Atrofia Vaginal en América Latina, Resultados y Discusión

Para proporcionar una narrativa coherente, los enfoques para la gestión de atrofia vaginal en América Latina. Se consideran en términos de la epidemiología de la condición, su diagnóstico, y las opciones de tratamiento disponibles, antes de resaltar la importancia del tratamiento individualizado.

Epidemiología

Aunque los síntomas vasomotores asociados con la menopausia tienden a resolverse con el tiempo. Los síntomas de atrofia vaginal/ vulvovaginal son generalmente progresivos y a menudo requieren tratamiento.4,5

Para producir recomendaciones informadas para el manejo de atrofia vaginal en América Latina. con la intención de facilitar mejores resultados para las mujeres afectadas. Es apropiado considerar la situación en esta región.

Los datos publicados ilustran una propensión a la menopausia. La cual ocurre relativamente temprano en mujeres de América Latina. Donde se ha informado que la mediana de edad al inicio oscila entre 43,8 a 53 años. Mientras que los valores correspondientes para América del Norte y Europa corresponden a 50,5 a 51,4 y 50,1 a 52,8 años, respectivamente.2

Esos datos latinoamericanos son de una encuesta que involucra 17.150 mujeres que residen en 47 áreas urbanas en 15 países.10 En toda la muestra, la mediana de edad en la menopausia fue 48,6 años, y el inicio anterior se asoció con factores que incluyen un nivel educativo más bajo y vivir en países más pobres o a mayor altitud (más de 2.000 metros sobre el nivel del mar).10

 Como los síntomas de la menopausia son multidimensionales, reflejan una combinación de factores que incluyen las percepciones de los individuos,2 con una mayor esperanza de vida y mayores expectativas.11

Hay implicaciones para el creciente número de mujeres afectadas en América Latina que deseen permanecer funcionales y proactivas en varios aspectos de la vida, Familiar, laboral, recreacional, intelectual, emocional y sexual.

De hecho, en Latinoamérica, el manejo de la menopausia es cada vez más importante.12

Una serie de estudios, informados por el Grupo Colaborativo para Investigación del Climaterio en América Latina (REDLINC) involucrando mujeres de 40 a 59 años en esta región. Proporcionó información sobre los efectos de la menopausia.13-15

Considerando 8.373 mujeres que residen en 12 países latinoamericanos, el 54,5% presentó algún grado de síntomas vasomotores14. Estos deterioran gravemente la calidad de vida, como ha sido evaluado por los puntajes totales de la Escala de Calificación de Menopausia (MRS) (OR] 4,7. IC 95%, 4,1-5,3). con aparición de síntomas tempranos en la premenopausia.14 Del mismo modo, insomnio y sueño pobre, asociados con síntomas menopáusicos, que ocurren desde la premenopausia, afectan al 56,6% de una cohorte de 6.079 mujeres de 11 países.15

Además, el uso del índice de función sexual femenina (FSFI), que implica dominios que evalúan el deseo, la excitación, el orgasmo, el dolor, la lubricación y la satisfacción. En 5.391 mujeres sexualmente activas (11 países), mostró que 56,8% tienen disfunción sexual (puntaje FSFI total 26,55). Aunque la prevalencia varió entre diferentes poblaciones (21,0-98,5%)13. Se encontró que el principal factor de riesgo es una disminución de la lubricación vaginal (OR 3,86, IC 95%, 3,37-4,43).13

El impacto de la menopausia en las mujeres en la vida sexual

En América Latina, el impacto de la menopausia en las mujeres en la vida sexual es motivo de preocupación frecuente4. Y los datos de REDLINC descritos anteriormente han elaborado informes anteriores de aspectos de la disfunción sexual en países individuales.

Por ejemplo, un estudio que involucró a 456 mujeres de 45 a 60 años en Campinas, Sao Paulo, Brasil, reportó dispareunia y sequedad vaginal en 1,8 y 1,1%, respectivamente. Pero en mujeres la vergüenza puede haber afectado estos datos. Ya que los resultados fueron obtenidos de entrevistas en el hogar realizadas por personal no médico.16

En un estudio hospitalario posterior, la dispareunia/sequedad vaginal fue evidente en 28,8%, de una cohorte de 354 mujeres climatéricas de 40 a 65 años de la ciudad de Cuiabá en Brasil. una población caracterizada por bajos niveles socioeconómicos.17

Datos autoinformados de 200 mujeres brasileñas de 40 a 65 años que residen en la ciudad de Belo Horizonte y con al menos 11 años de educación formal. indicaron una prevalencia de dispareunia de 39,5%, con 51,4% de aquellas afectadas que reportan falta de lubricación vaginal.18

En la cohorte de mujeres climatéricas de Cuiabá,17 31,1% experimentaban pérdida de la libido. Esta fue la queja más común (51%) entre mujeres peri y posmenopáusicas en una muestra de 125 nativas americanas bolivianas, las Movima, de 35 a 54 años,19 mientras que la dispareunia también fue frecuente (40%).

