Comportamiento Sexual Masculino, La Masturbación

La masturbación se practicó de 0.5 vez al mes (Tabla 3). El porcentaje global de hombres que se masturban es del 18.84%; de estos el 46.8% de los hombres que se masturban tienen relaciones extramatrimoniales frente a un 53.21% en hombres que no tienen relaciones extramatrimoniales. El porcentaje más alto de hombres que se masturban se encuentra entre los grupos etáreos A y B (32 y 30% respectivamente).

Disfunciones sexuales: Disfunción Eréctil (DE) y Eyaculación Precoz (EP).

La DE: De la población total (30 a 80 años) 34% presentó algún grado de DE, porcentaje que aumenta con la edad, de manera que de los 40 a los 80 en adelante es de 39.8%, de los 50 a los 80 de 48.2% y de los 60 a los 80 años es del 60%; en cuanto a la EP se encontró en el 15 con mayor frecuencia en los grupos etáreos menores; al considerer la DE, la EP y otras disfunciones como Bajo Deseo y Eyaculación Inhibida el total
de disfuncionales fue del 54.33% de la población estudiada.

En cuanto a la distribución de las disfunciones sexuales según el grupo etáreo se evidenció que la eyaculación precoz es más frecuente en los grupos etáreos más jóvenes y la disfunción eréctil en los grupos de mayor edad como se observa en la Tabla No.4.

Disfunciones sexuales más frecuentes según grupos etareos

Disfunción sexual y nivel académico.

Como hallazgo que se considera de interés se encontró que el mayor porcentaje de eyaculación precoz se presentó entre los grupos socio económicos alto y medio (34% y 46%) mientras en el bajo fue menos (20%); una tendencia similar se encontró con la disfunción eréctil (alto 35% y medio 37%, bajo 28%).
Parece que el grupo socioeconómico medio es el que presenta una mayor tendencia a estas disfunciones sexuales.

*La primera experiencia sexual.

La edad promedio del primer coito fue de 16.5 años. El 73 % de la población presentó una primera experiencia sexual calificada como excelente o buena; se observa una disminución importante de la incidencia de inicio de relación sexual con prostituta a medida que los grupos etáreos son más jóvenes; en los Grupos A y B la primera experiencia fue básicamente con novia o amiga en un 45%, mientras que con prostituta fue en el 9% y 20% respectivamente; en los grupos de mayor edad, los C, D y E el inicio fue principalmente con prostituta (31%-36% y 44% respectivamente) con un promedio de 30%.

Se observa que en los grupos etáreos B, C y D la iniciación con prostituta fue calificada como excelente o buena en el 65%-65% y 76% respectivamente y fue regular o mala en el 35%-35% y 24%; en el grupo de aún mayor edad, el E, la iniciación con prostituta fue excelente o buena en el 79% y regular o mala en el 21%; la iniciación con novia, amiga o doméstica en todos los grupos fue similar en cuanto a los porcentajes de satisfacción o dissatisfacción; en los grupos etáreos más jóvenes hay una clara tendencia a la iniciación
con novia o amiga con clara disminución con doméstica y con prostituta, en esta última en una forma relativamente significativa pues del 20% en el Grupo B, pasa al 31% en el C, 36% en el D y 44% en el E.

La satisfacción con la vida sexual.

De los 817 respondieron a las preguntas de satisfacción 737 (90.2%) con los siguientes resultados:

Fue Muy Satisfactoria (MS) o Satisfactoria (S) en 508 (69%) y Poco Satisfactoria (PS) o Nada Satisfactoria (NS) en 229 (31%).

Al desglosar estos datos de acuerdo a las Relaciones Extramaritales (RE) se encontró:

Para los que NO tienen RE, la MS y S fueron en 245 (62%), y las PS y NS fueron 151 (38%).

Para los que, SI tienen RE, las MS y S fueron en 267 (77%), y las PS y NS fueron 78 (23%).

*Los casados sin relaciones sexuales intramaritales.

