Epidemiología de Síntomas Depresivos y Trastornos Depresivos en Mujeres de Edad Mediana

En los estudios transversales, ¿cuál es la relación entre etapa perimenopáusica y síntomas depresivos?

Numerosos estudios transversales han abordado si las mujeres perimenopáusicas demuestran una mayor prevalencia de o están en riesgo de síntomas depresivos en comparación con mujeres premenopáusicas.

Los tamaños de muestra en estas secciones transversales en los estudios oscilaron entre 376 y 6.383 mujeres (mediana, 927), y la mayoría de las muestras incluyeron mujeres de entre 40 y 60 años. Representando a seis países diferentes, una gama de etnias, y una gama de logros educativos.

Aunque todos los estudios tenían un tamaño de muestra adecuado para proporcionar una estimación de prevalencia aceptable de síntomas depresivos elevados en la muestra global. Comparaciones de elevación de síntomas depresivos en mujeres perimenopáusicas versus premenopáusicas pueden haber tenido poca potencia en muestras con una baja prevalencia de síntomas depresivos elevados y muestra relativamente pequeña.

El enfoque analítico varió, con algunos estudios que informaron resultados ajustados y otros no ajustados.

Ocho de los doce estudios incluidos encontraron que los síntomas depresivos elevados fueron significativamente más prevalentes en la perimenopausia versus mujeres premenopáusicas, y seis de ellas se ajustaron para covariables.16-20 Estos estudios sugieren que del 45% al 68% de las mujeres perimenopáusicas reportan síntomas depresivos elevados comparadas con 28% a 31% de las mujeres premenopáusicas17,20.

En cuanto a la perimenopausia intempestiva, 28% a 47% de las mujeres reportaron síntomas depresivos elevados16,19, y la probabilidad de síntomas depresivos elevados en esta etapa fue mayor que en la etapa premenopáusica.

En una gran cohorte de mujeres étnicamente diversas. Las mujeres que habían tenido menopausia temprana mostraron un aumento de 1,74 veces en las probabilidades de presentar síntomas depresivos durante la perimenopausia temprana19, y entre las mujeres hispanas hubo un aumento de 2,45 veces.16

Es difícil concluir si las mujeres en la etapa de la perimenopausia tardía muestran síntomas depresivos elevados en los dos estudios transversales que incluyeron específicamente a este grupo de mujeres.

Uno incluyó solo 57 mujeres en esta etapa19 y el otro solo examinó los síntomas depresivos de forma continua.21

En estudios longitudinales, ¿cuál es la relación entre etapa perimenopáusica y síntomas depresivos?

Estudios longitudinales prospectivos de tres cohortes estadounidenses abordaron si la etapa perimenopáusica es un período de mayor riesgo tanto de síntomas depresivos como de trastornos depresivos. Medidos por entrevistas clínicas de diagnóstico.

Estas cohortes incluyen el SWAN,14,22-24 el Estudio Penn del envejecimiento ovárico (POAS),25-28 y el Estudio de salud de la mujer de mediana edad de Seattle.29

Comparados con estudios transversales. Los estudios longitudinales están diseñados de manera más óptima para abordar la asociación entre la etapa de transición de la menopausia y la depresión. Así como la dirección de la asociación.

Los tamaños de las muestras en los estudios longitudinales variaron de 151 a 3.302 (mediana, 332), y la mediana de seguimiento fue 7 años (rango, 3-15 a). Las mujeres a través de los estudios fueron étnicamente diversas y principalmente bien educadas.

De los 11 estudios longitudinales revisados, seis (54%) sugieren un mayor riesgo de síntomas depresivos durante la transición,14,24,26,27,29,30 con estimaciones de un aumento de 1,30 a 1,55 de probabilidad de los síntomas depresión en la transición temprana y el aumento de 1,71 a 2,89 en la transición tardía.14,24,27

Dos estudios indican que en mujeres sin historia previa de depresión,26,27,30 la transición plantea un mayor riesgo de síntomas depresivos elevados que siguen siendo premenopáusicos. Especialmente en aquellas con antecedentes de eventos adversos en la vida30 o síntomas vasomotores (SVM) durante la perimenopausia.30

Aunque la mayoría de estudios están centrados en la transición menopáusica, los POAS examinaron el riesgo en relación con el período menstrual final (FUM).

