Manejo no hormonal de síntomas vasomotores, Técnicas mente cuerpo 

Terapia cognitiva conductual 

La terapia cognitiva conductual (TCC) fue eficaz en la reducción de calificaciones del problema de SVM, pero no en la frecuencia de SVM, en dos ensayos controlados aleatorios, doble ciego. El ensayo MENOS 1 mostró eficacia del grupo de TCC en comparación con la atención habitual en 96 sobrevivientes de cáncer de mama43, y el MENOS 2 mostró eficacia de autoguiado del grupo de TCC en comparación con el cuidado habitual en 140 mujeres perimenopáusicas y posmenopáusicas sin antecedentes de cáncer de mama44. Un psicólogo clínico administró el grupo de intervención de TCC, que implicaba psicoeducación, ritmo de la respiración, y estrategias cognitivas y conductuales para manejo de los SVM. Las mujeres recibieron capacitación en la relajación y el ritmo de la respiración. Los temas de discusión incluyeron la fisiología de los SVM, el estrés como desencadenante de SVM, creencias negativas sobre SVM y la higiene del sueño. El grupo de atención habitual recibió información sobre SVM, asesoramiento sobre las opciones de tratamiento y manejo de los síntomas, y las instrucciones para ritmo de la respiración de relajación. En ambos estudios, las mejoras se mantuvieron hasta las 26 semanas, y más mujeres en el grupo de TCC (65% a 78% entre los estudios) alcanzaron un umbral de mejora clínicamente significativa en las calificaciones del problema de SVM que en el grupo de atención habitual. La TCC autoguiada era idéntica a TCC grupal e incluyeron un libro de autoayuda completado durante un período de 4 semanas, dos contactos con un psicólogo clínico, la tarea semanal, y un CD para la práctica diaria de relajación y de ritmo de respiración. Un estudio de seguimiento45 reveló que las creencias acerca del afrontamiento y control de los SVM y las creencias sobre el sueño y los sudores nocturnos mediaron en las calificaciones al efecto de la TCC sobre el problema de SVM. Tanto el grupo manual TCC46 como el autoguiado manual CBT47 están disponibles. La TCC es un tratamiento eficaz para los SVM molestos tanto para las sobrevivientes de cáncer de mama como para las mujeres en menopausia. Evidencia de nivel I. 

La reducción del estrés 

La evidencia actual está limitada para la reducción del estrés basado en la atención plena (MBSR) y sofocos. La MBSR enfatiza en la aceptación, la meditación de atención plena y el yoga como mecanismos para manejar el estrés. A 48 participantes se les enseñó a acercarse a los pensamientos, sentimientos y sensaciones en una manera reactiva.

Un ECA de MBSR versus control de lista de espera fue llevado a cabo con 110 mujeres que tenían cinco o más sofocos moderados a severos por día. La intervención MBSR era un programa estandarizado ampliamente utilizado, de 8semanas, que implicaba 2,5 horas semanales de clases grupales, práctica en casa (45 minutos 6 días/semana) y un retiro de grupo de 8 horas por persona. Después de 20 semanas, el grupo MBSR mostró una mayor reducción en la intensidad de los sofocos (21,62% frente a 10,50%) y en molestias (44,56% frente a 26,97%) que la lista de espera de controles, pero estas diferencias no fueron estadísticamente significativas. Evidencia de nivel II. 

Ritmo de respiración 

Es poco probable que el ritmo de la respiración proporcione algún beneficio para los fogajes. El ritmo de la respiración consiste en tomar de seis a ocho respiraciones profundas y lentas por minuto, inhalando por la nariz y exhalando a través de la boca. Se demostró que el ritmo de la respiración reducía los sofocos en estudios pequeños, basados en laboratorio49-51; pero dos estudios más grandes no demostraron ser más eficaces que otras formas de la respiración. En un ensayo aleatorizado de 208 mujeres, el ritmo de la respiración no era mejor que la respiración superficial o la atención habitual para reducir la frecuencia de los sofocos, la gravedad, las molestias o las interferencias52. Del mismo modo, en un estudio aleatorizado de 92 mujeres, el ritmo de la respiración con práctica una o dos veces por día no era mejor que la respiración habitual para reducir los puntajes de los sofocos (frecuencia y gravedad). Evidencia 0,53, nivel I. 

Relajación 

La evidencia actual es limitada e inconsistente en cuanto a la relajación para los sofocos. Una revisión Cochrane de 201454 y otra revisión sistemática de 2008 concluyeron que la evidencia de ECA de la relajación era insuficiente. No se incluye en cualquiera ensayo aleatorizado no ciego, mostrando una reducción en la frecuencia de los fogajes con la relajación aplicada (n¼33) en comparación con un grupo control de lista de espera (n¼27) 0,56. En todos los estudios, los resultados eran incompatibles y la calidad era pobre, principalmente debido a muestras de pequeño tamaño y la falta de un control de la atención adecuada. Nivel de evidencia II49,50,56-60

Hipnosis clínica 

Las pruebas actuales para la hipnosis clínica son limitadas, pero sugieren que puede ser una estrategia prometedora para el manejo de los fogajes. La hipnosis clínica es una terapia mentecuerpo que implica un estado de relajación profunda e individualizada con imágenes y sugerencias mentales. Ha sido ampliamente utilizada para manejar otros síntomas crónicos, tales como el dolor y la ansiedad. La hipnosis se ha estudiado para el tratamiento de los sofocos en dos ensayos: uno aleatorizado en sobrevivientes de cáncer de mama61 y otro ECA en mujeres con al menos siete sofocos por día62. En ambos ensayos, la participación de la hipnosis clínica era de 5 sesiones semanales de hipnoterapia por persona con la práctica de una autohipnosis en el hogar.

En el estudio de 60 mujeres con antecedentes de cáncer de mama, la hipnosis clínica fue significativamente mejor en la reducción de los fogajes y la mejoría del estado de ánimo y el sueño que el no tratamiento61.

El ensayo más reciente, aleatorio, simple ciego, controlado, ensayo clínico de 187 mujeres posmenopáusicas que informan al menos 50 sofocos por semana al inicio del estudio, evaluó la hipnosis clínica de más de 12 semanas versus una atención estructurada activo.

Los participantes control62 en el brazo de la hipnosis clínica reportaron significativamente menor frecuencia de los sofocos (74% vs. 17%) y en las puntuaciones de los fogajes (frecuencia por gravedad, 80% vs. 15%) que los controles.

Además, la reducción de los sofocos monitoreados fisiológicamente era significativamente mayor en el grupo de hipnosis que en el grupo de control de atención (57% vs. 10%). Evidencia de nivel I.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!