Al revisar los resultados, llamó la atención que 94 de los casados (11.5%) no tenían relaciones sexuales intramaritales; asunto que está relacionado con la edad, con las disfunciones sexuales, así como con las relaciones extramaritales; así, se encontró que 53 (56%) de estos individuos casados tenían relaciones sexuales extramaritales; si examinamos el número de casados sin relaciones intramaritales por grupos etáreos y entre paréntesis ponemos el porcentaje de quienes tenían relaciones extramaritales, se tendrá una idea más clara de este interesante aspecto: Grupo A: 1 (100%), Grupo B: 3 (100%), Grupo C: 17 (70%), Grupo D: 34 (70%) y Grupo E: 39 (33%).

Discusión

Se realizó una evaluación en un amplio rango de población masculina de diferentes estratos socio económicos y niveles educativos, con una tendencia de predominio del grupo de pacientes mayores de 50 años.

Se encontró una frecuencia de relaciones sexuales en la población general de aproximadamente 3.8 por mes, con una frecuencia ligeramente menor con la pareja oficial en aquellos pacientes que tienen además relaciones sexuales extra matrimoniales, aunque no hubo una diferencia estadísticamente significativa.

Casi la mitad de la población presenta relaciones extramatrimoniales; llama la atención que no hubo diferencias estadísticamente significativas en cuanto a los años de matrimonio de estos dos grupos, ni con el tipo de persona con la que iniciaron su vida sexual o la edad a la cual lo hicieron, o si su primera experiencia fue satisfactoria o no. Del grupo con relaciones extramaritales se vio que en la mayoría se trata de una relación estable, es decir de más de 1 año con la compañera paralela.

Sin embargo, la tendencia según los diferentes grupos etáreos muestra que los hombres más jóvenes de los grupos A y B, aunque presentan un nivel un poco más alto de relaciones extra matrimoniales (sin diferencia estadísticamente significativa), estas suelen ser más ocasionales y no estables como sucede en el caso de los individuos de mayor edad.

Tampoco se encontraron diferencias en cuanto a la masturbación ya que tienen esta práctica el mismo porcentaje de hombres con varias parejas que, con una sola, para un promedio de 0.5 por mes en la población general.

Por grupos etáreos los hombres de los grupos D y E se masturban en un menor porcentaje (16 y 18% respectivamente) que aquellos pacientes de los grupos A y D (32 y 30% respectivamente).

Se encontró que más del 50% de la población general masculina tiene algún tipo de disfunción sexual:

La eyaculación precoz mas en los grupos jóvenes y la disfunción eréctil en el de los grupos mayores; llama la atención una moderada mayor prevalencia de dichas disfunciones en las clases media y alta que en la clase baja.

Aunque hubo una diferencia aparentemente significativa de disfunciones sexuales (DE y EP) entre los que no tenían Relaciones Extramaritales (NoREM) y los que sí tenían relaciones Relaciones Extramaritales (SiREM) extramaritales, esta diferencia estribó especialmente en la EP menos frecuente en los que NoREM (8.6% vs 5.6%), mientras que en la DE las cifras fueron parecidas: 16.0% en los NoREM vs. el 17.1% en los SiREM.

La única variable en cuanto al inicio de la vida sexual que tuvo una relación estadísticamente significativa con la aparición posterior de relaciones extramatrimoniales fue la satisfacción inicial; o sea que a mayor satisfacción en el coito inicial, hubo posteriormente mayor proporción de este tipo de relaciones; no se encontró relación en cuanto al tipo de persona con la que se tuvo la primera relación o el nivel académico del individuo con la aparición de relaciones sexuales extramatrimoniales.

Igualmente se encontró que a mejor nivel académico mayor grado de satisfacción con la vida sexual actual, y que el grado de satisfacción se aumenta cuando hay pareja extramatrimonial (62% vs 77%). Aunque si bien el grado de insatisfacción es mayor en los individuos sin relación paralela (38%), también en quienes tienen relaciones extramaritales existe un 22% de insatisfacción global, que, aunque menor, es llamativo.

