Sistema Linfático del Cuerpo Humano

Sistema Linfático del Cuerpo Humano

El sistema linfático del cuerpo humano es el encargado de producir, almacenar y transportar los glóbulos blancos, líquido linfático o la linfa por todo el cuerpo; a través de una red de conductos o vasos linfáticos (como los vasos sanguíneos). De hecho, la linfa es un líquido transparente y blanquecino, que está compuesto de glóbulos blancos, principalmente de linfocitos; también está compuesto de quilo, un líquido que contiene grasas y proteínas y que se origina en los intestinos.

El sistema linfático trabaja muy de la mano con el sistema inmune, pues ambos se encargan de proteger al cuerpo de infecciones; por ejemplo, los linfocitos son los encargados de atacar a las bacterias que se encuentren en la sangre.

Asimismo, cuando hay presencia de bacterias en el líquido linfático, los ganglios linfáticos producen más glóbulos blancos para atacar la infección. Los ganglios también filtran la linfa y eliminan las sustancias extrañas del cuerpo como células cancerosas o bacterias.  (Ver También: Sistemas del Cuerpo Humano.)

Órganos que Conforman el Sistema Linfático

Los órganos del sistema linfático se dividen en primarios y secundarios. Los primarios son la médula y el timo; y los secundarios los ganglios, el bazo y tejido linfoide asociado a las mucosas.

Médula Ósea: es un tejido que se encuentra dentro de varios huesos largos del cuerpo como las vértebras, esternón, costillas, cintura pélvica y escapular. En la médula ósea se producen todas las células que forman la sangre, como los linfocitos; se estima que, al día, la médula (que no es la médula espinal) produce cerca de 500mil glóbulos rojos por día, claro que depende del peso y la masa corporal de la persona.

Bazo: es un órgano que actúa como un filtro en nuestro cuerpo, es el encargado de filtrar la sangre y limpiarla, eliminando las células viejas o que se encuentren lesionadas. Además, el bazo contiene macrófagos y linfocitos, que son dos tipos de glóbulos blancos que eliminan los gérmenes de la sangre que pasa por el bazo.

Timo: la función de este órgano es ayudar a madurar los linfocitos T, que son los linfocitos que se producen en la médula ósea y que ayudan en las funciones del sistema inmune adaptativo.

Ganglios Linfáticos: el cuerpo humano tiene entre 500 y 1.000 ganglios linfáticos repartidos por varias partes del cuerpo. Se trata de un tejido linfoide envueltos y que en muchas ocasiones se agrupan hasta formar cadenas ganglionares.

Vasos Linfáticos: son una red de conductos delgados que se distribuye por todo el cuerpo y llenan los espacios intersticiales de las células y desembocan en los ganglios linfáticos; a través de esos vasos viaja la linfa o el líquido linfático.

Funciones del Sistema Linfático

El sistema linfático tiene varias funciones, uno es recoger la linfa o líquido linfático sobrante de los tejidos y devolverlos a la sangre; esto con el objetivo de evitar que los tejidos se hinchen a causa del exceso de líquido. Resulta que sustancias como el agua, proteínas y otros, frecuentemente se escapan por los capilares sanguíneos a los tejidos corporales que se encuentran cerca.

Otra función importante de este sistema es la respuesta inmunitaria, como explicamos antes; los ganglios linfáticos que hacen parte del sistema linfático y del sistema inmune, son los encargados, junto con otros órganos linfoides, de reconocer y eliminar las sustancias extrañas y potencialmente dañinas de nuestro cuerpo. (Ver También: Aparato Reproductor Humano.)

Finalmente, otra función de este sistema es el transporte de grasas a través de los vasos linfáticos, desde el intestino hacia la sangre; resulta que los enterocitos, que son unas células presentes en la pared intestina, absorben y sintetizan las grasas que vienen de los alimentos hasta convertirlas en quilomicrones; unas partículas complejas compuestas principalmente por triglicéridos.

Estos quilomicrones se liberan al espacio intercelular para luego entrar a los vasos linfáticos y transportarse por la sangre.

Más Temas de Biología y Ciencias Naturales AQUÍ

Autor: Simón Parra

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!