Enterocolitis Necrosante, Discusión

Es llamativa la presentación calendaria bimodal, de octubre a enero y de marzo a mayo, que coincide con el aumento en los índices de lluvias, infección respiratoria y diarrea en Bogotá 29. En relación con la prevalencia microbiana (Tabla No 8) durante esas épocas, es posible que virus (Rotavirus, Sincitial, adenovirus) y bacterias (neumococo, haemophilus, stafilococo, klebsiella) sean factores necesarios 30 para el desarrollo de esta enfermedad (primera hipótesis).

La mayoría de los niños consultaron por diarrea y síntomas respiratorios, pero en la minoría por fiebre. La diarrea fue de tipo enteriforme y esto supone que el mecanismo fisiopatológico tomó asiento en la luz o en la mucosa del intestino31. La diarrea enteriforme puede deberse a la alteración en los mecanismos enzimáticos digestivos (diarrea osmótica) o a la secreción activa mediada por segundos mensajeros (diarrea secretora).

La evidencia en este trabajo apunta a que el compromiso inicial es de tipo osmótico y no secretor, ya que en todos los niños cesó la diarrea al someterlos al ayuno. Bajo las consideraciones de un modelo infeccioso los gérmenes que estarían en capacidad de producir bronquiolitis, diarrea enteriforme osmótica y fiebre escasa, se restringen a los virus – adenovirus, sincitial, rotavirus- y bacterias como la klebsiella (segunda hipótesis).

Cierto número ingresó con diarrea prolongada. La revisión de los antecedentes revela escasa lactancia materna, administración de antibióticos con anterioridad, e insuficiente control de la diarrea aguda; estos son factores de riesgo para la ocurrencia de diarrea y su prolongación32.

El déficit en el peso y albúmina encontrados, hacen inferir que se venía presentando desnutrición al menos de 15 días de evolución. Para los individuos de esta serie, la diarrea (aguda o persistente) y el déficit nutricional (agudo o crónico), se convirtieron en características constantes. Es probable que el manejo adecuado del episodio diarréico, con la prevención de la deshidratación y del desplome nutricional, sea un factor protector para la ocurrencia de ECN (tercera hipótesis).

La desnutrición podría explicar muchos de los aspectos clínicos y bioquímicos encontrados. Esta fue una constante y por lo tanto se careció de controles que sirvieran para evaluar el impacto real que ella tiene en la enfermedad; a pesar de ésto, el estado prevalente de malnutrición se convierte en un factor componente en el curso de la ECN en los lactantes (cuarta hipótesis).

Visto el conjunto de signos vagos (palidez, frialdad, irritabilidad), deshidratación, taquicardia y taquipnea sin fiebre hacen, en teoría, probable que un buen número estuviese en choque pero de inespecífica expresión clínica. La evidencia disponible3, 8 ,10 muestra como el daño intestinal, en episodios isquémicos mesentéricos, es directamente proporcional a la duración y no a la intensidad de ella; producen más lesión las isquemias leves pero persistentes (en ésta revisión los niños menos deshidratados tuvieron las cifras más elevadas de creatinina).

Es probable que el “silencio del choque mesentérico” en estos niños, sea el responsable de perpetuar un círculo vicioso de baja perfusión esplácnica (quinta hipótesis). Como en la mayoría el diagnóstico de ECN se realizó 5 ó 6 días después de internación, se fortalece más dicha hipótesis bajo un modelo secuencial de isquemia leve sostenida – lesión – reperfusión7,14.

Los hemogramas no impresionan como anormales; no hay anemia, leucocitosis, desviación diferencial franca, aumento de las formas inmaduras, y en términos generales podrían clasificarse como de “bajo riesgo” bacterémico33. Como se anotó, se observaron recuentos celulares anormales en cuatro líneas: linfocitos, monocitos, formas inmaduras y plaquetas. La alteración cuantitativa de las 3 primeras líneas, podrían ser indicadores de compromiso de la inmunidad celular. Si éstos pacientes no estuvieran infectados al ingreso se colocan en grave riesgo una vez se hospitalizan.

