Historia de la Medicina: Darwin en Suramérica

Sesión Conjunta con la Academia de Ciencias exactas, Físicas y Naturales conmemorativa del bicentenario de Charles Darwin(1809-2009)

Académico Dr. Felipe Guhl Nanetti

Darwin a los 7 añosConstituye para mí en calidad de miembro de las dos Academias, de Medicina y de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, un verdadero honor dirigirme a ustedes en una ocasión memorable, cuando se celebran los 200 años del natalicio de Carlos Darwin y 150 años de la publicación de su libro acerca del origen de las especies.

He seleccionado el tema de Darwin en Suramérica teniendo en cuenta que durante el breve intervalo del llamado siglo de los exploradores de 1735 a 1859, el continente suramericano jugó un papel fundamental para el desarrollo de la ciencia adelantado por los científicos y naturalistas de la época.

En realidad fueron los naturalistas quienes verdaderamente descubrieron el continente a través de sus exploradores y revelaron al mundo novedosos hallazgos que sirvieron de base para el desarrollo posterior de todas las ciencias exactas, físicas y naturales. Voy a enfocar esta presentación principalmente a personajes que influyeron en la vida y obra de Darwin y que le permitieron finalmente concretar su colosal obra.

En 1734 la Academia de Ciencias de París tomó la resolución que habría de tener resultados trascendentales para el mundo entero: enviar a Suramérica la primera expedición científica encabezada por el joven Charles-Marie de La Condamine. Su propósito era lograr la medición exacta de un grado de latitud, para resolver la amarga y larga controversia, entre newtonianos, que, desde hacía mucho tiempo agitaba el seno de la Academia.

El grado fue medido y la controversia resuelta, pero no fue ese el resultado más brillante de la expedición. Durante los años que pasó La Condamine recorriendo y explorando el desconocido continente descubre el caucho, la quinina y el curare. Le cabe el honor de haber sido el iniciador de una larga cadena de acontecimientos que cambiaron la historia de América. Alejandro von Humboldt de quien dijo Bolívar que “había hecho más por Suramérica que todos los conquistadores” se encontraba a principios del siglo XIX en Suramérica siguiendo los pasos de La Condamine. Humboldt que de joven había leído las obras del explorador francés, ahora le superaría por la cantidad y la calidad de sus propias observaciones y hallazgos: el descubrimiento del enlace entre los ríos Orinoco y Amazonas; la identificación de la gran corriente oceánica que hoy lleva su nombre; el primer estudio de la arqueología Inca; la primera descripción detallada de la distribución vertical de las plantas, la medición de las grandes montañas y las profundidades de los valles y con su amigo y compañero de expedición Aimé Bonpland el estudio riguroso de la flora del continente.

Tal como La Condamine inspiró a Humboldt, así los escritos de Humboldt hallaron terreno fértil en la mente joven de Darwin.

Probablemente ningún otro hombre de ciencia ha influido tanto en el pensamiento occidental como Carlos Roberto Darwin (1809-1882), quien junto con Alfred Russel Wallace sientan las bases de la moderna teoría de la evolución, al plantear el concepto de que todas las formas de vida se han desarrollado a través de un lento proceso de selección natural. Sus trabajos tuvieron una influencia absolutamente decisiva sobre las diferentes disciplinas científicas.

Darwin libroEl siglo XIX como ya vimos, fue realmente una época de cambios. Un mundo se acaba y otro comienza. Los imperios de España, Portugal y Turquía se desmoronan, las guerras napoleónicas dejarán a Inglaterra como gran potencia, y las dos revoluciones industriales, casi sin solución de continuidad, transformarán la vida cotidiana y todas las actividades y relaciones humanas.

Por su parte, la biología del siglo XIX es todavía una “historia natural” y se polariza en dos niveles: por un lado el del organismo, que incluye los descubrimientos anatómicos y fisiológicos y los de otras ciencias con ellos relacionadas, y por otro, el nivel integrador de dichos organismos, que estudia comportamientos, poblaciones, taxonomía, biogeografía y evolución.

Resulta curioso comprobar cómo a menudo ambos niveles y sus respectivos investigadores con ellos, funcionaron como compartimentos separados. Esta falta de interdisciplinariedad, como la calificaríamos ahora, estaba presente en esa época.

Es importante, cuando se toman en consideración las ideas, los descubrimientos y las hipótesis, no olvidar nunca el entorno intelectual en que se mueven los protagonistas. Limitémonos solamente al campo de las ciencias biológicas, ¿qué sabían Darwin y Wallace?, o mejor aún, pongámonos en el mejor de los casos: ¿de qué información disponían? ¿En qué estado se encontraban los conocimientos de la biología?

Los datos que se presentan aquí, aunque por fuerzas incompletos, intentan abrir algo más el abanico. Si acotamos el período que se suele conocer como “el siglo de Darwin” entre los años 1809, nacimiento de Darwin, y 1913, muerte de Wallace, podemos pasar revista a algunos hitos importantes en la historia de las ciencias de la vida. Muchos de ellos significaron pequeñas o grandes “revoluciones” en sus respectivos ámbitos de influencia y tuvieron y tienen una incidencia trascendente en el desarrollo del conocimiento científico.

Cuando nace Darwin en 1809, Jean Baptiste de Lamarck publica su Philosophie Zoologique, obra de referencia para los partidarios de la transformación de las especies y que jugará un papel importantísimo en la biología, generando grandes controversias y debates, lo que hizo que Jacob y Monod en el siglo pasado ganaran el premio Nobel por sus experimentos en bacterias sobre el azar y la necesidad en relación a los cambios que sufren los organismos.

En 1813 George Cuvier publica sus ensayos sobre la Teoría de la Tierra. Adelanta estudios paleontológicos en forma metódica e inicia estudios de anatomía comparada entre especies diferentes. Cuvier se le conoce como el padre de la paleontología moderna y describe por primera vez lo que más tarde retomaría Hutton sobre la homología y analogía de los órganos en diferentes especies animales. Darwin basó buena parte de sus escritos en los análisis realizados por Cuvier y posteriormente por Owen.

loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!