Foros, I Foro sobre Paz y Salud Mental en Colombia 24, 25 de Junio de 2005

Prioridades en Salud Mental – Niños, Adolescentes y Adultos

Coordinadores:

Académico Roberto de Zubiría, Dr. Carlos Gómez- Restrepo

Colaboradores:

Académico Dr. Hernando Forero Caballero, Dr. José Posada Villa, Dr. José Antonio Sánchez, Dr. Guillermo Sánchez Barea, Dr. Sergio Casanova, Dra. Adriana Bohórquez, Dra. Maria Clara Syro, Dr. Elber Medellín, Dr. Manuel Torres, Dr. Jorge Ballesteros, Dra. Natalia Sánchez, Dra. Rocío Maestre, Dra. Sonia Arbeláez, Dra. Marcela Rodríguez.

Recomendaciones

1. Utilizar el estimativo de carga de enfermedad para priorizar políticas en salud mental y enfermedad mental.

2. Reconocer que las enfermedades mentales aportan una gran cantidad de AVAD (“DALYs”) y ante ello se deberán establecer proyectos específicos de promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación en salud y enfermedad mental.

3. Establecer proyectos y programas especiales para atender la Depresión, Abuso y Dependencia del Alcohol, Intento de Suicidio y Patologías derivadas de la violencia en el siglo XXI.

4. Estudiar la carga que tienen las patologías derivadas de la violencia y plantear programas para su atención.

5. Priorizar la atención de la salud mental en los niños y adolescentes, con énfasis en la promoción de la salud mental y prevención de la enfermedad mental.

6. Establecer redes que mejoren la educación continua y propendan por el mejor conocimiento de los médicos generales y los profesionales de la salud mental sobre la promoción de la salud mental, y la prevención, tratamiento y rehabilitación de la enfermedad mental.

7. Establecer un currículo mínimo para la educación de Psiquiatría y Salud Mental en los pregrados de las Facultades de Medicina de Colombia.
8. Estudiar la posible demanda en Psiquiatría y Salud Mental en el nivel primario y tomar los correctivos necesarios.

9. Establecer si la Esquizofrenia puede catalogarse como enfermedad catastrófica.

10. Estudiar la evidencia de efectividad de las intervenciones en promoción de la salud mental y en la prevención, tratamiento y rehabilitación de los trastornos mentales, con el fin de privilegiarlas y enfocar adecuadamente el gasto.

11. Propender por un abordaje intersectorial en la promoción de la salud mental y manejo de los trastornos que involucre por lo menos al sector Salud, Educación, ICBF, Comunicación y Justicia.

12. Incluir los intentos de suicidio como trazador de salud mental de la población y hacerlo de notificación obligatoria.

13. Estudiar la factibilidad de incluir un impuesto al alcohol y el cigarrillo dirigido al mejoramiento de la salud mental de los colombianos.

NOTA: Se recomienda utilizar la terminología para el área de salud mental acorde con lo recomendado por la Real Academia de la Lengua. En el caso de la “resiliencia” se sugiere realizar la consulta a este ente.

Prioridades e Violencia, Desmovilizacion, Reinserción y Desplazamiento

Coordinadores:

Académico Francisco Carmona, Dra. María Cristina de Taborda

Colaboradores:

Dr. Edwin Herazo, Dr. Daniel Toledo, Dr. Silvio Cárdenas, Dr. Luis Eduardo Jaramillo, Dr. Jorge González

Recomendaciones

1. El abordaje de las víctimas de la violencia debe realizarse con un enfoque de riesgo, y aunque en el plano operativo se prioriza el ámbito comunitario, esto no implica dejar de abordar el nivel individual y familiar. El enfoque de riesgo permitirá brindar atención oportuna a las personas con o sin enfermedad manifiesta.

2. El apoyo emocional debe integrarse masivamente a las actividades cotidianas de los grupos organizados en las comunidades y formar parte de la satisfacción de las necesidades básicas de la población. Debe fomentar la autonomía y la independencia.

