Editorial: Ponencias Durante El XXXIV Congreso Colombiano de Urología

Es gratificante notar que a pesar de los múltiples cambios que ha sufrido la administración en Salud y el ejercicio de la medicina en los últimos años en nuestro país, persiste inmodificable el interés en los urólogos nacionales por aportar las experiencias del ejercicio profesional para mejorar día a día la atención a nuestros pacientes. Esto demuestra que existe la convicción de que algún día la crisis del sector sea superada y lleguen épocas de florecimiento. Solamente siendo capaces de mantener la excelencia durante tiempos difíciles se podrán obtener frutos en épocas de recuperación.

En este último número aparecen los resúmenes de las ponencias más relevantes presentadas durante el XXXIV Congreso Colombiano de Urología que tuvo lugar en a ciudad de Ibagué en donde participamos en un evento de alta calidad científica y académica, con una organización que demostró el esfuerzo realizado por la junta directiva de la Sociedad.

En es oportunidad le correspondió al Doctor Pablo Gómez Martínez el reconocimiento que hace la Sociedad Colombiana de Urología a aquellas personas que se han destacado a lo largo de su vida por transmitir a las nuevas generaciones de urólogos además de las lecciones de urología, lo que el poeta Jorge Roja Llamó”Lecciones del Mundo”. Reciba entonces Doctor Pablo Gómez Martínez del comité editorial nuestras más sentidas felicitaciones y extiéndalas al principal beneficiario de sus lecciones, a su hijo el doctor Pablo Gómez Cushnier quien con seguridad las ha recibido de primera mano, no todas a través de los genes sino a través de una actitud receptiva y respetuosa a la figura del maestro.

Tuvo lugar también la elección del nuevo Presidente de la Sociedad doctor Manuel Díaz Caro y de la nueva junta directiva que quedó conformada por un grupo de personas que se han destacado tradicionalmente por participar de manera activa en diversas acciones dirigidas a que el avance de la urología en Colombia suceda en todos los campos, es por eso que con nuestra felicitación van también los mejores deseos de éxito. Pero al mismo tiempo es necesario resaltar la gran labor realizada por la junta directiva saliente, encabezada por el doctor Gustavo Malo con la colaboración del Doctor Jaime Díaz Berrocal como secretario ejecutivo quienes trabajaron incansable y desinteresadamente para que las actividades de la Sociedad Colombiana de Urología durante el período correspondiente llenarán las expectativas de todos los miembros.

La nueva junta directiva depositó su confianza en mí para continuar dirigiendo esta revista tan entrañablemente ubicada en el corazón de los urólogos. Agradezco su confianza y espero no seguir defraudándolos como ha sucedido en este número en el cuál por múltiples razones personales que no son excusa se vio retrasado para llegar a cada uno de ustedes.

José Miguel Silva Herrera
Director