En otro estudio, que involucró a 573 mujeres posmenopáusicas de 45 a 59 años en comunidades indígenas aisladas, quechua (Perú) y zenú (Colombia). También fueron encontradas 95,1 y 92,3%, respectivamente, con síntomas urogenitales severos (según lo determinado por la subescala urogenital MRS).20

(Lea También: Atrofia Vaginal en América Latina, Tratamiento)

Efectos de la menopausia en un contexto social

Por lo tanto, los efectos de la menopausia deben considerarse en un contexto social: sociedades que otorgan gran importancia a la procreación pueden ver la menopausia negativamente a través de la asociación con pérdida de juventud y fertilidad,19 y el manejo debe ser adaptado a los requisitos vigentes. Particularmente en vista del acceso desigual en la atención de la salud en países de América Latina.21

Investigaciones posteriores en Chile mostraron que la consideración de los síntomas puede ser influenciada por las percepciones, expectativas y actitudes de las mujeres, sus parejas y su entorno.22

Considerando que en una reciente revisión sistemática de la disfunción sexual femenina en Brasil se enfatizó la importancia de las políticas de salud relevantes para el manejo del paciente.23

Se confirmaron los resultados sintomáticos y el potencial psicosocial y sus implicaciones en la encuesta Vaginal Health: Insights Views & Attitudes (VIVA-LATAM). En la que el 91% de 2.509 mujeres de 55 a 65 años, con domicilio en Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México, completaron un cuestionario en línea que consideró que la incomodidad vaginal tendría consecuencias negativas para varios aspectos de la vida.3

Efectos negativos en mujeres con la atrofia vulvovaginal

Evidencia de una gama de efectos negativos en mujeres con la atrofia vulvovaginal es  roporcionada por un cuerpo sustancial de datos de América del Norte y más allá.

Por ejemplo, un estudio de cohorte que involucró a 9.080 mujeres de los Estados Unidos de 40 a 79 años, y con atrofia vulvar/vaginal recién diagnosticada, demostró una incidencia significativamente mayor (P <0,001) de cada una de las seis afecciones genitourinarias (infecciones del tracto urinario, otro/síntomas genitourinarios no específicos, otro/enfermedades inflamatorias de los órganos pélvicos femeninos, trastornos menopáusicos, dolor genital femenino y otros síntomas, y otros/ trastornos genitales femeninos no especificados) en comparación con controles emparejados.24

En otro estudio de cohorte, el Study of Women’s Health Across the Nation [SWAN]), que inscribió a 3.000 mujeres estadounidenses de 42 a 52 años y evaluó cambios en el funcionamiento sexual en la transición menopáusica. La sequedad vaginal se mostró altamente asociada con dolor y menor excitación. Así como con menos satisfacción emocional y placer físico25. Esto sugiere plausibilidad causal para una disminución de la función sexual en términos de aumento de dolor y disminución de la libido.25

Impacto adverso genitourinario relacionado con los síntomas menopáusicos

Además, varias encuestas han descrito el impacto adverso genitourinario relacionado con los síntomas menopáusicos sobre calidad de vida y salud sexual en mujeres con residencia en Norteamérica y Europa: VIVA fue originalmente realizado en estos dos continentes.26 Mientras que otras encuestas incluyen Revealing Vaginal Effects at Mid-Life (REVEAL),27 Women’s Voices in Menopause,28 HealthyWomen,29 Clarifying Vaginal Atrophy’s Impact on Sex and Relationships (CLOSER),30,31 Real Women’s Views of Treatment Options for Menopausal Vaginal Changes (REVIVE),32 and Women’s EMPOWER27.

Las anteriores encuestas han puesto de manifiesto que las mujeres en América del Norte y Europa pueden ser reacias a hablar sobre la atrofia vaginal con sus proveedores de atención médica y la importancia de proveedores de atención médica que adoptan un enfoque proactivo para iniciar discusiones sobre esto. El asesoramiento debe tener en cuenta rasgos de personalidad de las mujeres involucradas.33

Mujeres posmenopáusicas de 55 a 65 años que tengan atrofia vaginal

Además de incluir mujeres posmenopáusicas de 55 a 65 años que tengan atrofia vaginal (n. 4.100). La encuesta CLOSER30 inscribió parejas masculinas de mujeres con estas características (n 4,100). En general, el 82% de los hombres querían hablar con sus compañeras sobre sus síntomas, y el 68% se sintió cómodo con tales conversaciones.30

La comparación de respuestas entre áreas geográficas mostró que una proporción menor de mujeres en el norte que el sur de Europa informó a sus compañeros. Cuando experimentaron los primeros síntomas (67% vs. 75%; P <0,05) y que una proporción similar de hombres en estas regiones (86%) estaban dis puestos a discutir este tema.31

En el contexto de una discusión abierta entre partes involucradas (mujeres, sus parejas y proveedores de atención médica). La «Pausa en pareja » ha sido introducida recientemente como nuevo paradigma de gestión para abordar las necesidades sexuales de ambos miembros de una pareja de ancianos en lugar de abordar necesidades individuales del paciente en forma aislada.34

Puntos clave

Es necesario educar a las mujeres y a los proveedores del cuidado de la salud para facilitar el diálogo abierto con el fin de crear conciencia de la atrofia vaginal y la importancia de mantener salud urogenital (que se considera a continuación). Esto puede en definitiva ayudar a mejorar la calidad de vida y la función sexual de las mujeres en la mediana edad y más allá.

