Alcances y Estrategias de la Salud Familiar

MEDICINA FAMILIAR
EDUCACIÓN CONTINUADA PARA EL MEDICO GENERAL

CAPITULO 3
MARIA CONSUELO NIETO, MD.

El Sistema de Seguridad Social Integral en Salud, actualmente vigente en el país y regiaego a partir de la Ley 100 de 1993, considera a la familia como Unidad Fundamental atención, en la medida en que a través de esta, se logra el desarrollo e implementación de estrategias de promoción, prevención, asistencia y rehabilitación, de una manera simultánea, dinámica y eficiente.

Esta concepción de la Familia como pilar de la atención, ha conducido al desarrollo de un enfoque en Salud Familiar, que ha venido dejando atrás ese tradicional protocolo de servicios, caracterizado por un manejo despersonalizado y por una deficiente atención al usuario, basada únicamente en el análisis y tratamiento episódico de las dolencias físicas ya instauradas y con una muy rudimentaria implementación de programas de promoción y prevención, por lo general carentes de continuidad, de sentido de trabajo en equipo y de estrategias que permitan generar impacto en el comportamiento de la morbi‑mortalidad de las poblaciones objeto.

Es por esto, que el médico encargado del Cuidado Primario, debe establecer el primer contacto, ofrecer continuidad, integración y coordinación del cuidado y centrar su enfoque en la Familia.

La Familia como unidad social básica, y recurso primario para el individuo, es esencial en el cuidado que se le proporciona a la persona, al igual que en la receptividad y el apoyo que ella brinde para seguir las recomendaciones y prescripciones. Es muy importante tener en mente que la Familia, si es funcional se convierte en una fuente de soporte, pero si es disfuncional genera tensión con angustia y distress.

Si asumimos el papel de la Familia como la célula de la sociedad, cualquier situación que afecta a un solo miembro del grupo familiar (enfermedad, adicción, embarazo no deseado, crisis de la adolescencia etc), repercute en toda la Familia y a la postre, en toda la sociedad en general. Por otra parte cualquier realidad que se vive en la sociedad (carencia de servicios, de educación, inseguridad, violencia, etc), obviamente afecta la Familia y por ende a todos y cada uno de sus miembros.

La Familia se comporta como un TODO, en la medida en que las vivencias de cada uno de sus miembros afectan al resto. La muerte de cualquier miembro de la familia, la separación de sus miembros por requerimientos de trabajo o el divorcio, una enfermedad o situación vital dificultosa etc., tienen consecuencias emocionales y mentales sobre todo el grupo familiar, que abonan el terreno para la génesis o complicación de todo tipo de enfermedades y dolencias. La ansiedad, la depresión, la hipertensión arterial, los infartos, la úlcera péptica, las enfermedades infecciosas, el asma etc., son mucho más frecuentes en familias disfuncionales o en aquellas que están pasando o han pasado por circunstancias adversas que no han logrado resolver con sus propios recursos, que en las familias que viven en armonía.

Cada Familia tiene su caracterización particular, producto de sus ancestros socioculturales, oportunidades de desarrollo, mitos, legados, creencias. El enfoque de la Familia como Unidad y la orientación hacia la misma, identifica riesgos, susceptibles de ser manejados de forma anticipatoria y moviliza recursos para la resolución de situaciones problema para la Familia.

Las bondades de este enfoque de Salud Familiar, se pueden resumir en tres aspectos fundamentales:

1. Disminución de costos de atención, a partir de la implementación de estrategias fundamentalmente dirigidas a la promoción­prevención y a la detección y manejo precoz de las dolencias en salud de los grupos familiares objeto, resolviendo a nivel primario más de 95% de sus problemas de salud.
2. Aumento y racionalización de coberturas de los programas tanto asistenciales como promocional‑preventivos, en la medida en que a partir de cada miembro de la familia que consulta a su médico familiar, o a cualquiera de los servicios de enfermería, odontología etc., estos profesionales se encargan de ” enganchar” al resto de su familia a los programas que ésta requiera, siempre tendientes a realizar gestiones de prevención o de detección y atención temprana, de su realidad en salud.
3. Mejoría evidente en la calidad de la atención, a través de la implementación de una serie de principios y recursos dirigidos a optimizar el trabajo del profesional de la salud (Protocolos de Manejo, Guías de Mantenimiento de la Salud etc.) y a fortalecer la relación profesional de la saludpaciente.

Con el fin de ampliar un poco el conocimiento del lector, a continuación se presenta un cuadro que permite establecer las diferencias entre el enfoque familiar en salud y el sistema actual de atención.

Alcances y Estrategias de la Salud Familiar