La Testosterona y la Función Sexual Femenina 

Dos recientes estudios, grandes e independientes han demostrado fuertes correlaciones entre los niveles de testosterona total y libre, androstendiona y DHEAS y el deseo sexual en mujeres de 19–65 años4; y entre la testosterona y la frecuencia de masturbación, y deseo y excitación sexual en mujeres de 42–52 años de edad años en el momento de ser reclutadas hasta su seguimiento a 10 años5. Estos estudios proporcionan los datos más robustos para las relaciones entre los andrógenos y la función sexual femenina. <2+>

Terapia con Testosterona para el Manejo de la Disfunción Sexual Femenina 

La indicación principal para el tratamiento con testosterona es la disminución del deseo sexual que hace que la mujer experimente angustia significativa (previamente definido como trastorno hipoactivo del deseo sexual o THDS6). Antes de considerar la terapia con testosterona, se deben abordar otras causas de alteración del deseo sexual y/o de la excitación; entre los que se incluyen dispareunia, depresión, los efectos secundarios a medicación, problemas de la relación y otros problemas de salud que afectan a la mujer o su pareja.

Los EACs con muestras grandes, controlados con placebo, han demostrado consistentemente los beneficios de la terapia continua con testosterona para las mujeres diagnosticadas con THDS; con mejorías estadísticamente significativas en la satisfacción sexual, el deseo, la excitación, el placer y el orgasmo. <1++> Estos efectos se han observados en mujeres con menopausia natural y quirúrgica, con y sin THM concurrente, y mujeres premenopáusicas en su últimos años de vida reproductiva7-9. La testosterona también es efectiva para el tratamiento del trastorno del deseo/excitación sexual vinculado a tratamiento antidepresivo10. El THDS y el trastorno de la excitación sexual recientemente han sido reclasificados como una sola entidad: trastorno del interés/excitación sexual11. Como la excitación y el deseo están intrínsecamente unidos, y como la terapia con testosterona mejora tanto el deseo como laexcitación, las mujeres clasificadas de este modo deben ser consideradas como mujeres previamente diagnosticadas con THDS.

Los efectos secundarios de la terapia androgénica con testosterona dependen de la dosis y se evitan con el uso de formulaciones y dosis apropiadas para las mujeres. No hay evidencia de EACs grandes,46 controlados con placebo de que la testosterona aplicada transdérmica en dosis apropiadas resulte en efectos adversos cardiovasculares, metabólicos, o sobre el endometrio12,13. Los datos disponibles no indican un aumento del riesgo de cáncer de mama con la testosterona transdérmica; aunque no se ha publicado ningún estudio grande sobre ese tema7,12.

Testosterona Intravaginal para el Tratamiento de la Atrofia Vulvovaginal 

Los estudios preliminares indican que testosterona intravaginal podría proporcionar una alternativa para el tratamiento de la AVV. <1-> En el tracto urogenital existen receptores de andrógenos, para aromatasa (que convierte la testosterona en estradiol) y los isotipos 1 y 2 de 5?-reductasa (que convierten la testosterona en dihidrotestosterona)14. La testosterona intravaginal administrada sola o con estrógeno vaginal ha demostrado que mejora la dispareunia, el deseo sexual, la lubricación y la satisfacción en comparación con el placebo15,16. Se han comunicado efectos beneficiosos con la administración tres veces por semana16. Estos estudios son prometedores; no obstante, se requieren estudios más grandes antes de poder recomendar la testosterona por vía intravaginal en la práctica clínica.

La Testosterona para el Tratamiento de otros Aspectos de la Salud de la Mujer 

La terapia con testosterona ha demostrado que tiene efectos favorables sobre la salud ósea, sugiriendo los estudios observacionales que niveles más altos de testosterona se asocian con un menor riesgo de fractura. Los datos de EAC sobre fracturas son insuficientes. La testosterona no está indicada para la prevención o el tratamiento de la osteoporosis. <2++>

La mayoría de los estudios observacionales demuestran que los niveles sanguíneos bajos de testosterona total, libre o biodisponible (testosterona libre y unida a la albúmina), y niveles bajos de la globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG) se asocian con mayor probabilidad de enfermedad carotidea aterosclerótica, eventos cardiovasculares y mortalidad total17-19. La testosterona ha demostrado ser un vasodilatador en mujeres postmenopáusicas20,21, y un EAC pequeño sobre terapia con testosterona en mujeres con insuficiencia cardíaca congestiva demostró efectos cardiovasculares favorables22. La terapia con testosterona no debe usarse para prevenir o tratar la enfermedad cardiovascular en las mujeres. <2+>

