Indicaciones de Terapia Hormonal en Menopausia

Síntomas de la Menopausia 

Hay pocas dudas de que la terapia hormonal afecta positivamente la calidad de vida en mujeres sintomáticas al disminuir el número de sofocos, mejorar los síntomas vasomotores asociados y mejorar el sueño.

A pesar de que estos cambios solo afectan a la calidad de vida, los síntomas de la menopausia son experimentados por la gran mayoría de las no usuarias de terapia hormonal.

En 2008 Welton y colaboradores18 realizaron un ensayo clínico aleatorizado en el Reino Unido, evaluando la calidad de vida después de la terapia de reemplazo hormonal combinada. En comparación con placebo, las mujeres asignadas a TH combinada presentaban disminución de la gravedad de los síntomas vasomotores y mejoría de la función sexual y problemas de sueño. Menos mujeres en el grupo de TH informaron sofocos, sudores nocturnos, dolor en las articulaciones y músculos, insomnio o sequedad vaginal. No se observaron diferencias significativas en otros síntomas menopáusicos o en la depresión.

El número de mujeres que reciben este beneficio sería grande en comparación con las personas afectadas por los posibles riesgos atribuibles, teniendo en cuenta que un gran número de mujeres actualmente buscan alivio de los síntomas vasomotores durante la transición menopáusica.

Debido a que estos síntomas afectan principalmente a la calidad de vida, uno debe sopesar los beneficios claros de TH en los síntomas frente al riesgo de enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, tromboembolismo y cáncer. También hay que considerar la duración del efecto, especialmente a la luz de los datos posteriores a la intervención del WHI que muestran disiparse muchos de los beneficios sintomáticos después de la finalización del tratamiento.

En general, está claro que posterior a la  suspensión de TH, el riesgo de tromboembolismo y el riesgo cardiovascular disminuyen. Por esto, se considera que aunque la TH esadecuada para el manejo de los síntomas, no es una intervención apropiada para la prevención primaria o secundaria de la enfermedad crónica.

Atrofia vulvovaginal sintomática (AVV) o Síndrome genito Urinario (SGU)

En el consenso de la NAMS publicado en 201319, un panel de reconocidos expertos en el campo de la salud genitourinaria revisaron la literatura para evaluar nuevas pruebas sobre estrógenos locales, así como sobre otras opciones de tratamiento disponibles o en desarrollo para AVV sintomática; las conclusiones y recomendaciones fueron: teniendo en cuenta que la VVA sintomática puede afectar significativamente la calidad de vida de las mujeres posmenopáusicas y puede ser subdiagnosticada, es importante considerar que la mayoría de las veces puede ser manejada exitosamente, ya que varios medicamentos han mostrado su eficacia; estos incluyen lubricantes y humectantes vaginales con estrógenos vaginales, la terapia hormonal y ospemifene (modulador del receptor de estrógeno indicado en dispareunia).

A largo plazo faltan más estudios sobre la seguridad endometrial de estrógenos locales.

En conclusión: los médicos pueden mejorar la salud sexual y la calidad de vida de las mujeres posmenopáusicas mediante la educación, el diagnóstico y el manejo adecuado de los síntomas de VVA.

La elección de la terapia depende de la gravedad de síntomas, la efectividad y seguridad de la terapia para el paciente individual, y la preferencia del paciente. La terapia con estrógeno es el tratamiento más eficaz para los síntomas moderados a severos. Los tratamientos no hormonales disponibles (lubricantes) proporcionanalivio suficiente para la mayoría de las mujeres con síntomas leves.

Cuando se administra estrógeno de dosis baja localmente, no está indicada adición de progestágeno en mujeres con o sin útero. Sin embargo, la seguridad endometrial no se ha estudiado en ensayos clínicos más allá de un año. No hay datos suficientes para confirmar la seguridad de los estrógenos locales en las mujeres con cáncer de mama.

Síntomas Vasomotores

Según los últimos estudios y recomendaciones (posición basada en evidencias publicada por la North American Menopause Society [NAMS])20, se considera que la evidencia actual apoya el uso de TH en mujeres perimenopáusicas y posmenopáusicas para tratar los síntomas relacionados con la menopausia y para prevenir la osteoporosis en mujeres con alto riesgo de fractura, con una relación riesgo-beneficio más favorable para TE comparada con TEP debido al riesgo de cáncer de mama expuesto anteriormente por el mismo grupo.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!