Cuando un número considerable de mujeres alcanzó la posmenopausia en el POAS, el riesgo de síntomas depresivos elevados fue significativamente mayor antes de la FUM, con un menor riesgo después de la FUM.25

Las mujeres con mayor racismo y diversidad económica muestran que no está claro el mismo riesgo de TDM, ya que el sesgo de selección puede afectar las estimaciones de la depresión de nueva aparición. Particularmente en estudios que seleccionan mujeres sin antecedentes de MDD.31

Dos estudios longitudinales evaluaron el riesgo de un MDE durante la transición de la menopausia utilizando la Evaluación de la Atención Primaria de los trastornos mentales (POAS)27 o la Entrevista clínica estructurada para la depresión (SWAN).22

En análisis ajustado, el SWAN informó que las mujeres tenían de dos a cuatro veces más probabilidad de experimentar un episodio depresivo mayor durante la transición de la menopausia y la posmenopausia temprana mientras que no se encontró un mayor riesgo durante estos períodos en el POAS.26,27

El POAS, pocas mujeres hicieron la transición perimenopáusica tardía y posmenopáusica, por lo que hay mayor confianza en los hallazgos relacionados con la perimenopausia precoz que más adelante en la transición.26,27

En SWAN, las mujeres en mayor riesgo de MDE durante y después de la transición de la menopausia fueron aquellas con un historial de TDM antes de la mediana edad.23,32

De hecho, en los estudios más grandes no han encontrado que el riesgo de un episodio de TDM durante la transición se incremente cuando no hay historia previa de MDD.23 Un estudio longitudinal de SWAN comparó factores de riesgo para un episodio de MDD en 151 mujeres con antecedentes de MDD en comparación con 274 mujeres sin antecedentes de TDM.23

Mujeres con un historial de MDD tenían un mayor riesgo de desarro llar MDD durante la mediana edad en comparación con las mujeres sin una historia de MDD (59% vs. 28%).23

Además, el riesgo de MDD era superior en la etapa perimenopáusica versus premenopáusica solo para mujeres con antecedentes de TDM.23

En general, el riesgo elevado para el TDM en la perimenopausia en comparación con la premenopausia fue visto principalmente entre las mujeres con una historia de MDD, con evidencia inconsistente de un mayor riesgo en mujeres sin TDM antes de la mediana edad.

En estudios longitudinales, ¿cuáles son los factores de riesgo para síntomas/trastornos depresivos durante la perimenopausia?

Estudios longitudinales de los Estados Unidos, Holanda y Australia revelaron una amplia gama de factores de riesgos para los síntomas y trastornos depresivos.

Estos incluyen características demográficas (problemas financieros; desempleo; étnico, negro, hispano o japonés; ser menor de 50 años; baja educación). Síntomas somáticos (SVM, síntomas molestos, problemas de sueño).

Temas relacionados con la salud (depresión previa, mala autoestima, salud previa, quejas premenstruales, síndrome premenstrual severo, uso de medicamentos psicotrópicos, alto índice de masa corporal, historia de «melancolía» posparto, nuliparidad, uso actual de antidepresivo, tabaquismo, historial de ansiedad, condición médica crónica, bajo rol de funcionamiento debido a problemas físicos).

Factores psicosociales (muerte del compañero, vida estresante mayor, actitudes negativas hacia el envejecimiento y la menopausia, molestias diarias, bajo apoyo social, alta ansiedad de riesgo, pocos amigos cercanos, tendencia a rumiar); y hormonas (media y variabilidad en la hormona estimulante del folículo [FSH] y estradiol, e inhibina).

