Deficiencia en la Adhesión Leucocitaria Tipo II

Se debe a un defecto en la adhesión mediada por las selectinas. Existe una falla en el metabolismo de la fucosa, que lleva a una alteración en la adición de los carbohidratos a las proteínas que son ligandos para las selectinas, como es el caso del Sialyl Lewis X, que se encuentran en las células endoteliales (10). Se asocia además con la ausencia del antígeno H en la superficie del glóbulo rojo, lo cual origina el fenotipo Bombay (hh).

Los pacientes presentan dismorfismo craneofacial, déficit neurológico e infecciones recurrentes respiratorias. In vitro se encuentran defectos en la fagocitosis, quimiotaxis, quimiocinesis y agregación de los fagocitos.

Se ha observado disminución en la vida media de los neutrófilos circulantes, aproximadamente en un 50% con respecto al valor normal; se desconocen sus defectos moleculares subyacentes.

Neoplasias

Las moléculas de adhesión también tienen un papel importante en el comportamiento maligno de las neoplasias. La capacidad para el crecimiento sin control, la invasividad local y la metastasis se relacionan con la ausencia o la presencia de estas moléculas.

Las células tumorales adquieren motilidad e invasividad al reducir la producción de proteínas de la matriz extracelular (por ejemplo la fibronectina) o al perder la E-cadherina. Se ha demostrado que la inactivación de la adhesión mediada por la E-cadherina se asocia con una progresión de los tumores, como se ha observado en el cáncer de próstata y en la neoplasia de células transicionales de vejiga. Se ha observado que al utilizar anticuerpos anti E-cadherina se induce o se incrementa la capacidad invasora de las células tumorales, mientras que al transfectar dichas células con el gen de la E-cadherina se pierde el fenotipo agresivo de esas neoplasias (11) (12) (13).

Algunas células neoplásicas expresan un isómero del Sialyl Lewis X, el Sialyl Lewis A, el cual también es reconocido por la selectinas, favoreciendo esas interacciones la metástasis de los tumores.

Otra molécula, el CD44, se ha asociado con invasión y metástasis en neoplasias urológicas; de ellas se han encontrado isoformas que se relacionan con metástasis de neoplasias del tracto gastrointestinal (14).

Existe una correlación entre la agresividad del melanoma y la expresión excesiva de algunas integrinas (por ejemplo: avb3). A través de pruebas experimentales con el tripéptido arginina-glicina-ácido aspártico (RGD), el cual bloquea inte-racciones de algunas integrinas con sus ligandos, se ha encontrado como consecuencia la inhibición in vitro de la capacidad invasiva del melanoma, e in vivo la reducción del número de metástasis (8).

Modelos de procesos inflamatorios

En algunas enfermedades dermatológicas, como la psoriasis, se postula que la distribución incorrecta de las moléculas de adhesión, (p.e. las integrinas) puede llevar a un fenotipo de tipo psoriásico (8). Se han realizado experimentos en ratones transgénicos que expresan específicamente 1 integrinas en las capas suprabasales de la epidermis, y en ellos se encuentran manifestaciones clínicas y también histológicas compatibles con la psoriasis.

Para las enfermedades de tipo inflamatorio, como la artritis, se han llevado a cabo trabajos experimentales en los cuales a través de la inyección articular de un antígeno soluble se induce una inflamación aguda de la articulación, que se sigue por una sinovitis crónica similar a la que se observa en la artritis reumatoidea (6). La administración de anticuerpos monoclonales (p.e. anti E-selectina o anti ICAM-1) pre y post inyección articular, inhibe la formación tanto del infiltrado agudo como del infiltrado crónico. La utilización de dife-rentes fármacos en el tratamiento de la artritis reumatoidea modifica la expresión de las moléculas de adhesión; por ejemplo, en el caso de los corticosteroides se ha demostrado que disminuyen la expresión de la E-selectina y del ICAM-1.

