Cifosis Crónica asociada con Paraplejia

La Giba espinal

puede asociarse a una disfunción motora. En estos casos, la complicación nerviosa puede ser debida a la presión producida por los cuerpos vertebrales, a nivel del vértice de la cifosis angular, o por tejido fibroso o de granulación que rodea la médula espinal en el área enferma.

La decompresión de la médula también, en estos casos, debe realizarse por vía anterior siguiendo los postulados de Menard, (16), cuando ya en el año de 1900 señalaba, cómo la compresión se hacía por delante, y más recientemente por Seddon, Hodgson y Stock. (23, 24, 9).

Resumen y Conclusiones

El tratamiento médico actual, basado en la administración simultánea de las drogas tuberculoestáticas, ha logrado descender radicalmente la mortalidad de la tuberculosis osteoarticular en los últimos treinta años. El resultado obtenido con su uso se puede considerar como francamente benéfico para el control de la enfermedad.

El tratamiento quirúrgico, complementa de una manera definitiva el tratamiento médico, estabilizando la columna vertebral, evitando o corrigiendo las deformidades y las complicaciones neurológicas. El acceso anterior a los cuerpos vertebrales permite tratar directamente el foco enfermo y erradicar en forma completa la infección.

Los malos resultados que aún se obtienen en algunos casos, deben ser incriminados a una demora en el diagnóstico, y a una falla en el tratamiento. Son igualmente factores muy importantes, en estos malos resultados, el medio social y económico de los pacientes, lo cual incide directamente en un correcto tratamiento.

La mayoría de los “niños que consultan al hospital tienen ya una evolución de tres y cuatro años, provienen de lugares muy apartados del centro asistencial y carecen en su mayoría de recursos económicos. El costo de los servicios hospitalarios, por ínfimos que sean, el del transporte y el de la estadía fuera del hogar, muchas veces obliga a los padres a interrumpir o descontinuar definitivamente  un tratamiento, lo cual obviamente repercute en su resultado.

Solo una campaña que permita un diagnóstico precoz de la tuberculosis espinal, un tratamiento médico, ortopédico y quirúrgico correctos, y una continuidad en su seguimiento, permitirá mejorar, aún más, los buenos resultados que la medicina actual ya ha logrado obtener.

Lea También: Historias Médicas

Bibliografía

  1. ALEXANDER, G. L.: On neurogical complications of spinal tuberculosis. Proc. R. Soco Med., 39:730 (1946).
  2. BAILEY, H.L., GABRIEL, M.; HODGSON, A.R. y SHIN,] .S.: Tuberculosis of the spine in children. Operative findingsand results in one hundred consecutive patients treated by removal of the lesion and anterior grafting.]. Bone J oint Surg., 54A: 1633 (1972).
  3. BATSON,O.V.: The vertebral vein system. Am. J. Roentgenol. Radium Ther. Nucl. Med. 78, 2 (1957).
  4. CAPENER, N.: The evolution of lateral rachotomy. J. Bone ] oint Surg. 36B: 173 (1954).
  5. CHAPELAIN-]AURES: La pathologie dans l’Egypte ancienne d’aprés les momies et les manifestations realistes de l’art egyptien. Thése Doct. Medic. Paris (1920). Cit. por  Entralgo L. Historia Universal de la Medicina. Salvat 1 (1976).
  6. DOTT, N.M.: Ske!etal traction and anterior decompression in the management of Pott’s paraplegia. Edinb. Med.]., 54:62 (1947).
  7. HADRA, B.E.: Wiring the vertebrae as a means ot inmobilization in fractures and Pott’s disease. Clin. Orthop. 112: 4 (1975).
  8. HIPOCRATES: Genuine Works ofHipocrates. Traduc por Adams F.: London New Sydenham Society (1849).
  9. HODGSON, A.R.,STOCK, F.E., FANG, H.S.Y. Y ONG, G.B.: Anterior Spinal fusion the operative approach and pathological findings in 412 patients with Pott’s disease of the spine. Br. ]. Surg. 4B: 172 (1960).
  10. LE BARON, J.: Lésions osseuses de I’homme préhistorique in France et en AIgerie. Th. Doct. Médic. Pariso 1881. Cit. Por Entralgo L.: Historia Universal de la Medicina. Salvat I (1976).
  11. MALAGON, V.: Contribución al estudio de! Mal de Pott en e! niño. Tesis de grado. Bogotá, (1950).
  12. MALAGON, V.: Tuberculosis osteoarticular: Rev. Ped. XXXI:1 (1978).
  13. MALAGON, V.: Tuberculosis osteoarticular: Revisión de 55 pacientes tratados en e! Hospital Infantil de Bogotá entre mayo de 1955 Y enero de 1963.
  14. MEDICAL RESEARCH Council Working Pa;ty on Tuberculosis of the Spine . Fifth Report: ] ourn. Bone ]oint Surg: 588: 399 (1976).
  15. MEDICAL RESEARCH Council Working Party on Tuberculosis of the Spine: Sixth Repore: J ounr. Bone ]oint Surg.: 60B: 163 (1978).
  16. MENARD, V.: Pratique sur le Mal de Pott. Paris. Masson et Cie, (1. 900).
  17. PACHECO, L.A.; MENDEZ, V.; ESPINEL, R.; MALAGON, V.: Tuberculosis espinal en el niño (1975).
  18. POTT, P.: Remarks on that kind of palsy of the lower limbs. Chirurgical Works ofPott London: Wood & Innes (1808).
  19. RANG, M.: Anthology of Orthopaedics. Church Livingstone. Edimburgo( 1966).
  20. ROAF, R.; KIRKALDY-WILLIS, W. CATHRO A: Surgycal treatment of bone and J oint Tuberculosis E. & S. Livingston Ltd. Edimburgo.
  21. RUEDA, c.: Indicaciones quirúrgicas en Tuberculosis. Temas Médicos III (1971).
  22. RUFFER, M.A.: Studies in Paleopathology in Egypt. J oun. Path. Bacteriolog.: 18: 149 (1913).
  23. SEDDON, H. J.: Pott’s Paraplegia: Prognosis and Treatment. Br. T. Surg.; 22; 769 (1935).
  24. SEDDON, H.J.: The choise of treatment in Pott’s Disease. Editorial: J ourn. Bone J oint Surg.: 58B 395 (1.976).
  25. VELASQUEZ, J.: Incidencia de la tuberculosis bovina en la Sabana de Bogotá, Valle de Ubaté y otras regiones del país. Temas Médicos III (1971).
  26. WELLS, c.: Bones bodies and diseases. Thames and Hudson. London.(1964).
  27. YAU, A/C.M., HSU, L.C.S., O’BRIEN, J.P.; y KODSON, A.R.: Tuberculosis kyphosis treatment with spina1 osteotomy, halo pelvic distraction and anterior and posterior fusiono J. Bone Joint Surg.: 56A: 1419 (1974).
Ver mas Revistas de Medicina, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!