas no existe este riesgo.

La hipokalemia es bastante rara como consecuencia del procedimiento pero puede estar presente incluso preoperatoriamente en ancianos, puede favorecer la toxicidad por digital con síntomas como náusea, vómito, arritmias y fibrilación ventricular, similares a los descritos en el S-RTU. Es necesario su manejo con KCl-.

Cuando se utiliza agua destilada como irrigante existe el riesgo adicional de la hemólisis, su manejo es con furosemida y manitol, para forzar la diuresis y proteger los túbulos renales de los depósitos de hemoglobina libre.

Cuando hay sangrado excesivo se debe obtener un perfil de coagulación para determinar coagulopatías, coagulación intravas­cular diseminada, fibrinolisis o coagulopatía preexistente.

Si hay sospecha de una perforación vesical se debe realizar una laparotomía

A todos los pacientes a quienes se le sospeche un S-RTUP se les debe realizar inmediatamente:

Ionograma, principalmente Na, K y Ca.

Hemoglobina y hematocrito
Gases arteriales
Electrocardiograma. Se deben hacer controles a las 24 horas.

Resección Transuretral en el Hospital San Juan de Dios

La Resección Transuretral de Próstata en la Unidad de Urología del Hospital San Juan de Dios de Bogotá, tiene indicaciones mucho más conservadoras que en otras escuelas o en países como Estados Unidos, ya que en nuestra institución se toma como criterio de elección próstatas calculadas con un peso no mayor de 40 gr clasificadas clínicamente como grado I o grado II pequeñas, no es sin embargo un procedimiento extraño, tenién-dose una frecuencia de alrededor de cien resecciones transuretrales de próstata al año, presentándose varias complicaciones deriva-das del procedimiento lo que está de acuerdo a la literatura mundial y que puede ser en cierta medida predecible; entre las compli-caciones las más frecuentes son: hemorragia con hematuria severa, infección de vías urinarias bajas, impotencia, estrechez de la uretra bulbar o del meato, incontinencia. Desafortunadamente los datos acerca de la frecuencia de aparición del Síndrome de Resección Transuretral no son confiables ya que se dejan sin diagnóstico muchas veces y otras por varias razones no se registran o se pierde su registro estadístico por la forma como se maneja la información. No es difícil reconocer que no existen datos claros, confiables y conclusivos estadísticamente con respecto a este diagnóstico; los datos disponibles hasta el momento determinan una frecuencia menor del 2%. En la revisión de procedimientos quirúrgicos realizados en el Ser-vicio de Urología del Hospital San Juan de Dios durante el año de 1995 se encuentra reportado un solo caso de Síndrome de Resección Transuretral de Próstata (SRTU-P), el cual desafortunadamente tuvo un desenlace fatal, dentro de cerca de 90 RTU-P realizadas durante ese año. Este trabajo está encaminado principalmente a dar el primer paso en el conocimiento de esta complicación en nuestra institución como lo es a mi modo de ver la identificación del problema en una población específica y tal como tenemos que enfrentarlo. Reconozco de hecho las limitaciones que este esfuerzo pueda tener y espero que de alguna forma se convierta en el inicio del conocimiento de un problema cotidiano en nuestra unidad de urología y que contribuya de alguna forma para poder ofrecer mejores alternativas y posibilidades, con la prestación del servicio más óptimo que se encuentre a nuestro alcance a quienes serán siempre la razón de nuestra existencia y quehacer como médicos, nuestros pacientes.

Metodología

Se realizó un estudio descriptivo, pros­pectivo durante el que se reunieron 128 pacientes sometidos a resección transuretral de próstata y se analizaron los datos obtenidos derivados de la evaluación clínica del paciente así como de la valoración de los exámenes paraclínicos realizados y las observaciones hechas por los cirujanos.

Período

El estudio fue realizado durante un periodo de 24 meses comprendido entre los meses de Noviembre de 1996 y octubre de 1998.

Pacientes y métodos

Ingresaron al estudio todos los pacientes que fueros sometidos a resección transuretral de próstata durante el período establecido; a todos los pacientes se les realizó historia clínica completa y valoración preanestésica, se les practicaron los exámenes requeridos para el estudio preoperatorio y del postoperatorio inmediato definido como las primeras 6 horas después de la cirugía, de la misma forma se realizaron exámenes paraclínicos para el estudio en el primer y segundo día de post­operatorio, 24 y 48 horas después de la cirugía respectivamente.

Se diseñaron formularios para la recolección de los datos al momento del ingreso, lo mismo que para el seguimiento en el post­operatorio inmediato, el primero y segundo días postoperatorios. El formulario de registro incluyó datos sobre la identificación del paciente, características de la cirugía, valoración prequirúrgica y exámenes paraclínicos preoperatorios. El formulario de seguimiento del postoperatorio incluyó datos clínicos del paciente y exámenes paraclínicos.

Se excluyeron del presente estudio a todos los paciente que por cualquier motivo no se les hubiera realizado el estudio completo o sus datos no estuvieran completos.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!