Actitud del Obstetra ante el Diagnóstico Prenatal de un Defecto Congénito

CAMILO HERNÁNDEZ DE ALBA, M.D.

Información a la Paciente

1. Objetivos

-Permitir que la paciente asuma la situación.
-Capacitarla para tomar decisiones.

2. Quién debe informar a la paciente?

La información que va a recibir supondrá un shock , creará angustia , y según la gravedad del cuadro que presentemos, nublará o romperá las espectativas que se había realizado sobre su hijo.

Deberá ser el obstetra idealmente en conjunto con el especialista en Medicina Fetal, quien aportará la información inicial, aunque después deba derivarla a este último dada la complejidad del diagnóstico.

¿Por qué el obstetra?

Es una persona conocida, por lo que dispone de un margen de credibilidad a la hora de transmitir noticias negativas.

Conoce a la paciente, lo que le permite valorar el grado de apoyo inicial necesario.

Está en condiciones de suministrar dicho apoyo.

3. ¿A quién se debe informar?

A la paciente por supuesto. Y además , a aquellas personas de su entorno que la paciente desee. No debemos olvidar que, para asumir la patología fetal, va a necesitar de un apoyo familiar adecuado. Si las personas que la rodean dudan de la fiabilidad del diagnóstico o del médico, adoptarán actitudes evasivas y negativas haciendo que difícilmente puedan cumplir con su función.

4. ¿Que debemos explicar?

No deberíamos considerar que hemos informado adecuadamente a una gestante si no hemos sido capaces de transmitirle de manera comprensible :

• ¿Cuál es el defecto?
• ¿Cuál es el grado de seguridad diagnóstica?
• ¿Cuáles son las posibles consecuencias?
• ¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

5. ¿Que requisitos debe cumplir la información?

Debe ser :

Clara: El lenguaje empleado ha de ser lo suficientemente diáfano como para que la gestante entienda lo que queremos transmitirle.

Confirmada: Pocas cosas transmiten tanta sensación de incompetencia como las afirmaciones que más tarde hay que negar o ” maquillar “. Si no estamos seguros debemos dejarlo bien claro, aunque lo más adecuado es llegar al máximo de seguridad posible antes de comunicarlo a la embarazada.

Completa: La gestante tiene derecho a conocer toda la patología que hemos podido diagnosticar, o que sospechamos con una alta probabilidad. Las verdades a medias no ayudarán a la embarazada, (que tarde que temprano deberá enfrentarse con la realidad) únicamente servirán para hacerlos perder credibilidad.

Imparcial: El obstetra debe informar, dar apoyo, facilitar opciones , pero no debe olvidar nunca que es la propia embarazada quien debe tomar sus decisiones.

¿Que se debe evitar?

Informaciones precipitadas: Pocas veces es urgente notificar el diagnóstico de una malformación fetal. Las informaciones ” de pasillo ” o ” sobre la marcha ” van a añadir mayor angustia a una situación de por si dolorosa. La gestante puede percibir la sensación de que damos poca importancia a un hecho que para ella tiene tanta relevancia, o queremos quitárnosla de encima los más rápido posible. Es importante que la gestante perciba que todo nuestro tiempo está dedicado a ella.

Informaciones contradictorias: Consecuencia generalmente de la precipitación en la información inicial. Sólo conseguiremos despertar recelo respecto a la fiabilidad del diagnóstico o de nuestra capacidad profesional.

Prejuicios personales: Tanto si estos van ” a favor ” como si van ” en contra ” del feto. Debemos ser capaces de mantener la independencia suficiente para no guiar nuestra información .

Actitudes conductistas: Pensemos lo que pensemos, debemos respetar la autonomía de la gestante y facilitar para que sea ella quien tome sus decisiones.

Falsos paternalismos: Ocultar información para que ” no sea tan dolorosa “, tomar decisiones que corresponden a la paciente ” para no angustiarla “, etc, pueden crear o perpetuar un conflicto emocional. Debemos apoyar en la responsabilidad, porque negar la realidad, ni la evita ni ayuda a asumirla.

7. ¿Quién debe tomar las decisiones?

La gestante y su pareja, después de haber recibido la información adecuada. Los únicos límites aceptables son los que marcan la ley y la ética. Si sus decisiones no nos parecen correctas, si éticamente no podemos asumirlas, debemos recomendarle que consulte a otro médico.

8. ¿Que tipo de apoyo necesita la gestante?

Las reacciones ante el diagnóstico pueden ser de aceptación sin dificultades o crear diversos grados de conflicto. Es necesario detectar reacciones de negación, de rechazo, de culpabilidad etc y reconducirlas. Debe asegurarse que el apoyo familiar va a ser el adecuado y evaluar las necesidades de asistencia psicológica especializada.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!