En el cruce de variables se encontró:

Que aquellos pacientes con disfunciones sexuales de tipo eyaculación precoz y disfunción eréctil en la mayoría de los casos tuvieron experiencias iniciales con prostituta con un total de 27.2% de disfunciones para los que comenzaron con este tipo de pareja vs. el 14.5% para quienes se iniciaron con no prostituta.

Igualmente, aunque hubo un número ligeramente mayor de individuos con disfunciones sexuales en el grupo que tiene relaciones extramatrimoniales frente a quienes no las tienen (54.5% vs. 45.5%); pero al buscar en qué punto podía estar la diferencia se encontró que el grupo con relaciones extramatrimoniales tenía un 17.1% de DE vs un 16% en los que no las tenían; la diferencia significativa estribó en la eyaculación precoz, significativamente menor en los que no tenían relaciones extramaritales en relación con los que sí las tenían (5.6% vs 8.6%).

Como dato curioso, que puede ser de algún interés, se encontró que algo más de la décima parte de los casados no tienen relaciones con la esposa (11.5%), al tiempo que algo más de la mitad de ellos (56%) tienen relaciones sexuales extramaritales, desde el 100% en los grupos más jóvenes, a casi las tres cuartas partes a medida que aumenta la edad para reducir a un tercio en los mayores de 70 años; aunque la muestra no tenga mucha fuerza, sin embargo por tratarse de un aspecto inexplorado y de un número cercano al centenar puede constituír un aspecto de interés sociológico.

Conclusiones según Objetivos

  • La incidencia de las relaciones extramatrimoniales fue de 46% en el grupo general.
  • La relación extramatrimonial fue estable en un 83.6% y ocasional en un 17.2%
  • En disfunciones sexuales se encontró disfunción eréctil en 34.27% y eyaculación precoz en 14.93% siendo más frecuente la primera en los grupos etáreos D y E y la segunda en los grupos A y B.
  • La edad promedio de la primera relación sexual fue de 16.5 años
  • La persona con la que más frecuentemente se comenzó la actividad sexual fue prostituta, aunque hay un cambio de tendencia en los grupos etáreos más jóvenes a iniciarse con novia o amiga.
  • El 69% de los hombres presentan una vida sexual satisfactoria.
  • El 18.84% de la población mayor de 30 años se masturba, en un porcentaje ligeramente mayor en quienes no tienen relaciones extramatrimoniales.
  • Hay una relación estadísticamente significativa en la EP entre los que tienen relaciones sexuales extramaritales en relación a quienes no las tienen; no así en la DE en la cual la diferencia es mínima.
  • Hay una mayor tendencia de los hombres que tuvieron una primera experiencia sexual con prostituta a presentar disfunción eréctil, aunque no hay una relación estadísticamente significativa.
  • Hay incidencia de disfunciones sexuales moderadamente mayor en la clase media y alta en relación con la baja, aunque se anota una mayor satisfacción con la actividad sexual en las clases media y alta en relación con la baja.
  • A mayor nivel académico y presencia de relaciones sexuales extramatrimoniales mayor satisfacción con la vida sexual actual.

Conclusión

Es evidente que a través de los años las condiciones educativas y culturales han modificado algunas tendencias en el comportamiento sexual masculino, produciendo cambios en el tipo de pareja con la que se inicia la actividad sexual y en el tipo de relaciones que se establecen posteriormente.

Existe un porcentaje significativo de disfunciones sexuales; se identifican un numero también significativo de relaciones paralelas a la relación marital, relaciones que a su vez son estables en la mayoría de quienes las tienen.

Llama la atención un cierto número de casados que no tienen relaciones intramaritales pero que a su vez tienen relación paralela activa sexualmente en una proporción significativa. De todas las variables estudiadas se encontraron relaciones estadísticamente significativas entre la satisfacción con el primer coito el nivel académico y las relaciones extramatrimoniales; la satisfacción actual con el nivel académico y las relaciones extra matrimoniales; en cuanto a las disfunciones sexuales la Eyaculación Precoz con las relaciones extramatrimoniales, aunque no así con la Disfunción Eréctil.

Instrumento de Trabajo Hospital de San José Servicio de Urología
Ver más Revistas de Urología, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!