Es probable que la linfopenia y monocitopenia prevalentes en la serie, sean consecuencia de la malnutrición igualmente prevalente. La ausencia de formas inmaduras, como la de esta serie, en presencia de bacteremia, podría ser un indicador de depresión medular.

Las plaquetas merecen un comentario aparte. La trombocitosis es indicadora de reacción inflamatoria aguda o, de un error producido en el momento de tomar la muestra; las plaquetas reaccionan con elevación ante a la presión que ejerce el torniquete que se aplica. A este respecto los pacientes con pesos corporales más bajos y que requirieron mayores tiempos para rehidratación, tuvieron los recuentos plaquetarios más altos. Es lógico pensar que los esfuerzos para la obtención de muestras sanguíneas en esos pacientes hayan sido más laboriosos, y por lo tanto hayan ocasionado falsos positivos.

Se podrían construir dos escenarios infecciosos con base en los hallazgos hematológicos: Los individuos no están infectados al ingreso pero altamente susceptibles a la infección nosocomial, o sí lo están pero son incapaces de montar una respuesta de defensa adecuada ante la misma (sexta hipótesis).

Los pacientes hiponatrémicos en su mayoría eran desnutridos crónicos y mostraron mayores deshidrataciones. La asociación existente entre bajos niveles de sodio y mayores estadíos de la ECN, desaparece al controlar dicha relación por el grado de deshidratación. Entonces, la tendencia a hiponatremia, la desnutrición crónica, y las moderadas deshidrataciones al ingreso, serían variables asociadas tanto con el pronóstico de la enfermedad (severidad) como con predicción de la misma (séptima hipótesis).

El promedio y la mayoría de las cifras de creatinina indican retención nitrogenada. Las titulaciones de Fena se ubicaron en umbrales compatibles con necrosis tubular y los sedimentos urinarios tenían cilindruria granulosa. Los deshidratados moderados mostraron menor capacidad para concentrar la orina. Durante los primeros días se hizo manifiesta poliuria paradójica (pacientes aun deshidratados emitían grandes volúmenes de orina). La evidencia indirecta sugiere que éstos niños presentan una disminución de por lo menos el 50% de su función glomerular34, y que hay grados variables de disfunción y daño anatómico tubular.

Es muy probable que estén ingresando al hospital en la fase poliúrica de una insuficiencia renal parenquimatosa establecida; esta poliuria adicionaría mayor deshidratación a la existente, perpetuando y agravando el cuadro (octava hipótesis). Es posible que los cambios vasculares de la circulación esplácnica, como ajuste a la deshidratación moderada, estén determinando un daño microcirculatorio en el intestino y el riñón simultaneamente (novena hipótesis). La medición de los cambios anatomo-funcionales del riñón, podría ser utilizada para evaluar, de manera indirecta, el funcionalismo intestinal (décima hipótesis).

Los hallazgos radiológicos reportados (distensión de asas, edema de pared, líquido peritoneal) ajustan con los cambios fisiopatológicos descritos 3,4,5, en la isquemia intestinal y la lesión de reperfusión en el choque; la dilatación de asas es secundaria al cese de la actividad motora, y el edema de pared y la ascitis a la fuga capilar de los vasos submucosos reactivamente dilatados). Dado que los cambios radiológicos encontrados son consistentes con las alteraciones anatómicas en la isquemia intestinal, podrían ser utilizados para detectar las fases iniciales de la enfermedad (undécima hipótesis); las características operativas de esta prueba diagnóstica (dilatación de asas – edema de pared – líquido libre en cavidad), merecen ser objeto de futuras investigaciones.

Sólo ocho de los 22 pacientes tuvieron algún aislamiento bacteriano. Son llamativos los bajos índices de positividad de los cultivos (para gérmenes comunes), así como la aparición tardía de los mismos; a pesar de ello todos recibieron manejo antimicrobiano empírico para sepsis. Es difícil concluir si los pacientes adquirieron la infección en la comunidad o después de su ingreso, sin embargo la mayoría de los gérmenes aislados fueron del ámbito hospitalario. Los microorganismos recuperados podrían desencadenar la enfermedad, o ser los resultados de la invasón a que se someten éstos niños.

