Materia: Qué Es, Clasificación y Propiedades

Materia

Materia se define como todo aquello que tiene masa y ocupa un lugar en el espacio, en ese orden de ideas, nosotros mismos y todo lo que nos rodea está compuesto por materia; que, a su vez, la conforman átomos y moléculas. Por ejemplo, los elementos de la naturaleza como el agua, el aire, la tierra, los animales y las plantas están conformados por millones de moléculas y átomos.

La materia posee energía y está sujeto a cambios en el tiempo y tiene la capacidad de interacción con otros elementos. En la física se señala que la materia tiene una localización espaciotemporal y es medible. En la física moderna, la materia abarca cualquier entidad, campo o fenómeno perceptible a la que se le puede asociar energía; que viaja a través del espacio-tiempo a una velocidad inferior o igual a la luz, es decir, a 3·108 m/s (299.792.458 m/s)

Ver También: Energía: Qué Es, Tipos y Cómo se Producen.

Clasificación de la Materia

Sustancias Puras

Las sustancias puras son aquellas sustancias que, aunque cambien su estado mantienen su composición de átomos y moléculas. Estas sustancias puras tienen una característica específica, que es, gracias a sus propiedades, no pueden separarse en otras sustancias, sin importar el procedimiento físico que se realice. A su vez, la clasificación de sustancias puras se divide en elementos y compuestos.

Los elementos a los que también se les conoce como sustancias puras simples se caracterizan porque no pueden descomponerse en sustancias más simples; y porque se encuentran conformados por una sola clase de átomos, es decir que cuentan con las mismas propiedades químicas porque cuentan con el mismo número de protones en su núcleo.

Los elementos o sustancias puras simples, son, por ejemplo, los que están en la tabla periódica, como el carbono, el oxígeno, el hierro, el hidrógeno, el sodio, la plata, el helio, el carbono, etc. En la subdivisión de los elementos, también se distinguen las sustancias formadas por átomos iguales y por moléculas compuestas.

Los compuestos son las sustancias que se forman por la unión de dos o más elementos de la tabla periódica; se caracterizan porque las proporciones son fijas y las sustancias simples solo se pueden separar mediante reacciones o procesos químicos, no físicos. Algunos ejemplos de sustancias compuestas son el dióxido de carbono, el oxígeno gaseoso, el agua, el monóxido o dióxido de nitrógeno, entre otros.

Ver También: Los Recursos Naturales.

Mezclas

Las mezclas son la otra clasificación de la materia, es el resultado de la combinación de dos o varias sustancias; que a pesar de la combinación no cambian sus propiedades pues no ocurre ninguna reacción química. Sin embargo, en las mezclas a diferencia de los elementos, sí se pueden separar las sustancias por procesos físicos y la composición no es fija, una sustancia puede tener una mayor o menor cantidad en la mezcla.

A su vez, las mezclas se subdividen en homogénea y heterogénea. A las mezclas homogéneas también se le conocen como disoluciones, se caracterizan porque a simple vista no se distinguen los componentes, pues su apariencia es uniforme; por ejemplo, un vaso de agua con azúcar es una mezcla homogénea o el agua de mar que está compuesta por agua y sales solubles.

Por su parte, las mezclas heterogéneas se caracterizan porque no presentan una apariencia ni composición uniforme; es decir, que a simple vista se pueden observar sus componentes. Dos ejemplos de este tipo de mezcla es un pedazo de mármol, en donde fácilmente se evidencia que está conformado por diferentes rocas calizas; o el más común es el agua y el aceite, que se pueden mezclar en un mismo vaso, pero se logra ver cada componente.

Propiedades y Características de la Materia

En términos generales, la materia tiene dos tipos de propiedades, las físicas y las químicas. En las propiedades físicas, la materia se caracteriza porque se pueden medir y observar sin cambiar su estado; entre sus propiedades físicas se encuentra: la masa, el volumen, el punto de ebullición, la elasticidad, la inercia, la divisibilidad, la compresibilidad; y lo que se conoce como propiedades organolépticas que son el sabor, textura, color, olor y sonido.

Por su parte, entre las propiedades químicas se encuentra la reactividad, el PH, el calor de combustión, la estabilidad química y la radiactividad. Estas propiedades químicas las adquiere la materia cuando ha pasado por alguno de estos procesos que cambian sus propiedades originales.

Más Temas de Biología y Ciencias Naturales AQUÍ

Autor: Simón Parra

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!