Intoxicación por Alcalis

La intoxicación más frecuente en el medio es por hipoclorito de sodio (blanqueadores de ropa) y menos frecuente por hidróxido de sodio (soda cáustica) o de potasio (limpia hornos). Actualmente existen en el mercado productos limpiadores que contienen amoníaco y soda cáustica utilizados para hornos, parrillas y pisos. Los corrosivos alcalinos pueden producir quemaduras de la orofaringe, vía aérea superior, esófago y ocasionalmente estómago. La ausencia de quemaduras visibles orales no excluye la presencia de dichas lesiones

Mecanismo de acción

Necrosis de licuefacción y formación de proteinatos y jabones.

Manifestaciones clínicas

Sialorrea, odinofagia, disfagia, estridor laríngeo, vómito, hematemesis. El aspecto de las mucosas orales es inicialmente blanquecino, luego oscuro, edematoso y ulcerado. La muerte puede sobrevenir por shock o broncoaspiración. Toda quemadura por álcalis es grave y produce más secuelas que la producida por ácidos (estenosis de esófago, fístulas traqueoesofágicas, aortoesofágicas y carcinoma de esófago).

Tratamiento

1. Diluir el ácido con agua o leche por vía oral.

2. SE CONTRAINDICA LA EMESIS, LA REALIZACIÓN DE LAVADO GÁSTRICO, LA ADMINISTRACIÓN DE CARBÓNACTIVADO Y DE CATÁRTICO.

3. Lavar las superficies comprometidas (piel, ojos, mucosas con abundante agua). En caso de contaminación ocular, continuar el lavado ocular con un goteo de solución salina, durante todo el transporte.

4. Vigilar la aparición de tos o disfonía (edema glótico) por la posibilidad de insuficiencia respiratoria aguda.

5. Suministrar oxígeno a necesidad.

6. Si el paciente deglute, dar antiácidos o sucralfate.

7. Hidratación parenteral

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!