Respuesta Orgánica a la Sepsis, Manifestaciones

Se han descrito también una serie de criterios para definir el cuadro de sepsis, en donde la evidencia de infeccción se encuentra representada por el aislamiento mediante cultivo, o coloración de gérmenes en la sangre o los tejidos (6).

1. Evidencia de Infeccción Bacteriana

Hemocultivos positivos o cultivos positivos para gérmenes en el sitio de la infección.

2. Manifestaciones Sépticas del Huésped

2. 1. Alteración de la temperatura, hipo o hipertermia

2. 2. Taquicardia> 90 latidos/minuto

2. 3. Polipnea > 20 respiraciones/minuto.

2. 4. Evidencia de compromiso hemodinámico representada por

2.4.1. Hipotensión < 90 mmHg de TA sistólica.
2.4.2. Indice cardíaco elevado> 4 L/minuto
2.4.3. Resistencias vasculares bajas < 800 dinas/cm

2. 5. Dos o más manifestaciones de hipoperfusión:

2.5.1. Acidosis metabólica (pH < 7.8, Lactato> 25 mmoll, Déficit de base> 5 mmol)
2.5.2. Hipoxia < 75 mm 02 a nivel del mar
2.5.3.Insuficiencia renal
2.5.4. Manifestaciones de falla hepática. Bilirrubinas 2 veces la basal
2.5.5. Coagulopatía (Aumento de PT y PTT, plaquetas < 100.000)
2.5.6. Alteraciones del sensorio

Activación de Mediadores

Uno de los modelos mejor estudiados es el de la sepsis por Gram negativos y es necesario analizar algo de la estructura de estos gérmenes y dentro de ella, la cápsula exterior que contiene la fracción LPS o de lipolisacárido en gran parte responsable de las respuestas orgánicas a la sepsis; . se encuentra conformada por tres componentes:

l. La fracción de polisacáridos que constituye el “Antígeno O”, responsable de la variedad de serotipos que se encuentran dentro del grupo de bacterias Gram negativas.

2. Se une al “Core”, fracción lipopolisacárida de alta complejidad que la une

3. Al “Lípido A” que es el responsable de gran parte de la toxicidad de los gérmenes Gram negativos (7).

Esta LPS interactúa con la membrana celular de los mamíferos por varios receptores (6, 7):

a) Con el receptor CD I I-CD 18 responsable de la lesión del endotelio
b) Con el receptor CD 14 que liga el complejo LPS. LBP al macrófago
c) Acetilando las LO I receptores de detoxicantes
d) Interactuando con otras proteínas
e) Interactuando con las lipoproteínas de la membrana celular.

El LPS puede producirse por el simple fraccionamiento de la membrana durante la replicación bacteriana o por la destrucción de la misma por la acción de los antibióticos. Cuando éstos son administrados la muerte bacteriana determina un rápido aumento en la sangre de endotoxina libre que refleja la destrucción de la membrana celular y la liberación de depósitos intracelulares de endotoxina. En conejos sometidos a sepsis con Escherichia coli se han podido determinar incrementos hasta 2.000 veces sobre la basal, luego de ser sometidos a terapia con gentamicina (8). En humanos afectados por sepsis por Gram negativos, se han detectado incrementos de endotoxina hasta 50 veces mayores luego de la aplicación intravenosa de antibióticos (9).

La endotoxina sola no genera los cambios hemodinámicos observados durante la sepsis; requiere de la interacción del lipopolisacárido y los mecanismos inmunológicos del huésped para la liberación de citoquinas y la subsecuente aparición del cuadro de shock séptico (6). El lipopolisacárido LPS se une a una lipoproteína captadora del lipopolisacárido BP que aumenta hasta 100 veces la acción del lipopolisacárido solo. Este complejo (LPS-LBPl se une al receptor CD 14 presente en las células del sistema monomacrófago en donde, mediante la acción de una proteínkinasa, se inicia la síntesis del Factor de Necrosis Tumoral (FNT), por medio de reacciones de transcripción y traslación de genes mensajeros preformados de FNT; esto determina la formación de monómeros de FNT, que a través de reacciones de clivage, trimerización y secreción, forman fracciones de FNT maduro ( 10) (Fig. 1).

Inducción de la síntesis de cifokinas

Este FNT es sintetizado por los macrófagos; el hígado contiene más del 80% de los macrófagos del cuerpo (11) Y los monocitos, como una respuesta de defensa del organismo a la infección, tiene múltiples repercusiones biológicas; una de ellas es la de amplificar las respuestas inflamatorias; induce la liberación de otra serie de citoquinas a las que les ha prestado especial atención: IL-I con la cual se superpone o coincide (12). IL-6, IL-8, Interferón Gama, mediadores que se autoestimulan unos a otros en nivel tisular e intravascular generando una cadena de acciones incontrolada, responsable de buena parte de la cadena de . eventos que ocurren durante el cuadro de sepsis. Este se inicia, entonces, a partir de un foco infeccioso, sitio en donde innicialmente proliferan los microorganismos; éstos liberan toxinas endógenas, que viajan con el microorganismo al invadir el sistema circulatorio, o que pueden liberarse como exotoxinas a partir del lipopolisacárido de la membrana celular de la bacteria.

Estas toxinas endógenas, provocan la liberación de mediadores propios del huésped, a partir de células del sistema hematológico e inmune, particularmente los macrófagos y los monocitos.

Como resultado final se produce una lesión del endotelio y de la célula miocárdica, con las manifestaciones clínicas de respuesta sistémica; la infección puede progresar a sepsis y causar alteraciones de la perfusión con hipotensión, shock séptico y falla orgánica múltiple.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!