Obituario, Muere Pionero de la Endocrinología Colombiana

Académico Alfredo Jácome Roca

Falleció en Bogotá el endocrinólogo y académico Antonio Ucrós Cuéllar (1919-2005). Nació en esta misma capital colombiana en el hogar de Alejandro Ucrós Durán y Belén Cuéllar Durán y estuvo casado con Consuelo Rodríguez de Ucrós. Estudió en la facultad de medicina de la Universidad Nacional de Colombia donde defendió su tesis «La biopsia del endometrio en la hemorragia uterina funcional» y se graduó de Doctor en medicina y Cirugía en 1948.

Viajó a España para especializarse en Endocrinología en la Universidad Central de Madrid con el famoso Profesor Gregorio Marañón y en la Universidad de Barcelona. Hizo estudios de posgrado en ginecología médica. Regresó a Bogotá y fundó el servicio de Endocrinología del Hospital San José y el Laboratorio de Medicina Nuclear, donde fue su jefe por muchos años. También fue Jefe del Servicio de Endocrinología Pediátrica del Hospital Infantil Lorencita Villegas de Santos. Fue profesor de la especialidad en las universidades Nacional, Javeriana y del Rosario. Autor de los libros Medicina del adolescente, Historia de la endocrinología en Colombia y de numerosos artículos de su especialidad, además de las muy conocidas investigaciones sobre bocio endémico en Mariquita y en la Sierra Nevada de Santa Marta que le merecieron premios de la Asociación Colombiana de Medicina Interna, de la Sociedad Internacional de Medicina Interna y de la Fundación Alejandro Angel Escobar.

Una de sus investigaciones –publicada en asocio con Julio Gómez Afanador en el primer número de la Revista de la Sociedad Colombiana de Endocrinología- fue reproducida en inglés en el Yearbook of Endocrinology 1957-58, bajo el título “Three siblings with morphologic disturbances without tetany and with hyporeactivity to parathyroid hormone: new clinical entity”? Fue quizás una de las primeras descripciones del después llamado “pseudohipoparatiroidismo”. Fue Miembro Fundador y Presidente de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Miembro y Presidente de la Sociedad de Cirugía de Bogotá, Miembro de Número de la Academia Nacional de Medicina, y además fue Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad del Rosario. Pero ante todo fue un extraordinario padre, esposo, amigo y caballero intachable.

Magnífico conferencista, ladeaba ligeramente la cara mirando de soslayo, por lo que adoptaba una expresión convincente. Le acompañamos en muchos congresos nacionales e internacionales en donde siempre dejó muy en alto el nombre del país y de su querido Hospital de San José. Dejó numerosos alumnos de pre-grado, al tiempo que formó muchos de los más importantes endocrinólogos de la época actual en nuestro país.

Anterior Siguiente

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!