La expresión del ICAM-1 sobre las células endoteliales está aumentada por el estímulo inflamatorio; los eosinófilos, pero no los neutrófilos, expresan VLA-4 que se une al VCAM-1, explicando el reclutamiento selectivo de los eosinófilos en la inflamación alérgica (15). En un modelo desarrollado en ratones se aplicaron anticuerpos monoclonales anti-LFA-1 y anti-ICAM-1, los cuales suministrados previamente a la sensibilización con un hapteno evitaron la inducción de la hipersensibilidad por contacto (16).

La utilización en modelos animales de anticuerpos monoclonales anti-VCAM-1 ha mostrado utilidad terapéutica potencial para el manejo de enfermedades autoinmunes e inflamatorias, porque regula el tráfico de eosinófilos, mono-citos y linfocitos (17).

Modelos de daño tisular por isquemia y reperfusión

Por medio de la utilización de modelos experimentales con anticuerpos anti-selectinas o sus ligandos, se observa en la isquemia cardiaca o cerebral que la necrosis ocasionada por la isquemia y la reperfusión puede reducirse en el área afectada (6) (18) (19).

Enfermedades infecciosas

Las enfermedades virales, como el resfriado común, se encuentra que el rhinovirus infecta las células del epitelio nasal utilizando el ICAM-1 como receptor. En estudios reali-zados en chimpancés, se demostró que una forma soluble del ICAM-1 prevenía la infección por el rhinovirus (20).

En otras enfermedades infecciosas y parasitarias, los microorganismos poseen ciertas proteínas en su superficie, las que pueden ser utilizadas como ligandos para las moléculas de adhesión celular y así invadir al hospedero (8).

Anemia de células falciformes

En la anemia de células falciformes un nivel constante y bajo de inflamación, causada por la adhesión anormal de los eritrocitos falciformes a las células endoteliales en la micro-vasculatura, produce niveles moderados de isquemia tisular. La inflamación por alergia o infección es probable que conduzca a un incremento de la adhesión de los eritrocitos falciformes en la microvasculatura, lo cual llevará a la obstrucción de los vasos con daño isquémico de los órganos y disfunción (7).

Trasplantes

Utilizando anticuerpos monoclonales anti-VCAM-1 y anti-VLA-4 en modelos en animales, se observó que con anti-VLA4 existía retardo en el desarrollo de enfermedad de injerto contra huésped pero no se redujo la incidencia, severidad o mortalidad relacionada con ella; al contrario, el anti-VCAM-1 redujo la incidencia de enfermedad de injerto contra huésped y disminuyó significativamente la mortalidad relacionada con ella (21).

En otro estudio con modelos humanos y animales trasplantados se utilizaron anticuerpos monoclonales contra el LFA-1 y el ICAM-1, observándose prolongación en la supervivencia del injerto o inducción de tolerancia (22) (23).

En otros modelos animales se están utilizando anticuerpos anti-integrinas, como la IIbIIIa de las plaquetas, para tratar las complicaciones tromboembólicas que aparecen después de intervenciones coronarias (24) (25).

Otras circunstancias en las que se ven envueltas las moléculas de adhesión celular son los defectos en el desarro-llo embrionario, el inadecuado residenciamiento y circulación de los linfocitos, no migración de las células madre en los transplantes de médula ósea, defectos en la homeostasis (p.e. la tromboastenia de Glanzmann), la aterosclerosis, la retinopatía diabética, el pénfigo, y otras enfermedades infecciosas como la malaria (4).