3. La estrategia de abordaje de las alteraciones psicológicas no debe estar centrada en la atención medicalizada ni especializada, sino en una atención primaria integral por parte de profesionales generalistas, capacitados oportuna y adecuadamente en la atención de emergencias, en técnicas de diagnóstico y de apoyo psicoterapéutico, y para los casos que lo requieran, en el manejo de algunos medicamentos por parte de los profesionales médicos, y contar con el concurso intersectorial y de la comunidad misma.

4. Resulta indispensable contar con el apoyo de un equipo de especialistas para una labor de consejería y tutoría formativa y para la atención de aquellos pacientes que requieran de un tratamiento especializado.

5. Resulta urgente la reorientación de los servicios psiquiátricos, la inserción del componente psicosocial en la Atención Primaria en Salud y establecer las medidas tendientes a institucionalizar las acciones de salud mental dentro del sector salud, con una visión de mediano y largo plazo, como pasos indispensables para lograr la continuidad y sostenibilidad de las acciones que se desarrollan en las situaciones de emergencia. Ello implica establecer un sistema de atención en red que priorice la atención local, pero que cuente con facilidades de remisión a instancias de mayor complejidad.

6. Complementariamente, es indispensable el incremento, la descentralización y el fortalecimiento de los servicios públicos de salud mental en los territorios más afectados por el conflicto.

7. Es indispensable incrementar la conciencia de las autoridades de salud sobre los aspectos psicosociales de la asistencia sanitaria, tanto en caso de desastres como en circunstancias habituales. Se ha evidenciado la necesidad de incluir el componente de salud mental como parte integral de las políticas y los planes de desarrollo generales y obviamente, de las políticas, planes y programas de salud.

8. En el momento de planear un abordaje a las víctimas de la violencia es indispensable identificar los tipos de afectados, su proveniencia, sus necesidades y expectativas, y en consecuencia con esto, diseñar modelos asistenciales.

9. Es necesario sistematizar la información de los procesos de diagnóstico y desarrollo de los procesos asistenciales, de tal manera que se pueda hacer a corto, mediano y largo plazo, seguimiento y evaluación de los resultados y complementariamente con esto, crear y apoyar líneas de investigación- acción.

10. El grupo enfatiza que la responsabilidad y el compromiso para la atención de las víctimas de la violencia debe ser inter y supra sectorial, aunque al sector salud le corresponda la responsabilidad de liderar procesos asistenciales en salud.

11. Se insiste en que es indispensable incluir un componente de reparación, con miras a disminuir el riesgo del incremento de sentimientos de rabia y odio y que se cierre un círculo vicioso de violencia.

12. Dada la limitación de recursos existente, es indispensable que al planear las estrategias de atención se tengan en cuenta criterios de costo- beneficio, definidos no sólo por la prioridades epidemiológicas, sino también por evidencias científicas de la viabilidad y resultados de las propuestas.

13. La insistencia de que el compromiso es colectivo y que las características de los procesos a implementar requieren de la educación formal de los profesionales del sector salud, de los actores de otros sectores en el área de salud mental y de que se implementen con urgencia procesos masivos de capacitación en servicios.

14. El grupo enfatiza en la necesidad de solicitar que en el Ministerio de la Protección Social se restituya una instancia especializada, competente, de alta jerarquía y con la suficiente autonomía, que lidere las políticas, planes y proyectos de salud mental.

15. Solicitar una evaluación retrospectiva de las actividades de intervención psicosocial, con el fin de extraer conclusiones y plantear la reorientación de los recursos disponibles de una manera eficiente.

