Consideraciones Generales sobre la Familia

Familiares de los pacientes de Parkinson

MEDICINA FAMILIAR
EDUCACIÓN CONTINUADA PARA EL MEDICO GENERAL

Las características de la familia son universales, en tanto que es una forma de organización social presente en todas las sociedades y épocas, pero al mismo tiempo es particular y responde a su polifuncionalismo y poliformismo, acorde con el contexto socio‑cultural donde se desarrolla y el ámbito histórico.

Por ello, es imperativo para los profesionales que laboran en torno al bienestar humano, estudiar la familia en todas sus dimensiones y contemporizarla desde una perspectiva holística de los fenómenos humanos, que posibilita un análisis y comprensión integral de los sistemas sociales, siendo la familia el máximo exponente.

Entender al individuo, su funcionamiento y perspectivas, sólo es posible con una comprensión de la institución familiar, cuyos orígenes y evolución están relacionados como anteriormente se ha dicho, con los cambios de la sociedad. Hasta el momento, ninguna otra institución humana o social ha logrado suplir el funcionamiento de la familia, sobre todo en la satisfacción de las necesidades biológicas y afectivas de los individuos. La familia cambia y continuará cambiando, pero también persistirá, ya que es la unidad humana más adecuada en las actuales sociedades, puesto que responde básicamente a dos funciones:

• La protección psico‑social de sus miembros: engendra nuevas personas y responde por el desarrollo integral de todos los miembros.
• La inserción del individuo en la cultura y su transmisión, lo que se conoce como la socialización.

Como tal, el sentido de identidad de los hombres está determinado por el sentido de pertenencia a una familia particular, donde asume pautas transaccionales que previven a lo largo de la evolución individual. El conocimiento integral y coherente de la familia, considera tanto sus aspectos generales como los particulares, respecto a sus tres perspectivas básicas:

Estructural. Hacer referencia a las formas de unión de la pareja, tamaño, personas incluidas, parentesco, evolución histórica, etc.

Interaccional o Funcional. Relativo a las formas de relacionarse, la comunicación, distribución de roles, afecto, cohesión y adaptabilidad.

Evolutiva. Ciclo vital o modelo evolutivo: propuesta moderna el enfoque sistémico.

Caracterización familiar

Con el objeto de precisar las características actuales de las familias consultantes, a continuación se presentan las tipologías familiares más frecuentes (Tabla 1).

Tabla 1. Caracterización familiar.
Caracterización familiar

Tradicional

Familia nuclear. Conformada por dos generaciones, padres e hijos. Unidos por lazos de consanguinidad conviven bajo el mismo techo y por consiguiente desarrollan sentimientos más profundos de afecto, intimidad e identificación. Es dinámica en su composición y evoluciona con los vaivenes de su ciclo vital y con los cambios socio-culturales que la determinan.

Familia extensa o conjunta. Está integrada por una pareja con o sin hijos y por otros miembros como sus parientes consanguíneos ascendentes, descendentes y/o colaterales; recoge varias generaciones que comparten habitación y funciones.

Familia ampliada. Modalidad derivada de la anterior, en tanto que permite la presencia de miembros no consanguíneos convivientes afines, tales como vecinos, colegas, paisanos. compadres, ahijados. Comparten vivienda y eventualmente otras funciones en forma temporal o definitiva.

De nuevo tipo

Familia simultánea. Está integrada por una pareja donde uno de ellos o ambos, vienen de tener otras parejas y de haber disuelto su vínculo marital. En la nueva familia es frecuente que los hijos sean mayor el número de hijos que en las formas nuclear o monoparental.

Familia padrastral o madrastral. Dependiendo de si es el hombre o la mujer quien entra a cumplir funciones parentales con los hijos de la nueva pareja.

Familias con un solo progenitor o monoparental. Ocurre cuando en los casos de separación, abandono, divorcio, muerte o ausencia por motivos forzosos (trabajo, cárcel, secuestro, etc) de uno de los padres, el otro se hace cargo de los hijos y conviven; la relación de pareja que esto supone, varía desde la cohabitación en fluctuaciones temporales, hasta vínculos volátiles.

Familias homosexuales. Se registra como una tendencia universal la emergencia y reconocimiento de esta organización familiar, que supone una relación estable entre dos personas del mismo sexo. Los hijos llegan por intercambios sexuales de uno o ambos miembros de la pareja, por adopción y/o procreación asistida. Independientemente de la posición ética o moralista frente a esta modalidad familiar, es un hecho que supone el cumplimiento de las funciones básicas de la familia y asignación de responsabilidades entre sus miembros, al igual que en las otras tipologías.

Según forma de convivencia

Díadas conyugales. Dos personas que or opción o imposibilidad orgánica, no cumplen procesos procreativos y deciden convivir sin hijos. Puede ser una variación de las familias homosexuales, cuandeo las personas del mismo sexo deciden vivir juntas y asumir un compromiso de convivencia, pero sin descendencia.

Estructura unipersonal o ciclo individual: corresponde a personas solas que no comparten la vivienda. Surge por opción o necesidad, independientemente de su situación efectiva, lo que no excluye el desarrollo de relaciones erótico-afectivas o de pareja o filiales. Es frecuente en las personas solteras, viudas y ancianas.

Hogar o unidad doméstica. Es una estrategia de sobrevivencia donde las personas están unidas voluntariamente para aumentar el número de perceptores económicos y lograr economías de escala. No hay claridad en el tipo de relación que media entre sus miembros, y en cada caso se establece por concertación, Pueden o no incluir vínculos sentimentales, de autoridad, de solidaridad, poder sólo presentarse una de ellas; lo imprescindible es la relación económica de sus componentes. Algunas formas de hogar más reconocidas son; cuarteles, conventos, campamentos, asilos, hospitales. Como expresiones atípicas de convivencia, se registran también el gaminismo, infantes institucionalizados (orfelinatos, hogares sustitutos) y nómadas o recolectores.

La familia de origen. Constituida por la familia nuclear (padres biológicos o sustitutos y hermanos) del ego, o miembro índice, o persona que demanda atención profesional. Pese a los procesos de composición y recomposición y al aislamiento geográfico y/o funcional, la familia de origen será siempre la misma. Es importante diferenciarla de los otros grupos que se constituyen en la edad adulta, ya que la mayoría de las personas funcionan como mínimo, en dos sistemas familiares paralelos: el nuclear actual (pareja y/o hijos) y la familia de origen (donde inició su existencia). Las dos tipologías que aparecen en la parte inferior de la Tabla 1, hacen referencia a dos formas a través de las cuales las otras tipologías pueden manifestarse. Así, la familia legal es aquella que legítimamente se encuentra constituida con base en un matrimonio civil o religioso y la familia de hecho es el grupo social que se encuentra unido mediante un contrato psicológico con intención duradera o inestable y constituido por individuos de diferente origen respecto al estado civil anterior y sus hijos. A este grupo pertenece la familia en unión libre.

 

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!