Tuberculosis Espinal, Indicaciones Específicas

Indicaciones Específicas del Tratamiento Quirúrgico

Varios son los problemas que pueden presentarse al médico tratante, en los casos de tuberculosis espinal, los cuales pueden ser solucionados eficientemente por medio de la cirugía:

Tuberculosis evolutiva que interesa más de un segmento espinal

Deformidad de la columna vertebralCuando la enfermedad abarca más de un cuerpo vertebral, hecho el más frecuente, está indicada una vía anterior, la cual permite evacuar el absceso, eliminar los tejidos necrosados y hacer una fusión que podrá corregir o evitar una deformidad dc la columna (Fig;. 12).

La cirugía se hace, una vez controlada la fase inicial general de la enfermedad por medio del tratamiento médico. De ordinario tres semanas de reposo y quimioterapia son suficientes en el preoperatorio. Mediante una vía transpleural se logra visualizar el absceso.

Se incide éste, una vez que los vasos intercostales han sido ligados. Se remueve el contenido dc la colección, junto con los secuestros óseos, fragmentos de disco y tejido de granulación. Se limpian los cuerpos vertebrales comprometidos y se labra un lecho para la colocación de un injerto en las vértebras sanas: proximal y distal.

Se usa como injerto la costilla resecada, al bordar la lesión. En el adulto puede estar indicado el uso de injertos tomados del ala iliaca.

En los niños pequeños se aconseja realizar, en un segundo tiempo, 15 ó 20 días después de esta operación, una artrodesis espinal posterior, lo cual asegura una mayor y mejor estabilidad de la columna.

El paciente debe permanecer en cama por tres meses e inmovilizado en un corsé de yeso por un año.

Complicación nerviosa en el curso agudo, evolutivo de la enfermedad.

Deformidad por angulación de la columnaDurante la evolución del proceso espinal, la médula puede afectarse, bien sea por la compresión del absceso, en su migración al canal  vertebral, o por una lesión de las meninges y de la médula misma, por la extensión del proceso tuberculoso (Fig. 13). En ambos casos, la manifestación clínica correspondiente, es la aparición de una paraplejia. Su diagnóstico constituye una indicación quirúrgica de emergencia.

El tratamiento adecuado consiste en una decomprensión anterior de la médula, mediante la escisión del absceso y la resección de los tejidos de granulación. La duramadre debe ser expuesta y si ésta no pulsa, podría ser necesario su sección seguida del examen de las estructuras nerviosas. La decompresión debe complementarse, con una fusión anterior de la columna, de acuerdo con la técnica ya descrita. El efecto de la decompresión sobre la paraplejia es altamente satisfactorio.

Lea También: Cifosis Crónica asociada con Paraplejia

Deformidad severa de la columna, como secuela de la enfermedad.

En casos crónicos, o como secuelas de la enfermedad, es frecuente la existencia de severas deformidades de la columna que son secundarias a la destrucción de los cuerpos vertebrales.

Deformación de la columna vertebral

(Fig. 14) Estas deformidades, además de ocasionar problemas estéticos de consideración, dan lugar a trastornos funcionales pulmonares y cardíacos. Frecuentemente también, se acompañan de dolor en el área de la cifosis o en las zonas de compensación de la deformidad.

Estas lesiones son completamente rígidas, y sólo modificables mediante un tratamiento quirúrgico difícil, que requiere una doble vía: anterior y posterior, que permitan hacer osteotomías de la columna, corrección de la deformidad y estabilización por medio de injertos. Yau y sus colaboradores, (27) han descrito en forma detallada. Los tiempos quirúrgicos correspondientes.

Ver mas Revistas de Medicina, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!