Atención a los Lesionados Según su Clasificación en Desastres

El personal de salud debe estar preparado para afrontar los problemas de tipo sociológico que, se sabe, afectan tanto a los lesionados y afectados en general, como al personal de salud y socorro que presta auxilio.

La utilización de procedimientos sencillos y uniformes, económicos en recurso humano y material, puede dar como resultado la disminución de la mortalidad.

A continuación se plantea el tipo de lesionados que en teoría deben ser clasificados dentro de cada color y sus normas de manejo; sin embargo, la flexibilidad es la clave, puesto que es la magnitud del desastre, la ubicación y disponibilidad de recursos lo que determina la clasificación definitiva de los lesionados.

Los principios generales en la atención de los lesionados son:

. Salvar vidas es la prioridad.
. Aplazar actividades electivas o de mayor complejidad (aplazar cierre de heridas primarias, utilizar férulas en vez de yesos).
. Simplificar al máximo los procedimientos.
. Asignar funciones a todo el personal de salud y de socorro.
. Llevar registros en forma adecuada.
. Informar oportunamente al Puesto de Mando Unificado.

A. Atención a Lesionados Críticos Recuperables – Prioridad I – Roja

Los lesionados considerados en este grupo son los que presentan:

. Problemas respiratorios en general:

. Heridas en tórax con dificultad respiratoria.
. Paro respiratorio o cardiorrespiratorio presenciado y reciente.
. Neumotórax a tensión.
. Asfixia traumática.
. Asfixia por gases inhalados.
. Heridas deformantes en cara o maxilofaciales.
. Múltiples heridas.

. Shock o riesgo de shock por:

. Hemorragias severas.
. Síndrome de aplastamiento.
. Quemaduras eléctricas.
. Quemaduras de 2º grado y mayores de 20% en extensión.
. Quemaduras de 3º grado en cara, manos, pies mayores del 10%.
. Taponamiento cardíaco.
. Avulsiones extensas.
. Fracturas abiertas o múltiples heridas graves.

. Otras:

. Histéricos o en estado de excitación máxima.
. Evisceración.
. Adbomen agudo.
. Lesión de columna con compromiso cervical incompleto.
. TEC grado III (Glasgow 4-8).
. Status convulsivo.
. Abdomen agudo.
. Lesión de columna con compromiso cervical incompleto.

. Gineco . Obstétricas:

. Trabajo de parto activo.
. Sangrado vaginal abundante.

. Personal de apoyo:

. Auxiliadores con lesiones de alguna consideración, quienes puedan por esto desviar la atención del resto de los compañeros del grupo.

Se pueden plantear una serie de recomendaciones sobre el manejo de este tipo de lesionados, dependiendo del nivel de triage. Se debe tener en cuenta que los lesionados críticos recuperables se hacen irrecuperables a medida que transcurre el tiempo sin recibir atención.

Las principales medidas terapéuticas en este grupo son mantener permeable la vía aérea y reemplazar el volumen sanguíneo.

A nivel del triage primario y secundario, se debe revisar claramente el criterio de clasificación, debido a la tendencia de querer incluir a todos los lesionados críticos en esta prioridad, olvidando la posibilidad real de sobrevivencia.

En el triage terciario se debe tener en cuenta:

. Hacer una estricta reclasificación al ingreso al hospital y dentro del área roja.
. Revisar y disponer de inmediato del mayor recurso posible de quirófanos, sangre, instrumental y personal.
. Considerar inicialmente los procedimientos quirúrgicos cortos.
. Dar prioridad a los lesionados con diagnóstico claro, hemoclasificados y con maniobras de estabilización que les permita soportar el acto anestésico.
. Si es posible, utilizar cirujanos hábiles y rápidos en los procedimientos iníciales y relevarlos luego con el resto del personal.
. No olvidar, mantener los cuidados de asepsia y antisepsia, lo cual permite reducir las complicaciones posteriores.
. Utilizar los equipos de Rayos X y los exámenes de laboratorio solamente si el criterio clínico, por sí mismo, es insuficiente para establecer el diagnóstico.
. Los exámenes de laboratorio esenciales para situaciones de desastre son: hemoglobina, hematocrito, recuento de glóbulos blancos, glicemia, hemoclasificación y pruebas cruzadas, citoquímico de orina, nitrógeno uréico, ionograma y gases arteriales.
. Manejar los lesionados admitidos para hospitalización con historia clínica completa; la tarjeta sólo es útil como medio de remisión.
. La fase crítica de la emergencia se debe manejar con los recursos propios; cualquier ayuda externa tarda en llegar y es de difícil adaptación al medio.

B. Atención a Lesionados de Cuidados Intermedios o Diferibles Prioridad II – Amarilla

Los lesionados considerados en este grupo son los que presentan:

. Dolor torácico y arritmias sin compromiso hemodinámico:

. Angor pectoris.
. Infarto agudo de miocardio.
. Arritmias.

. Crisis convulsivas:

. Trauma encéfalocraneano.
. Hipoxia.
. Pérdida de la conciencia sin dificultad respiratoria.
. TEC grado II (Glasgow 9-14).
. Trauma torácico sin disnea.

. Fracturas mayores sin signos de shock:

. Pelvis.
. Fémur.
. Quemaduras de 10-20% en extensión y 2º grado en profundidad.
. Quemaduras menores del 10% en extensión y de 3º grado.
. Ingestión de tóxicos sin compromiso hemodinámico o dificultad respiratoria.

Las recomendaciones aplicables a este segundo grupo son en principio las mismas que para la prioridad roja. El equipo de triage asignado al área amarilla debe estar igualmente preparado para recibir lesionados provenientes del área roja que se hayan estabilizado o remitir aquellos amarillos que se compliquen al área roja.

SIGUIENTE PÁGINA: ATENCIÓN DE LESIONADOS DE CUIDADOS MÍNIMOS O MORIBUNDOS

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!