Oxigenoterapia Ambulatoria en Neonatos con Enfermedad Pulmonar Crónica

*Olga Patricia Panqueva C, MD, Neumóloga-Pediatra.
Hospital Neker Ehsahts. Malades. Francia

El avance en el manejo del recién nacido en las unidades de cuidado intensivo neonatal ha permitido una mayor supervivencia asociada al desarrollo de una variedad de enfermedad pulmonar crónica en estos pacientes.

La recuperación de la enfermedad pulmonar en el neonato es lenta y con frecuencia requiere de períodos prolongados de oxígeno suplementario.

Debido al gran volumen de pacientes en las Unidades, se han establecido programas para el manejo de oxígeno de forma ambulatoria lo cual ha permitido una salida temprana de estos niños y además una reducción en los costos de hospitalización.

Para permitir un egreso temprano del hospital se deben establecer ciertas pautas:

  1. Estabilidad respiratoria del paciente con bajo flujo de oxígeno
  2. Padres dispuestos a llevarse el niño con
  3. oxígeno
  4. Interacción padres-médicos en el manejo del paciente
  5. Conocimiento de los padres acerca del equipo y su manejo
  6. Establecer un plan escrito y aprobado para el cuidado, seguimiento, uso de los diferentes fármacos, citas médicas y tratamiento
  7. Vigilancia periódica de la saturación de oxígeno

Durante el manejo del programa se han observado ciertas dificultades como:

  1. Encontrar alguien que colabore en el manejo del paciente
  2. Irritación y lesiones a nivel de la cara por el uso de esparadrapo por tiempo prolongado
  3. Mantener la cánula en su sitio
  4. Frustración por la cantidad de tiempo que toma el manejo del paciente
  5. Miedo al oxígeno y equipo
  6. Los padres duermen con dificultad por miedo a la desconección del equipo
  7. Dificultad en el transporte del paciente
  8. Dificultad en la solicitud de oxígeno en las diferentes EPS

Estas dificultades se han logrado controlar logrando una mayor sensibilización, entrenamiento, y manejo del equipo por parte de los padres.

Una vez se decide el manejo ambulatorio con oxígeno se selecciona la fuente más conveniente para su administración : los cilindros, los concentradores y oxígeno líquido.

Los cilindros pueden ser de acero, con el inconveniente de ser muy pesados y difíciles de cargar por parte del paciente o también de aluminio, los cuales son más livianos e ideales para transporte.

Él oxígeno viene en tanques o balas y es seco, por lo cual la administración directa no se recomienda pues reseca la mucosa nasal, por esto se utiliza él oxígeno húmedo el cual pasa a través de un tubo hasta un recipiente con agua y de allí al paciente.

Otra forma de administración es el concentrador de oxígeno, sistema por el cual se toma el nitrógeno del medio ambiente a través de una capa de material mineral cristalino el cual absorbe el nitrógeno, resultando en una fuente enriquecida de oxígeno, además de servir como filtro a partículas contaminantes. Tiene el inconveniente de tener un molesto ruido y requerir de electricidad para su uso.

La forma de administración utilizada en los neonatos con mayor frecuencia es la cánula nasal. Sistema de bajo flujo, consiste en un pequeño adaptador que se coloca en las fosas nasales y se conecta a una fuente de oxígeno.

El uso de oxígeno en enfermedad pulmonar crónica en el neonato que sale de la unidad de recién nacidos es prolongado y debe ser controlado dos o tres veces en la semana con el pulsooximetro buscando una saturación en reposo, comiendo y durmiendo entre 93 a 95% pues con esto se ha observado que existe una mejor aceptación de alimento, disminuye el riesgo de desaturaciones durante el sueño y permite una mejor ganancia de peso por parte del paciente. Además se observa una disminución en la resistencia vascular pulmonar, en la presión a nivel de la arteria pulmonar y cambios en el flujo sanguíneo, como también una reducción en la resistencia de la vía aérea.

El retiro del oxígeno debe ser progresivo y debe realizarse durante el día con controles de saturación pues este tiende a caer durante el sueño o la alimentación pasando desapercibido por los padres.

Se informa en la literatura que los pacientes con enfermedad pulmonar crónica tienen una alta incidencia de reingresos al hospital en especial por problemas pulmonares como cuadros de sibilancias o infecciones pulmonares vírales o bacterianas lo cual complica su manejo.

En conclusión, la oxigenoterapia mejora la supervivencia y la calidad de vida del paciente, con una disminución significativa en la duración de la hospitalización y costos del cuidado médico, pero requiere un minuciosos seguimiento médico y compromiso familiar.

Bibliografia

  1. Silva DT, Hagan R, Sly PD. Home oxygen management of neonatal chronic lung disease in western Australia. J Paediatr Child Health 1995; 31, 185-8
  2. Gregoire MC, Lefebvre F, Glorieaux. Health and developmental outcomes at 18 months in very preterm infants with bronchopulmonary dysplasia. J Pediatrics 1998; 101, 857-60
  3. Tay-uyboco J, Kwiatkowski K, Cates D. Hipoxic airway constriction in infants of very low birth weight recovering from moderate to severe bronchopulmonary dysplasia. J Pediatrics 1989; 115: 456-9
  4. Thilo EH, Comito J, McCulliss D. Home oxygen therapy in the newborn. AJDC 1987; 141: 766-8.
  5. Elder DE, HaganR, Evans DS.F,Benninger HR. French N P. Recurrent wheezing in very preterm infants. Arch Dis Child 1996; 74: 165-71
  6. Baraldi E, Carra S, VencatoF, Filoppone M, Trevisanuto D, Milanesi O, Pinello M, Zanardo V, Zacchello F.Home oxygen therapy in infants with bronchopulmonary dysplasia: a prospective study. Eur J Pediatr 1997; 156(11): 878-82
  7. Hacking D, Smyth R, Shaw N, Kokia G, Carty H, Heaf D. Idipathic pulmonary fibrosis in infants: good prognosis with conservative management. Arch Dis Child. 2000; 83(2): 152-7
  8. Poets Ch. When do infants need additional inspired oxygen? A review of the current literature. Pediatric Pulmonolog 1998; 26: 424-8.
  9. Kennedy JD, Edward L, bates D, martin J, Nobbs S, Haslam R, Mcphee A, Staugas R, Baghurst P. Effects of birthweight and oxygen supplementation on lung function in late childhood in children of very low birth weight. Pediatr Pulmonol 2000; 30: 32-40

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!