Un modelo que ajusta hallazgos e hipótesis es: un niño con algún grado de malnutrición, sufre un proceso infeccioso (viral) intestinal y respiratorio. Se hace inadecuado manejo del episodio diarreico secundario facilitándose su perpetuación. Durante ese intervalo se expone a deshidratación persistente y es susceptible de desplome nutricional. Adaptativamente ocurre vasoconstricción esplácnica, que culmina en daño anatómico y funcional del intestino y el riñón. Por otro lado al consumirse la proteína visceral y humoral se determina, entre otros, un estado de deficiencia inmune principalmente de tipo celular. Con evolución promedio de 10 días, los niños ingresan a los centros asistenciales en donde son manejados insuficientemente. Esto posiblemente obedece a que son incapaces de expresar la gravedad de la enfermedad que los acompaña. Finalmente la condición se hace clínicamente evidente sólo hasta el sexto día de internación.

La ECN del lactante es una complicación grave y potencial de la diarrea aguda. La prevención y el manejo adecuado de los episodios diarreicos, disminuirán la probabilidad de que los niños desarrollen ECN.

Bibliografía

  1. Rodriguez AC, Toro MA, Ruiz CC, Vivas CP. Enteropatía isquémica aguda. Tesis de grado (original). Universidad Nacional, Facultad de Medicina, Departamento de Pediatría. Bogotá. 1997.
  2. De Onatra S. Enterocolitis Necrosante: Análisis de 63 autopsias, 1980-1995. Comunicación personal.
  3. Haglund U. Gut Ischaemia. Gut 1994; 5 (1): 573-6.
  4. Haglund U, Bulkley GB, Grander DN. On the pathophisiology on intestinal ischemic injury. Acta Chir Scan 1987; 15 321-4.
  5. Chiu CJ, McArdle AH, Brown R, et al. Intestinal mucosal lesion in low-flow states. Arch Surg 1970; 101: 478-83.
  6. Park PO, Haglund U. Regeneration of small bowel mucosa of the intestinal ischemia. Crit Care Med 1992; 20: 135-9.
  7. Bulkley GB, Kvietsys PR, Parks DA, et al. Relationship of blood flow and oxygen consumption to ischemic injury in the canine small intestine. Gastroenterology 1995; 89: 852-7.
  8. Arvidson D, Rasmussen Y, Almqvist P, et al. Splacnic oxygen consumption in septic and hemorrhagic shock. Surgery 1991; 2: 190-7.
  9. Grager DN, Ratili G, McCord JM. Superoxid radicals in feline intestinal ischemia. Gastroenterology 1991; 81: 22-9.
  10. Park PO, Haglund U, Bulkley GB, et al. The sequence of development of intestinal tissue injury following strangulation ischemia and reperfusion. Surgery 1990; 107: 574-80.
  11. Haglund U, Gerdin B. Oxygen-free radicals (OFR) and circulatory shock. Cir shock 1991; 34: 405-11.
  12. Parks DA, William TK, Beckman JS. Convertion of xantine deshydrogenase to oxidase in ischemic rat intestine: a revaluation. Am J Physiol 1988; 254: G768-74.
  13. Fiddian-Green RG. Studies in splacnic ischemia and multiple organ failure. In: Marstan A, Bulkley GB, Fiddian-Green RG, Haglund U, eds. Splacnic Ischemia and Multiple Organ Failure 1989; London: Edwar Arnold: 350-63.
  14. Coello-Ramírez P, Gutierrez-Topete G, Lifshitz F. Pneumatosis intestinalis. Am J Dis Child 1970; 120: 3-9.
  15. Nesbitt C, Toussaint E. Naumatosis Intrahepática. Correlación clinicorradiológica de 23 casos. Bol Med Hosp Infant Mex 1964; 21: 393-404.
  16. Larracilla J, Juarez FA, Saravia JL, Pedroza L. Neumatosis intestinal en el lactante. Revisión de 100 casos. Rev Mex Ped 1971; 39: 507-17.
