Editorial, Alergia al Látex

Un Problema Desconocido

El látex o goma natural es un producto vegetal. Por sus propiedades elásticas, se utiliza para elaborar numerosos productos médicos y de uso cotidiano, como guantes, preservativos, globos, balones, adhesivos, sondas, hilo elástico, catéteres intravenosos, bandas de caucho, empastes, mascarillas y productos de papel (batas, calzas), chupetes, biberones, etc. Por tanto, el individuo está en permanente contacto con el látex desde la primera infancia.(1)

En los últimos años, los reportes de reacciones alérgicas al látex relacionadas con el trabajo han aumentado, especialmente entre empleados a cargo del cuidado de la salud donde se utilizan guantes de látex constantemente para prevenir la exposición a agentes infecciosos. Una vez sensibilizados, los trabajadores pueden empezar a sentir los efectos de la alergia al látex. Los estudios indican que entre 8% y 12% de los trabajadores del cuidado de la salud expuestos regularmente al látex ya están sensibilizados, comparado con entre 1% y 6% de la población en general, aunque el número total de trabajadores expuestos no se conocen. Los trabajadores en riesgo de desarrollar alergia al látex por exposición constante a éste incluyen médicos, enfermeras, ayudantes, odontólogos, higienistas dentales, empleados de salas de cirugía, técnicos de laboratorio, y emplea dos domésticos, entre otros.(2)

Pueden ocurrir tres tipos de reacciones al látex:

Dermatitis de Contacto Irritante es la reacción más común a los productos de látex. Causa sequedad, prurito, áreas irritadas en la piel, normalmente las manos. Esta reacción es causada por la irritación de la piel debido al uso de guantes y posiblemente a la exposición de otros productos y químicos en el lugar de trabajo. Otras causas pueden incluir el continuo lavado y secado de las manos, secado de manos incompleto, el uso de limpiadores y exposición al talco agregado a los guantes, el cual no es una verdadera alergia.

Dermatitis de Contacto Alérgico (hipersensibilidad retrasada: tipo IV) es causada por químicos agregados al látex durante su procesamiento. El exantema comienza con frecuencia 24 a 48 horas después del contacto y puede causar ampollas propagándose más allá del área de piel que estuvo en contacto.

Alergia al Látex (hipersensibilidad inmediata: tipo I) puede ser una reacción más grave al látex que una dermatitis de contacto irritante o dermatitis de contacto alérgico. Ciertas proteínas del látex pueden causar la sensibilización y un análisis positivo en sangre o de piel puede indicarlo, aunque no haya ningún síntoma. Nadie sabe con seguridad cuánta exposición es necesaria para causar los síntomas, pero aún niveles de baja exposición pueden causar reacciones alérgicas en algunas personas. La reacción normalmente comienza minutos después de haber estado expuesto al látex, pero puede ocurrir horas más tarde y puede producir varios síntomas.

Reacciones moderadas al látex incluyen enrojecimiento de la zona expuesta, urticaria o prurito. Reacciones más severas pueden incluir síntomas respiratorios tales como rinorrea, estornudos, picazón en los ojos, en garganta, y asma. En raras ocasiones, puede ocurrir un shock. Sin embargo, una reacción de peligro de muerte raramente es el primer signo de alergia al látex. El látex es una causa importante de reacciones anafilácticas intraoperatorias, después de exploraciones ginecológicas, manipulaciones dentales o pruebas radiológicas con catéteres de látex, que podrían llegar a ser mortales.(3) Las personas con alergias múltiples tienen un mayor riesgo de contraer alergia al látex. Esto también es cierto para aquellas personas que han sido sometidos a múltiples intervenciones quirúrgicas o procedimientos médicos.

Los alergenos del látex pertenecen a proteínas presentes en otros tejidos de origen vegetal; por tal motivo, es posible que la IgE específica frente a otros alergenos pueda reconocer las proteínas del látex. Las personas alérgicas a ciertos alimentos como aguacates, papas, bananas (plátanos), tomates, castañas, kiwi y papaya pueden también ser sensibles al látex,(4) presentándose así reacciones cruzadas entre antígenos de diferentes fuentes, debido a las similitudes moleculares.

En la actualidad se han identificado 13 tipos de alergenos del látex, por ejemplo el alergeno Hevb5, que se encuentra en el kiwi, tiene una alta analogía con la proteína del látex, que parece contribuir a la reactividad en el síndrome látex- frutas. El diagnóstico se realiza mediante una adecuada historia clínica, evaluando los factores de riesgo (temprana exposición al látex, atopia, numerosos procedimientos quirúrgicos previos y alergias a frutas), los síntomas previos ante la exposición. Se puede completar con una prueba cutánea y toma de IgE específica. Se podría realizar una prueba de provocación cutánea cuando no se tiene historia clara de alergia, pero se presenta con IgE positiva.

