El Palacio de Justicia: un Hito en la Historia de Colombia

Toma del Palacio de Justicia

El 6 de noviembre del año 1.985 la capital colombiana vivió una de las noches más oscuras y dolorosas que marcarían la historia del país: la toma del Palacio de Justicia.

Toma del Palacio de Justicia

Aquel miércoles alrededor de las 11:30 am el comando guerrillero Iván Marino Ospina, del grupo M-19, tomó el Palacio de Justicia; sede de la Corte Suprema y del Consejo de Estado en la ciudad de Bogotá.

Según comunicaciones posteriores, se decía que el Ejército ya conocía desde hacía un par de los detalles de este plan guerrillero, por parte del servicio de inteligencia.

A pesar de esto, días antes del atentado, sin aparente razón, la seguridad que ofrecía la Policía Nacional a los jueces y personal que trabajaba en el Palacio de Justicia; fue retirada.

El día de la toma del Palacio de Justicia, los guerrilleros ingresaron por uno de los sótanos; atentaron por medio de disparos contra dos vigilantes e hirieron a un policía que se encontraba cerca; así rápida y eficazmente lograron el control del primer piso.

En las afueras del palacio la policía y el ejército empezaban a ubicarse estratégicamente en los edificios cercanos. Después de apenas unas horas ya había tanques parqueados en los alrededores de la construcción.

El enfrentamiento continuo hasta altas horas de la noche. Los bomberos intentaban apagar el fuego, pero no era una operación sencilla. Una de las teorías sobre la toma afirma que el incendio fue originado por los narcotraficantes de la época para quemar los expedientes de los extraditables (cartel de Medellín); sin embargo, esta versión ha sido desmentida.

Desde el interior del palacio los rehenes intentaban apagar el incendio. Finalizando la madrugada a algunos retenidos los rescataron y los llevaron a instalaciones militares; como el hospital militar o la Casa del Florero, lugar donde se ubicó el comando del ejército.

La Retoma del Palacio

En las horas posteriores a la toma, los altos mandos de las Fuerzas Armadas de Colombia decidieron recuperar el Palacio; fraguaron un operativo militar y de inteligencia que sólo 27 horas después arrojaría los terribles resultados.

En primera instancia intentaron entrar por el sótano, donde se presentaron los primeros enfrentamientos. Después se dio la orden de que los tanques ingresaran por el frente del edificio; esto causó que los guerrilleros se movieran a los pisos superiores junto con los rehenes.

Con base a la palabra de algunos testigos, antes de entrar al palacio se lanzaron dos bombas que tumbaron la puerta del edificio. Exigidos por el aturdidor ruido de los disparos los rehenes permanecían en el piso y con las luces apagadas, lo anterior también para protegerse de los proyectiles disparados dentro del Palacio y desde los edificios próximos, que fueron desalojados por la fuerza pública.

Un grupo de helicópteros llegaron sobrevolando el edificio disparando contra las oficinas. Desde el tercer piso del Palacio, los rehenes enviaban papeles con mensajes diciendo que estaban allí para que el Ejército los rescatara, pero no obtenían respuesta.

El balance del operativo arrojaría lo siguiente: 12 personas desaparecieron forzosamente, un magistrado auxiliar desapareció y luego fue ejecutado (extrajudicialmente) por agentes de la fuerza pública y 4 personas torturadas. En total se estima, que más de 90 personas murieron dentro del Palacio, incluyendo civiles, soldados, guerrilleros y magistrados.

Sin lugar a dudas una de las páginas más oscuras entre tantas del país, pero lo que más sopesa es el número de rehenes que lograron salir después del cese al fuego; y que jamás llegaron con sus familias.

A estas personas las reportaron como desaparecidas, ya que sus cuerpos al sol de hoy tampoco aparecieron.

Ver Más Historia de Colombia.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!