  17. Bell MJ, Ternberg JL, Feigin RD, et al. Neonatal necrotizing enterocolitis: Therapeutic decisions based upon clinical staging. Ann Surg 1978; 187: 1-7.
  18. Kliegman RM, Walsh MC. Neonatal necrotizing enterocolitis: pathogenesis, classification, and spectrum of illness. Curr Probl Pediatr 1987; 17(4): 221-3.
  19. Sección de estadística hospital de la Misericordia. Informe anual de índices hospitalarios y morbilidad del servicio de lactantes 1995. Archivos.
  20. Louisiana State University Medical Center School of Medicine in New Orleans.The Pediatrics Block Book 1995-1996. Second Edition: 313-26.
  21. OMS. Programa de salud materno-infantil. Control de Enfermedad Diarrea (CED) 1991. OPS/OMS. Tercera edición. Rey Dic.
  22. Waterlow JC. Classification and definition of protein calorie malnutrition. Br Med J 1972; 3: 566-9.
  23. Black PJ, Barkhan P. La sangre y la médula osea durante el crecimiento y el desarrollo. En: Davis JA, Dobbing J, Eds. Fundamentos científicos de pediatría. 2ª edición (español). Londres. William Heinemann Mediacal Books Ltd. 1986; 491-518.
  24. Behrman RE, Vaughan VC, Nelson WE. Reference tanges for laboratory test. In: Behrman RE, Vaughan VC, Nelson WE. Testbook of Pediatrics. 12ª edición. Philadelphia. W. B. Saunders Company. 1983; 1827-52.
  25. Saenz A. Diagnóstico y manejo de las entidades de urgencia en pediatría: Enterocolitis Necrosante. Impreso Universitario 1990.
  26. StataCorp. 1997. Stata Statistical Software: Release 5.0 College Station, TX: Stata Corporatión.
  27. National Center of Health Statistics: MCHS Growth Curves for children 0-18 years. United States, Vital and Health Statistics, Series 11. N.165. Washington, DC, Health Resources Administration, US Government Printing Office, 1977.
  28. Diaz G. Protocolo normativo-ejecutivo de soporte nutricional parenteral, Hospital de la Misericordia. Impreso institucional. 1993.
  29. Ucrós S, Dueñas E, Gutierrez M. Calendario y variación estacional de las afecciones respiratorias en la ciudad de Santafé de Bogotá. OP Gráficas Ltda Noviembre 1996. Tercera Bienal de Pediatría Colsubsidio; pp 17-32.
  30. Rothman KJ. Causal inference in epidemiology. In: Rothman KJ. Modern epidemiology. Boston: Little, Brown and Company 1986: 7-21.
  31. Echeverry J. Enfermedad diarreica infecciosa. En: Alvarez E, Palau JM. Infecciones en pediatría, prevención, diagnóstico y tratamiento. 2ª edición. Santafé de Bogotá. McGraw-Hill Interamericana, S.A. 1997; 289-306.
  32. Black RE. Persistent diarrhea in children of developing countries. Pediatr Infect Dis J 1993; 12: 751-61.
  33. Sáez-Llorens X, McCraken GH. Sepsis syndrome and septic shock in pediatrics: current concepts of terminology, pathophysiology, and management. J Pediatr 1993; 123: 497-508.
  34. Kallen RJ. Tratamiento de la deshidratación diarreica en lactantes por medio de líquidos parenterales. En: Arnold WC, Kallen RJ. Tratamiento de líquidos y electrólitos. Edición en español Clínicas Pediátricas de Norteamérica. Méjico. McGraw-Hill Interamericana, S.A. 1990; 2: 263-97.
  35. El presente artículo original es una versión ligeramente modificada de un trabajo homólogo que está en proceso de edición en la revista de la facultad de medicina de la universidad Nacional.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!