Ver más Revista de Inmunoalergia, CLICK AQUÍ

Referencias

  • 1. Menger MD, Vollmar B. Adhesion melocules as determinants of disease: from molecular biology to surgical research. Br J Surg 1996; 83: 588-601.
  • 2. Carlos TM, Harlan JM. Leukocyte-Endothelial adhesion molecules. Blood 1994; 84: 2068-2101.
  • 3. Chothia C, Jones EY. The molecular structure of cell adhesion molecules. Annu Rev Biochem 1997; 66: 823-862.
  • 4. Horwitz AF. Integrins and Health. Scientifican American 1997; May: 46-53.
  • 5. Butcher EC, Picker LJ. Lymphocyte homing and homeostasis. Science 1996; 272: 60-66.
  • 6. Kishimoto TK, Rothlein R. Integrins, ICAMs, and selectins: role and regulation of adhesion molecules in neutrophil recruitment to inflammatory sites. Advances in Pharmacology 1994; 25: 117-169.
  • 7. Moore CM, Ehlayed M, Leiva LE, Sorensen RU. New concepts in the immunolgy of sickle cell disease. Ann Allergy Asth Immunol 1996; 76: 385-403.
  • 8. Frenette PS, Wagner DD. Adhesion molecules. Part I. N Engl J Med 1996; 334: 1526-1529.
  • 9. Benton LD, Khan M, Greco RS. Integrins, adhesion molecules and surgical research. Surg Gynecol Obstet 1993; 177: 311-327.
  • 10. Etzioni A, Harlan JM. Cell adhesion and leukocyte adhesion defects. In: Ochs HD, Smith CIE, Puck JM, eds. Primary Immunodeficiency Diseases. A molecular and genetic approach. New York – Oxford: Oxford University Press, 1999: 375-388.
  • 11. Miyazaka M. Cancer metastasis and adhesion molecules. Clin Orthop 1995; 312: 10-18.
  • 12. Shiozaki H, Oka H, Inoue M, Tamura S, Monden M. E-cadherina mediated adhesion system in cancer cells. Cancer 1996; 77: 1605-1613.
  • 13. Hirohashi S. Inactivation of E-cadherin-mediated cell adhesion system in human cancers. Am J Pathol 1998; 153 (333-339).
  • 14. Cohen MB, Griebling TL, Ahaghotu CA, Rokhlin OW, Ross JS. Cellular adhesion molecules in urologic malignancies. Am J Clin Pathol 1997; 107: 56-63.

Bibliografía

  • 15. Passalacqua G, Ciprandi G, Bagnasco M, Battifora M, Canonica CW. Adhesion molecules and allergy – Recent insights. Allergy Clin Immunol International 1998; 10: 23-29.
  • 16. Murayama N, Yasuda H, Nishimura Y, Asahi N. Suppression of mouse contact hipersensitivity after treatment with antibodies to leukocyte function-associated antigen-1 and intracellular adhesion molecules-1. Arch Dermathol Res 1997; 289: 98-103.
  • 17. Foster CA. VCAM-1/alpha 4-integrin adhesion patway: Therapeutic target for allergic inflammatory disorders. J Allergy Clin Immunol 1996; 98: 270-277.
  • 18. DeGraba TJ. The role of inflammation after acute stroke: utility of pursuing anti-adhesion molecule therapy. Neurology 1998; 51: 62-68.
  • 19. Lefer AM. Role of selectin in myocardial ischemia-reperfusion injury. Ann Thorac Surg 1995; 60: 773-777.
  • 20. Hugel ED, Cohn D, Dockum DP. Prevention of rhinovirus infection in chimpanzees by soluble intercellular adhesion molecule-1. Am J Respir Crit Care Med 1997; 155: 1206-1210.
  • 21. Schlegel PG, Vaysburd M, Chen Y, Butcher EC, Chao NJ. Inhibition of T cell costimulation by VCAM-1 prevents murine graft vs host disease across minor histocompatibility barriers. J Immunol 1995; 155: 3856-3865.
  • 22. Heemann UW, Tullius SG, Azuma H, Kupiec WJ, Tilney NL. adhesion molecules and transplantation. Ann Surg 1994; 219: 4-12.0
  • 23. Ozsahin H, Le-Deist F, Benkerrou M, Kavazzana CM. Bone marrow transplantation in 26 patients with Wiskott Aldrich from a single center. J Pediatr 1996; 129: 238-244.
  • 24. Hillis GS, Flapan AD. Cell adhesion molecules in cardiavascular disease: a clinical perspective. Heart 1998; 79: 429-431.
  • 25. Jang Y, Lincoff AM, Plow ES, Topol EJ. Cell adhesion molecules in coronary artery disease. J Am Coll Cardiol 1994; 24: 1591-1601

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!