El mayor peso corporal, la ingesta moderada de alcohol y la edad pueden ayudar a la respuesta en DMO a los estrógenos

Menopausia al Día

Response rates to oestrogen treatment in perimenopausal women: 5-year data from the Danish Osteoporosis Prevention Study (DOPS). Maturitas 2004; 48: 307-320.

Rejnmark L, Vestergaard P, Tofteng CL ET AL.

Evidencia Nivel II-2

La respuesta de la densidad mineral ósea, DMO, a la terapia hormonal postmenopáusica, TH, parece ser mejor en mujeres que tienen elevado peso corporal, consumen una moderada cantidad de alcohol (opuesto al consumo bajo), y son mayores, de acuerdo con este estudio casos-controles de 5 años realizado en Dinamarca. Los investigadores analizaron datos de 466 mujeres tratadas (edad promedio de base 49.3 años) con TH durante 5 años y 466 mujeres no tratadas (edad promedio 49.4 años). La terapia hormonal fue secuencial oral de estrógenos más progestágenos (TEP) o terapia de estrógenos solos (TE).

A los 5 años, el promedio de cambios en la DMO fue significativamente mejor en las usuarias de TH, que en los controles, en 3 sitios de medidas de DMO: columna lumbar 2.60% vs. –6.82%), cuello femoral ( 0.01% vs. –6.54%) y cadera total (1.24% vs. –4.88%). Entre las usuarias de TH, 25% y 57% se consideran buenas respondedoras, definidas como cambios de DMO mejores que 95% de las mujeres no tratadas. En el cuello femoral y en la columna lumbar, respectivamente: 8.4% y 5.6% se consideraron no respondedoras (definidas como cambios de la DMO peores que el promedio de respuesta en el grupo no tratado). Un análisis de regresión logística encontró que la edad mayor (49.9 vs. 48.6 años), elevado peso corporal (67.9 vs. 64.9 kg), y la ingesta de alcohol (uno o más tragos por día), se asociaron con buena respuesta a la TH en la columna lumbar. En el cuello femoral, la regresión logística encontró que la edad y la ingesta de alcohol se asociaron con mejor respuesta a la TH.

Comentario. En esta evaluación de una base de datos se compararon respondedoras vs. no respondedoras (estudio A), y un segundo análisis (estudio B) se realizó comparando modestas (bueno) vs. mejores (regular) respondedoras a la TH. Como se esperaba, el estudio A encontró que casi todas (97%) de las mujeres que tomaban TH experimentaron algunos efectos protectores sobre la DMO del cuello femoral o la columna lumbar. Es digno de notarse que las no respondedoras se definieron como aquellas cuya DMO bajó más que el promedio de las controles. Esta definición tiende a aumentar la tasa de respuesta, comparada con otros estudios en los cuales una no respondedora se define como cualquier baja en la DMO.

En el estudio B, a las mujeres mayores, de más elevado peso corporal con ingesta de alcohol, se asoció una posible mejor respuesta a la TH. Las limitaciones de este hallazgo, sin embargo, radican en que las diferencias son muy pequeñas y no necesariamente clínicamente significativas, y las estadísticas usadas para sacar conclusiones fueron basadas principalmente en t-test apareados y no aparece una corrección total en el análisis de las múltiples variables.

Este estudio representa un esfuerzo para definir los factores que predicen la respuesta parcial y la no respuesta vs. una mejor respuesta a la TH. Obviamente, hay aún mucho trabajo por hacer, y los hallazgos en este artículo necesitan una evaluación posterior.

Risa Kagan, MD, FACOG
Co-Medical Director, Foundation for
Osteoporosis Research and Education
Oakland, CA
Associate Clinical Professor
Department of Obstetrics and
Gynecology and Reproductive Sciences
University of California at San Francisco
San Francisco, CA

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!