El problema más grave para las personas alérgicas al látex es el medio hospitalario, puesto que en él se pueden sensibilizar con mayor facilidad. Se debe educar al personal sanitario en la identificación precoz de este tipo de alergia, en la utilización de guantes con bajo contenido de proteína de látex y sin polvo, o la sustitución de ellos en las actividades que no requieran contacto con sangre u otros fluidos corporales.

Las personas reconocidas como alérgicas al látex, primordialmente las que trabajan en el ámbito hospitalario, en la mayoría de los casos se ven avocadas a abandonar sus lugares de trabajo. En ellas se debe realizar una identificación precoz entre la aparición de los síntomas leves (casi imperceptibles), generalmente solo de presentación cutánea, y los síntomas más graves como rinitis, conjuntivitis, alergias y asma. En la mayoría de los casos el tiempo de desarrollo es de dos años y se recomienda reubicar al trabajador en áreas libres de látex, la utilización de guantes libres de proteínas de látex y sin polvo y la consulta médica especializada para manejo de las complicaciones, como es la aplicación de inmunoterapia.

Por otra parte se sabe que la cantidad de látex que se utiliza en la preparación de los medicamentos (tabla 1) es suficiente para producir reacciones de hipersensibilidad en los pacientes alérgicos al látex.(5)

Dentro de este contexto las diferentes instituciones sanitarias en todo el mundo están estableciendo guías y protocolos para minimizar los riesgos de aparición de reacciones alérgicas graves y orientadas a evitar nuevas sensibilizaciones. De igual forma están elaborando listados de los materiales en los inventarios en las salas de cirugía, del material sanitario y de los medicamentos que contienen látex, rotulando de manera visible para minimizar su manipulación y por último, realizando recomendaciones de uso. Una investigación nacional realizada por Samia Abd El-Atti et al de la University of Pittsburg Medical Center, Pittsburg, Pennsylvania y publicada en Nutrition in Clinical Practice en octubre de 2006, concluye que es necesario que las organizaciones de farmacéuticos desarrollen guías de manejo para la preparación de medicamentos y se implemente la estandarización de los procesos de atención de pacientes alérgicos al látex.(6)

En conclusión, en todas las instituciones de salud, especialmente en nuestro país donde la preocupación por este tema es apenas incipiente, se deberían implementar protocolos interdisciplinarios (medicina, farmacia, enfermería) en caminados a la identificación precoz (pacientes – personal), prevención y manejo de la alergia a productos que contengan proteína de látex.

Se debe minimizar la utilización de forma rutinaria e innecesaria de guantes de látex, o en su defecto reemplazarlos por productos libres de la misma, aunque podrían ser más costosos esta medida ha demostrado ser costo-efectiva.

Tabla 1. Algunos Ejemplos de Medicamentos que Contienen Látex(1)

Ejemplos de Medicamentos que Contienen Látex

Referencias Bibliográficas

1. Navarrete MA, Salas A, Palacios L, Marín JF, Quiralte J, Florido JF. Alergia al látex. Farm Hosp 2006; 30: 177-186.
2. Alergia al Látex. Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional. Disponible: www.cdc.gov/spanish/niosh. Consultado: noviembre de 2006
3. Florido JF, Navarro A, Conde M, Torres M, Adame E, en representación del Servicio Andaluz de Salud. Recomendaciones para la prevención y tratamiento de la alergia al látex. Sevilla, 2004: 5-30.
4. www.cdc.gov/niosh/homepagel. [Universidad de Utah Centro de Salud y Ciencias]. Oficina de Educación de Pacientes, Hospitales y Clínicas de la Universidad de Utah, documento # S1673.
5. Primeau MN, Adkinson NF Jr, Hamilton RG. Natural rubber pharmaceutical vial closures release latex allergens that produce skin reactions. J Allergy Clin Immunol 2001; 107 (Supl. 6): 958- 62.
6. El-Atti SA, Martinelli B, Yourich B, Wasicek K, Weber R. Nationwide Survey of hospital practices when compounding parenteral nutrition solutions in latex-allergic patients. NCP 2006; 21(5):513-7.


Martha Leticia Suárez Acuña, MD Universidad Nacional de Colombia. Residente de Medicina Interna. Rotación Soporte Metabólico y Nutricional. Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá. Correspondencia: [email protected]
Recibido: noviembre de 2006
Aceptado para publicación: noviembre de 2006.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!