¿Qué es un Irrigador Dental y para qué se Utiliza?

Irrigador Dental

Cada vez surgen más métodos innovadores de higiene bucal que ayudan a mantener una boca sana y unos dientes libres de caries.

Anteriormente, hemos podido ver la evolución de los cepillos dentales y el hilo dental, pero últimamente se ha puesto muy de moda un pequeño instrumento denominado irrigador dental. ¿Qué es eso y para qué se utiliza? Descúbrelo a continuación.

¿Qué es un irrigador dental y para qué se utiliza?

Un irrigador dental es un pequeño dispositivo, con forma a larga a través de cuya punta se expulsa un chorro de agua a presión, capaz de limpiar la suciedad que se mantiene entre los dientes. Se trata del instrumento ideal para remover restos de comida, bacterias y placa dental, propiciando a una buena salud bucal y previniendo la aparición de enfermedades dentales y de encías.

Por lo general, cualquier persona puede utilizar un irrigador dental, ya que estos se emplean para dar un toque extra de higiene a la dentadura y la boca. Sin embargo, su uso se recomienda en mayor medida sobre pacientes que sean propensos a padecer enfermedades dentales o pacientes que cumplan con alguno de estos criterios:

  • Pacientes con tratamientos complejos como implantes y coronas.
  • De edades avanzadas con dificultad para realizar la limpieza dental.
  • Con dificultades motoras.
  • Pacientes con mayor riesgo de padecer de caries o enfermedad periodontal.

El uso de los irrigadores dentales también se suele recomendar para pacientes que tengan un tratamiento de ortodoncia, ya que tiene la cualidad de hacer mucho más simple la limpieza dental en estos casos.

¿Cuáles son las características de un irrigador dental?

Aunque es posible encontrar múltiples tipos y modelos de irrigadores dentales, la mayoría de estos, por no decir todos, comparten las mismas características estructurales.

En este sentido se puede indicar que, un irrigador dental dispone de una manguera que se conecta hacia la punta del irrigador, esta punta es la vía de salida a presión del agua empleada para la limpieza.

Los irrigadores dentales también disponen de un selector de presión, con lo cual es posible elegir la intensidad con la que es expulsada el agua. Y de esta misma manera, disponen de un depósito de agua donde se almacena el líquido antes de ser utilizado. (Lea También: ¿Cómo saber si necesito una Limpieza Dental?)

También existe la posibilidad de encontrar irrigadores dentales portátiles, los cuales son más pequeños para ser transportados con más facilidad, y por ende, tienen menor capacidad de almacenar agua, y los irrigadores dentales más grandes, cuya capacidad es mucho mayor.

¿Cuáles son las ventajas de utilizar un irrigador dental?

Antes de comprar un irrigador dental, además de saber qué es exactamente y para qué se utiliza, es importante conocer cuáles son las ventajas y beneficios que ofrece. A continuación te mostramos algunos de ellos:

Mayor limpieza dental

Debido a que los irrigadores dentales funcionan a través de un chorro de agua a presión, tienen la capacidad de remover la comida acumulada entre los dientes, así como también son capaces de desprender la placa de la dentadura, aportando una mayor sensación de frescura y un mejor aliento.

Disminuye el riesgo de caries

Así es, esto se debe a que elimina los restos de comida que se acumulan entre los dientes, y de esta misma manera, elimina las bacterias que se encuentran dentro de la boca y que se reproducen con mayor facilidad cuando hay restos de comida.

Sin restos de alimentos, las bacterias no pueden proliferarse y por ende se disminuye considerablemente el riesgo de la formación de caries.

Es muy fácil de utilizar

Se trata de un aparato sumamente sencillo de manipular, una vez que se ajuste la presión con la que debe salir el agua, será cuestión de dirigir los chorros a presión hacia las zonas de la boca a los cuales no llega el cepillo de dientes o en las zonas a donde no se puede acceder con el hilo dental.

Es asequible

Contrario a lo que muchas personas pueden creer, un irrigador dental es un dispositivo asequible. Y debido a que se puede emplear muchas veces, pudiendo tener una extensa vida útil, puede decirse que representa además una gran inversión a largo plazo.

¡Potencia tu higiene bucal!

Una buena higiene bucal es el mejor camino a seguir para proteger tus dientes y tus encías. Si sientes que te cuesta limpiar por completo tus dientes, adquirir un irrigador dental puede ser una excelente idea para ayudarte a conseguir una limpieza completa.

Además de eliminar manchas superficiales de los dientes, y contribuir con el buen aliento, te evitarás padecer las molestas caries que pueden llegar a ser muy dolorosas.

Más Temas de Bienestar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

1 COMENTARIO

  1. Excelente medio de divulgación cientifica,permite compartir conocimientos y crecer en la adquisición de conocimientos en arte y cultura.
    Atentamente