Editorial: Indicadores Bibliométricos, Indexación y Revisión por Pares, Mitos y Realidades

Bibliometric Indicators, Indexing And Peer Review, Facts And Fancy

Alfredo Jácome Roca, MD*

A mediados de 2010 los profesionales de medicina y áreas biológicas fuimos gratamente sorprendidos por la información del Instituto Nacional de Salud de Colombia acerca del buen “posicionamiento” de su revista BIOMÉDICA en el Science Citation Index Expanded y en el Journal Citation Report/ Science Edition, como parte del ISI Web of Knowledge. El índice de citación logrado (0.573) es importante no sólo en lo que a la cifra se refiere; también a que esta revista está catalogada entre las mejores sobre el tema de medicina tropical, siendo segunda en Latinoamérica después de las “Memorias del Instituto Oswaldo Cruz” de Brazil (1). No menos importante es ver que el gigante empresarial Thompson-Reuters se interesa desde ya en América Latina.

El crecimiento exponencial de la información en general, y de la científi ca en particular, le ha dado especial fortaleza a los índices bibliométricos. Además de estar de moda, son convenientes y necesarios. La medición es útil para el usuario globalizado y esto también aplica para publicaciones periódicas en español que usualmente juegan en ligas menores; se nota entre estas un esfuerzo para aceptar el reto y resolverlo lo mejor posible.El problema de búsqueda en bibliotecas, de visibilidad de las revistas, de temática y de calidad, hace importante la indexación (término informático relacionado con inclusión en bases de datos) de publicaciones matemáticamente medibles, sobre todo en las ciencias.

La valoración y aprobación por pares académicos se considera requisito sine qua non en publicaciones impresas y en muchas –con interesantes excepciones- de tipo virtual. La inclusión de la investigación original en bases de datos prestigiosas y muy consultadas se convierte en objetivo apreciado tanto por investigadores como por publicaciones seriadas. El PubMed de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos es sin duda la mejor (por cantidad y calidad de información, por la facilidad de búsqueda) pero hay otras privadas como Ovid, Embase de Elsevier, o entre nosotros Lilacs.

Aunque una revista de opinión o de divulgación no necesitaría indizarse porque sus intereses serían otros- si debe ser muy especial para tener impacto entre los eventuales lectores. Algunos suplementos de los grandes diarios publican opiniones de expertos, de utilidad para el lector informado, al tiempo que cada vez más se encuentran temas de divulgación médica para el público en general. La competencia editorial que favorece la lectura crítica estimula el objetivo de excelencia que caracteriza a las instituciones importantes.

Por dicha razón estas aceptan para sus publicaciones los requisitos exigidos pues tienen parámetros matemáticamente medibles, no sólo en ciencias naturales (salud, agropecuarias, biológicas, geológicas) o en física, química y matemáticas, sino también en ciencias sociales y humanidades.

La indexación como tal, la revisión por árbitros y algunas mediciones bibliométricas, tienen sus críticos (2,3). Un índice que da mucho que hablar es el factor de impacto numérico (FIN), que representa el producto del número de citas de los artículos entre el número de artículos publicados; se calcula generalmente con base en un periodo de dos años. Aunque fue diseñado como instrumento de medición comercial, causa polémica porque está usándose para medir más a los investigadores que a las propias revistas; pero ha tenido gran auge para valorar diferentes procesos académicos del globo (4). Para 2009, el FIN –no el final ni el objetivo de las grandes revistas biomédicas mejoró en relación a contrapartes en ciencias biológicas como Nature, Science o Cell1.

Como el FIN mide más popularidad que prestigio, el motor de búsqueda de Google utiliza un algoritmo denominado “posicionamiento de la página”. En la era digital se considera que el verdadero impacto científico es multidimensional pues un solo indicador no es sufi ciente (5). Bollen, en un análisis de 39 posibilidades o factores a tener en cuenta para medir el impacto (6, 7), propone una combinación de Factor de Impacto y Posicionamiento de la Página.

La inclusión en bases de datos -entre otros requisitos- exige que un medio de aparición periódica cumpla con estándares de publicación de revistas científi cas, tenga cobertura temática, posea representatividad internacional y haya un análisis de citas. Las investigaciones más importantes se publican a menudo en inglés y tienen varios autores (de diversas disciplinas, o por tratarse de estudios multicéntricos); en dichos estudios es frecuente que existan conflictos de interés, pues muchos de estos investigadores tienen apoyos económicos de empresas farmacéuticas y otras instituciones.


* Editor Asociado, revista MEDICINA

1 New England Journal of Medicine (50.02), JAMA (31.72), Lancet (28.41), Annals Internal Medicine (17.45), BMJ (12.87), PLOS Medicine (12.18). El factor que anuncia Biomédica (0.573) -facilitado por Thompson-ISI- corresponde al 2009. El FIN de otras revistas colombianas (categoría A1/A2 de Publindex) en el área de la salud es tomado de Scopus (www.scielo.org.co 2008). En su orden son: Infectio (0.341), Revista de Salud Pública, Universidad Nacional (0.304), Acta Médica Colombiana (0.120), Colombia Médica –publicada únicamente en Internet – (0.115), Revista Colombiana de Cardiología (0.102), Revista Facultad Nacional de Salud Pública, U. de Antioquia, (0.101), Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología (0.095), Revista Colombiana de Psiquiatría (0.083), Revista Colombiana de Gastroenterología (0.074), Iatreia, U. de Antioquia (0.050).

Otras que figuran tienen FIN de 0.000. Las revistas biomédicas, incluidas en la Biblioteca Virtual en Salud en la base de datos de Lilacs (como la revista MEDICINA, de la Academia), son alrededor de 80. Varias han elevado su calidad científi ca, en parte debido a que cumplen requisitos para la indexación.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!