Los EACs indican un efecto favorable, pero pequeño, de la testosterona transdérmica sobre el rendimiento cognitivo en mujeres posmenopáusicas7,23,24. Aunque estos datos justifican la necesidad de mayor investigación en este campo, no apoyan el uso de testosterona para la prevención del deterioro cognitivo. <1->

El Uso Sistémico de Terapia con DHEA para Mujeres 

Los EACs no han demostrado beneficios con el tratamiento sistémico con DHEA sobre el placebo en términos de mejora de la función sexual, el bienestar o la salud metabólica en mujeres47 postmenopáusicas12,25. La DHEA oral ha demostrado tener un beneficio marginal sobre la salud en cuanto a la calidad de vida y depresión en mujeres con insuficiencia suprarrenal, pero no sobre la función sexual26. <1+>

DHEA Intravaginal para el Tratamiento de la Atrofia Vulvovaginal 

La aplicación diaria de DHEA ha demostrado efectos favorables sobre la dispareunia y la AVV sintomática27, pero estos efectos no se mantienen cuando la DHEA es administrada dos veces a la semana28. <1->

Mensajes clave 

  • Los niveles de andrógenos declinan con la edad en las mujeres, sin cambios significativos asociados con la menopausia natural. [A]
  • Existe fuerte evidencia de que los andrógenos influyen sobre la función sexual femenina y que la terapia con testosterona puede ser útil para mujeres que han experimentado pérdida del deseo sexual y/o la excitación. [A]
  • Antes de considerar la terapia con testosterona, las mujeres deben ser evaluadas exhaustivamente sobre otras causas tratables de su disfunción sexual, las cuáles deben ser abordadas. [A]
  • La terapia con testosterona debe ser considerada como una prueba terapéutica, y no debe continuarse si la mujer no experimenta un beneficio significativo a los 6 meses de uso. [A]

Terapias Complementarias, No Farmacológicas, e Intervenciones Sobre el Estilo de Vida 

Los resultados de alta calidad son limitados para estudios de intervenciones no farmacológicas y de estilo de vida para tratar los síntomas vasomotores.

El papel de las terapias complementarias en el manejo de la menopausia, tanto para el alivio sintomático como para la prevención de complicaciones a largo plazo, sigue siendo controvertido. Los estudios y meta-análisis no han respaldado consistentemente la eficacia de las terapias complementarias ni de los medicamentos de venta libre para reducir la gravedad o frecuencia de los sofocos y sudores nocturnos1. <1+> Las preparaciones de isoflavonas derivadas de la soja o del trébol rojo y las medicinas tradicionales chinas han demostrado una eficacia variable en comparación con el placebo en pequeños ensayos aleatorizados y pequeños meta-análisis1-3. <1-> Las terapias como la cimicifuga racemosa y la hierba de San Juan se asocian con efectos adversos e interacciones con medicamentos; por lo tanto, se deben utilizar con precaución y bajo supervisión médica4,5. <1+> Se requieren más datos de EACs grandes para determinar la eficacia y seguridad de las terapias complementarias.48

La meditación, la relajación, la respiración controlada, la terapia cognitiva conductual y el entrenamiento mental parecen prometedores en el manejo de los sofocos, pero son necesarios estudios aleatorizados con un poder adecuado6,7. <1+> Los estudios aleatorizados sobre acupuntura no han demostrado de forma clara un efecto beneficioso para reducir los SVM, aunque un reciente meta-análisis sugiere un pequeño beneficio8- 10.  <1-> La hipnosis produce la reducción de SVM y mejora la calidad del sueño11. <1-> Aunque el ejercicio tiene efectos beneficiosos sobre el estado de ánimo, salud cardiovascular y ósea, la evidencia sugeriría que tiene escaso papel para manejar la inestabilidad vasomotora12. De hecho, en algunas mujeres puede agravar la intensidad de los síntomas. <1+> El bloqueo del ganglio estrellado reduce los SVM en un 50% durante un periodo de varios meses. Esta técnica parece segura y bien tolerada13.

Mensajes Clave 

  • Las mujeres deben ser advertidas que las terapias complementarias tienen evidencia limitada respecto a su eficacia y seguridad, y no están controladas por los organismos públicos responsables. [B]
  • La respiración rítmica, la terapia conductual, el entrenamiento de la mente, la acupuntura, la hipnosis y el bloqueo del ganglio estrellado, pueden ser técnicas útiles a tener en cuenta en el tratamiento de los SVM. [A]

* Correspondencia: Profesor R. J. Baber, Obstetrics and Gynaecology, Sydney Medical School North, The University of Sydney, Sydney, Australia; email: [email protected](c) 2016 Sociedad Internacional de Menopausia.
** Colaboradores de esta versión en español.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!