Academia Nacional de Medicina, Proposición

La Academia Nacional de Medicina de Colombia registra con profundo pesar la desaparición del ilustre médico doctor Julio Araújo Cuéllar, Miembro Honorario de nuestra Institución, a la que sirvió con gran competencia por más de 40 años y en la que ocupó cargos directivos de alta responsabilidad, tales como Tesorero (1961-1962), Secretario (1971-1973); Miembro de la Comisión de Pediatría para la celebración del centenario de la Academia Nacional de Medicina de Colombia (1973) y Miembro fundador de la Asociación Latinoamericana de Academias Nacionales de Medicina.

Recordar en este luctuoso momento todo lo que el doctor Araújo significó para Colombia tomaría mucho espacio. Empero se debe mencionar que se graduó en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional el 27 de noviembre de 1933, y que completó su formación en Pediatría, en Baltimore, en el Hospital de la Universidad de Johns Hopkins, y en Boston, en el Hospital General de Massachusetts.

Prestó sus servicios a numerosas instituciones, por ejemplo a la Salacuna “Gota de Leche” (Protección Infantil Municipal), al Instituto de Protección Infantil de la Beneficencia para Niños Desamparados, al Hospital de “La Misericordia “, al Hogar Clínica “San Rafael“, al Instituto de Seguros Sociales y a la Casa de la Madre y el Niño. En el Hospital Infantil “Lorencita Villegas de Santos” cumplió una larga y brillante tarea; fundó allí el Servicio de Vacunación y por muchos años fue fuente de apoyo y consuelo para la infancia enferma y maestro insuperable de muchas generaciones de pediatras.

Se destacó como profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional en las cátedras de histología y de pediatría y como profesor de la Escuela Normal Superior y de la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana.

A la docencia unió igualmente sus dotes de investigador acucioso. Estudió diferentes aspectos de la patología infantil y escribió numerosos trabajos en los que se destacan: “El Débil Congénito”, “Gemelos Hipotróficos tratados con Insulina “, “Enfermedad de Friedrich “, “Queratosis Palmo- Plantar” e “Historia de la Sociedad de Pediatría “.

Sus intervenciones en la Academia dieron brillo a las reuniones y fueron siempre ejemplo de ponderación científica y de profundos conocimientos.

Entre las distinciones que recibió se destacan la Tarjeta de Plata de la Sociedad Colombiana de Pediatría como “Testimonio de gratitud y admiración por su labor con la niñez colombiana en 50 años de ejercicio profesional y como creador y fundador del primer Servicio de Vacunación en el Hospital Infantil “Lorencita Villegas de Santos”, 1982, Yla Orden del Benefactor del Hospital Infantil “Lorencita Villegas de Santos” para “Mostrar su gratitud por favorecer el Hospital en su fundación, organización y desarrollo, con noble y desinteresado empeño en beneficio de la infancia desvalida”. 1982.

A sus condiciones de médico y de ciudadano ejemplar unió siempre un sentido de la caballerosidad, de la comprensión del dolor humano, de la amistad, del respeto por sus colegas que lo hicieron merecedor del mayor aprecio no sólo de los médicos y de todas las familias y niños a quien favoreció, sino de la sociedad entera.

La Academia Nacional de Medicina considera que su vida y su obra constituyen modelo de hidalguía, de servicio desinteresado a la comunidad y de ejercicio brillante de la medicina y del magisterio que debe ser fuente de inspiración para las actuales y futuras generaciones médicas.

Por todo ello la Academia Nacional de Medicina deplora la muerte del Académico Julio Araújo Cuéllar y hace llegar sus sentimientos de dolor a su dignísima esposa doña Isabel Córdoba de Araújo, a sus hijos Gonzalo y Juan Manuel, al Académico Zoilo Cuéllar-Montoya y a todos sus familiares.

La Academia, en su sesión del 14 de marzo de 1996 guarda un minuto de silencio como homenaje al ilustre desaparecido.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!