Anteproyecto. Documento sobre Paz y Servicio Social Reparatorio

Coordinadores:

Académico Guillermo Sánchez Medina, Académico Hugo Sotomayor

Colaboradores:

Académico Carlos Plata Mújica, Psicóloga, Enfermera Magíster Ana María Álvarez, Dr. Carlos Felizzola, Periodista Lisbeth Fog

Recomendaciones

Sobre la base de la lectura del documento elaborado por el académico Guillermo Sánchez Medina, titulado: Ideas para la Paz y un Anteproyecto de Pedagogía para los Afectados por la Violencia, el grupo realizó las siguientes recomendaciones:

1. Que como el problema de la violencia no es propio ni exclusivo de los grupos armados al margen de la Ley, sino que este fenómeno afecta a todos los colombianos de uno u otro sexo en menor o mayor grado, se propone que todos los nacionales mantengan una posición vigilante y de rechazo de las manifestaciones violentas en su quehacer cotidiano.

2. Que en la aproximación a los grupos armados ilegales se debe entender que a pesar de que ellos poseen una perspectiva diferente a la del Estado y a la inmensa mayoría de los colombianos y que aunque han cometido errores y delitos, es indispensable reconocer en esa perspectiva un discurso que requiere ser escuchado y debatido en la mesa de negociación.

3. Que aunque se deben de mantener las puertas abiertas para los diálogos y ofrecer alternativas para la creación de confianza y bienestar para los grupos armados ilegales con quienes se negocia, es necesario mantener claras y definidas posiciones de contención a través del uso legítimo de la fuerza por parte del Estado a los intentos desbordados de los violentos de imponer sus ideas a través de las armas.

4. Que la comunidad científica de los profesionales del área de la Salud Mental y las Ciencias Humanas deben estar en una actitud muy propositiva respecto a la reglamentación de la nueva Ley de Justicia y Paz, especialmente en lo relacionado con el desarrollo y reglamentación de los articulados en los siguientes aspectos: reparación integral y colectiva, rehabilitación, reconciliación, restitución y otros relacionados. Que el Servicio Social Reparatorio Obligatorio, propuesto por el académico Sánchez debe ser tenido en cuenta en los desarrollos de la Ley de Justicia y Paz, como una propuesta muy válida en lo relacionado con el beneficio de la Alternatividad, la Reparación a las víctimas y la Reconciliación.

5. Que se debe entender que los grupos armados ilegales reafirman sobre sus prácticas violentas un imaginario de heroísmo cimentado en una exaltación de prácticas guerreras, a las que se debe responder con unas políticas públicas de Salud Mental que reafirmen las prácticas pacíficas como mecanismos asertivos para la resolución de los conflictos.

6. Que estamos de acuerdo con el Académico Sánchez en la importancia que tiene la participación de la mujer y de la inclusión del Arte, la lúdica y demás formas estéticas para reforzar la eficacia pedagógica del programa de reincorporación a la vida civil de personas y grupos armados al margen de la Ley.

7. Que se debe evitar “patologizar” la aproximación o diálogo con los violentos, y que además se debe considerar la importancia de hacer presencia en las comunidades y a los ambientes cotidianos donde transcurren los fenómenos de violencia del país, y no mirar la atención psicosocial como un fenómeno que se debe intervenir sólo desde el consultorio de los especialistas y como competencia de una sola disciplina. La complejidad de la problemática demanda interdisciplinariedad.

Cierre del Foro por el Presidente e la Academia:

Permítanme Señoras y Señores, unas palabras más para dar por concluido este Primer Foro de Paz y Salud Mental de nuestra patria. Digo primer foro, porque considero que los logros alcanzados en el que hoy termina deben actuar cual efectivo acicate, para que nos veamos impulsados hacia nuevas ediciones del foro, necesarias para evaluar el camino recorrido y planear las nuevas rutas que se van a seguir.

Quiero agradecer, a nombre de la Academia Nacional de Medicina y en el mío propio, la presencia y enriquecedora participación de todos ustedes; congratularme con el feliz éxito del foro pero, también debo agradecer, con mayor énfasis aún, la buena voluntad de todos, no sólo manifiesta en estos dos días, sino, fundamentalmente, en las manifestaciones de su firme decisión de continuar el trabajo iniciado en este espacio y de llevarlo a feliz culminación, con el logro de los objetivos propuestos y la satisfacción de un gran servicio prestado a nuestra patria.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!