Evidencia de una asociación entre los SVM y el estado de ánimo depresivo es inconsistente.

En el estudio SWAN existe una fuerte asociación entre SVM y síntomas depresivos elevados14, pero solo un límite de asociación significativa (p <0,10) entre SVM frecuentes y un episodio de MDD.21

Los POAS encontraron el patrón opuesto de resultados, con una asociación significativa entre SVM y MDE, pero no síntomas depresivos.27

Las inconsistencias pueden ser debido a las diferentes definiciones de SVM (por ejemplo, cualquiera ? 6 días/2 semanas) y a la forma en que se evaluó el TDM.

Para SVM la asociación es principalmente con síntomas depresivos, más que MDD. En general, las exposiciones múltiples y variables, incluyendo características socioeconómicas, individuales psicológicas y sociales, y los factores de salud. Están asociadas con mayor riesgo de síntomas depresivos y TDM durante la transición de la menopausia.

¿Es la histerectomía con y sin ooforectomía un factor de riesgo para los síntomas/trastornos depresivos?

Estudios que examinan la asociación entre depresión e histerectomía con o sin ooforectomía han dado lugar a resultados mixtos.33-37 En un ensayo aleatorio temprano de TE o TE más terapia con andrógenos en mujeres premenopáusicas depresivas. Los síntomas empeoraron inmediatamente después de la histerectomía con ooforectomía, y mejoró significativamente más con TE o TE más terapia con andrógenos que el placebo36,38.

El metaanálisis de los estudios publicados antes de 2012 identificó 22 estudios aceptables para inclusión (tamaño máximo de muestra = 1.162 mujeres; seguimiento máximo =12 años) y finalizado en que los síntomas de la depresión fueron significativamente reducidos después de la histerectomía.33

Sin embargo, los análisis cuantitativos combinaron mujeres posmenopáusicas y mujeres con ooforectomía. Lo que excluye la consideración de los efectos de suspensión de estrógenos en la depresión en mujeres premenopáusicas.

Los estudios longitudinales desde entonces han revelado un elevado riesgo de depresión después de una histerectomía con y sin conservación ovárica.34,35

Por ejemplo, un estudio de 5.336 mujeres del Australian Longitudinal Study on Women’s Health.

Encontró que el riesgo de síntomas depresivos elevados fue 20% mayor en mujeres con histerectomía y conservación de ovario y 44% mayor en mujeres con histerectomía sin conservación ovárica en comparación con las mujeres sin una histerectomía.35

Las mujeres con TE en ese estudio informaron mayores niveles de síntomas depresivos que las mujeres sin TE.

Sin embargo, debido a que este no fue un ensayo aleatorio de TE. Esta asociación podría no reflejar un efecto causal de la TE en la depresión. Pero en su lugar podría indicar que se prescribió TH para tratar síntomas depresivos, aunque sus síntomas depresivos persistieron.

Un estudio basado en una población de 8.441 mujeres taiwanesas seguidas hasta por 10 años reveló que, comparando las mujeres sin histerectomía con aquellas con histerectomía. Estas tenían un riesgo 78% mayor de síntomas depresivos elevados y un 84% de riesgo de MDD.34

¿Se relaciona la insuficiencia ovárica prematura con la depresión?

La insuficiencia ovárica prematura o insuficiencia ovárica primaria (IOP) .39 Existen pocos estudios que examinen la prevalencia de la depresión en mujeres con IOP.

La prevalencia de por vida de la depresión fue significativamente mayor en las mujeres con 46, XX IOP espontáneos (54,5%) comparadas con la población general (20%) y ocurrió comúnmente antes como después del inicio de la irregularidad menstrual –un síntoma para las primeras etapas de la insuficiencia ovárica–.40

Además de los síntomas de la menopausia. La preocupación por la fertilidad y, a largo plazo, por las consecuencias para la salud se asocia con una reducción de bienestar psicológico en mujeres con IOP.41,42.

Ver más Revistas de Menopausia, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!