Con referencia específica a América Latina, dada la edad relativamente temprana a la cual ocurre la menopausia. Será beneficioso para proporcionar dicha educación a las mujeres antes que ingresan a la menopausia. Considerando la biología menopáusica en el contexto de actitudes culturales y la participación de parejas de mujeres, según corresponda.

Diagnóstico

La evaluación clínica ayuda a identificar el mejor enfoque terapéutico.35 El diagnóstico se ha descrito en publicaciones producidas por una variedad de organizaciones (por ejemplo, la Sociedad de Obstetras y ginecólogos de Canadá,36 IMS,4 NAMS,5 EMAS,7 y Endocrine Society37). Así como en otros lugares (p. ej., Bachmann y Nevadunsky,38 Goldstein et al.,39 Keil,40 y Mac Bride et al.41), y por lo tanto solo se considerará brevemente.

El diagnóstico es esencialmente clínico41, la evaluación implica obtener el historial de una paciente junto con un examen pélvico,5 y se basa en el juicio clínico. Teniendo en cuenta los síntomas de la paciente, la situación clínica y los hallazgos de la inspección visual.4

La sintomatología de la atrofia vaginal incluye sequedad vaginal, sangrado/manchado, prurito, dolor, ardor, presión o secreción maloliente. Así como dispareunia y problemas urinarios asocia dos (mayor frecuencia de micción, urgencia urinaria, incontinencia e infección del tracto urinario).38-40 Al examen de una paciente afectada, la pérdida de tejido conectivo en la vulva puede producir contracción de los labios mayores, pérdida de los labios menores y estrechamiento del introito.36

El canal vaginal muestra contracción, clásicamente con un aspecto pálido y seco y pérdida de pliegues rugosos.36 Es evidente la dilución del epitelio vaginal. Posiblemente con tejido epitelial friable y hemorragias petequiales submucosas36.

También se deben considerar los diagnósticos diferenciales, teniendo en cuenta dermatosis, liquen plano, liquen esclerosis. Y así sucesivamente, y condiciones subyacentes como trastornos autoinmunes, infecciones y neoplasias malignas4,5.

Diagnóstico clínico de atrofia vaginal

Aunque no es necesario para un diagnóstico clínico de atrofia vaginal. Medidas cuantitativas y más objetivas están disponibles y se han utilizado para evaluar la eficacia del tratamiento en ensayos clínicos4,5. La severidad de las pacientes más molestas se pueden registrar con los síntomas, se puede medir el pH vaginal (con valores mayores de 5,0 que generalmente indican agotamiento de estrógenos38) y el índice de maduración vaginal (IMV). En el que aumentaron las proporciones de células intermedias y parabasales indicativas de agotamiento de estrógenos).

Recientemente, el índice de salud vaginal,42 que incluye mediciones de pH vaginal. Se ha propuesto como medida objetivo que puede integrarse en el diagnóstico.43 Además, y de particular relevancia para la práctica en América Latina. También se ha descrito un índice cuantitativo en español para evaluar la atrofia vulvar : la Escala Palacios (tabla 1)44.

El índice de salud vaginal42 considera la lubricación, y la Escala Palacios44 incluye evaluación del dolor/malestar. Los cuales forman parte del FSFI,45 como se usa en datos de REDLINC. El FSFI incluye preguntas sobre la frecuencia y dificultad para lubricarse (mojarse) y mantener lubricación (humedad). Así como preguntas sobre la frecuencia y la severidad del dolor o molestia durante o después de la penetración vaginal.

La MRS,46 que también se informa en conjuntos de datos de REDLINC. También pregunta sobre la sensación sintomática de sequedad o ardor en la vagina, dificultad con las relaciones sexuales.

Cuando las mujeres afectadas por atrofia vaginal acuden a clínicas en Brasil:

Las formas más frecuentes en que mencionan su sintomatología es con referencia a la sequedad vaginal (ressecamento vaginal). Falta de lubricación (falta de lubrificacap), y relaciones sexuales dolorosas (dor na relacao). Síntomas similares se describen en países de habla hispana: sequedad (sequedad) y relaciones sexuales dolorosas (dolor). También puede mencionarse baja libido (disminución del deseo) y menor respuesta sexual (disminución de la respuesta).

Puntos clave

 Mujeres afectadas por atrofia vaginal, que pueden describir esto en términos de sequedad y disfunción sexual. Deberían ser alentadas a buscar ayuda tan pronto como experimenten molestias vaginales. Se necesita un diagnóstico adecuado para las mujeres con síntomas de atrofia vaginal. Excluyendo otras causas como infecciones, enfermedades dermatológicas o neoplasias.

Ver más Revistas de Menopausia, CLICK AQUÍ

 

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!