Editorial, El pestigio de una Sociedad Científica

Hace algún tiempo yo expresaba en nota Editorial de la Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología lo siguiente: “El pestigio de una Sociedad Científica no se improvisa. Es el resultado de una labor paciente y continuada, que aunque cambie periódicamente de personas tiene como meta la excelente academia y el bienestar de sus asociados”.

He recordado este reflexión a raiz del bien suceso en que se contituyó la realización del IV Congreso Nacional de Menopausia celebrado en Cartagena a principios del pasado mes de Abril. Contemplando allí la nutrida concurrencia -aproximadamente ochocientos especialistas-, la generosa colaboración de los patrocinadores, y la respuesta solidaria de los profesores invitados, ellos investigadores, y la respuesta solidaria de los profesores invitados, ellos investifadores de primera línea y de reconocido prestigio internacional -quienes desafiando las adversas condiciones del país no dudaron en acudir al llamado de la Asociación-, no pude menos que hacer memoria del proceso que ha tenido nuestra Asociación desde esa mañana del Diciembre de 1991, en la cual treinta médicos consitituyeron el primer “Grupo para el estudio del Climaterio” iniciando un proceso que vimos cristalizar el 3 de Marzo de 1994 con la creación de la Asociación Colombiana de Menopausia y la conformación de Capítulos Regionales, que siguiendo el ejemplo del grupo del Atlántico que en 1992 organizó la “Asociación de Menopausia del Atlántico”, se fundaron durante 1994 en Bogotá, Medellín, Bucaramenaga y Cali, siguiendo luego con Cartagena, Cúcuta, Pasto y el eje cafetero. El trabajo de estos grupos ha permitido desarrollar múltiples actividades científicas, estimular investigaciones, organizar reuniones regionales y de consenso y realizar exitosamente cuatro Congresos Nacionales brindado así mismo a sus asociados los beneficios que tanto reclaman cuando se les recuerda sus obligaciones.

Con el creciente interés que demuestra la sociedad en general por la problemática del Climaterio, se abren nuevos campos al trabajo de nuestra Asociación entre los cuales figura, en primer término, lo relacionado con los programas de Trabajo Comunitario y en especial con los aspectos informativos. Esta es un área de delicado manejo porque en ella influyen intereses sociales, investigativos y comerciales. Allí debe estar presente la Asociación a través de sus Capítulos, velando siempre porque se respeten los principios éticos y avalando solamente aquellas actividades que tengan como objetivo primordial el mejoramiento de la calidad de vida de dos millones y medio de mujeres colombianas que se encuentran atravesando por esta hermosa y productiva etapa. Aquí se pondrá a prueba el liderazgo de la Asociación y la capacidad de sus directivos para poder orientar, y colaborar en el desarrollo de una actividad que requiere de la participación mancomunada de todos los sectores interesados en el Climateriio. El desafío está al orden del día y la asociación debe tener la madurez suficiente para saberlo manejar en bien de la sociedad.

Francisco Pardo Vargas
Presidente Asomenopausia. Capítulo de Bogotá

 

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!