Brazos Robóticos han hecho que un Hombre con Parálisis pueda volver a Comer

Brazos Robóticos ayudan a hombre con parálisis

Esta última novedad de la robótica y la inteligencia artificial, han dado una nueva esperanza a un hombre con parálisis parcial. Se trata de un hombre que con ayuda de brazos robóticos ahora es capaz de comer por su cuenta y sin necesidad de otro ser humano para hacerlo; una hazaña que deja ver cómo la tecnología puede ser utilizada para ayudar a los que más lo necesitan.

A continuación, conocerás todos y cada uno de los detalles sobre este gran logro para la ciencia y la humanidad.

Esta nueva interfaz cerebro-máquina ha logrado algo increíble

Para muchos un sueño hecho realidad, la robótica y la inteligencia artificial han avanzado tanto en tan poco tiempo, que se ha logrado la creación de estos brazos robóticos artificiales para que un hombre con parálisis parcial desde hace más de 30 años, pudiese comer un postre utilizando las conexiones neurales de su cerebro.

Todo esto, acompañado de dos manos robóticas que se conectan directamente al paciente; con quien luego de algunas pruebas se logró esta increíble hazaña en tan solo 90 segundos.

De acuerdo al experimento realizado, el hombre se encontraba sentado sobre una mesa con un postre encima de esta. Luego, mediante una voz por computadora se fueron emitiendo las ordenes, que procedieron a seguir los brazos robóticos.

Con movimientos sutiles y el acople total de la inteligencia artificial con su cerebro, ha podido realizar los movimientos necesarios para poder comer el postre; desde alinear los cubiertos, hasta cortar el alimento y, finalmente y llevarlo a la boca.

Un milagro tecnológico que da esperanzas

Este milagro ocurre gracias a las interfaces cerebro-computadora, las cuales ya tienen un tiempo. Pero ha sido el Neuralink de Elon Musk el que le ha dado el reconocimiento y potencial de esta tecnología para sus posibles usos.

De esta forma, se pueden decodificar las señales neuronales del cerebro para realizar acciones como mover una mano robótica, o hacer algo determinado desde lo más básico hasta las más complejas de las actividades. (Lea también: El Proyecto de Lonestar: La conservación del conocimiento)

Este proyecto se basó específicamente en el movimiento muscular del cerebro para poder controlar estas prótesis robóticas; algo que parece ciencia ficción pero que es más que posible hoy en día, con sus obvias limitaciones.

Sin embargo, lo increíble es que no debe haber un aporte mental tan elevado para poder mover estas extremidades, y con un mínimo de esfuerzo este hombre ha podido realiza esta acción; que parece simple pero bajo su condición toda una hazaña. 

Un primer vistazo a la robótica del futuro

Todo este evento histórico ha sido llevado a cabo gracias a la investigación minuciosa de los científicos del Laboratorio de Física Aplicada del Departamento de Medicina Física y Rehabilitación, y el Laboratorio de Física Aplicada de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins; quienes explican que lo han creado con un enfoque de control compartido con el cual pretenden aprovechar las capacidades que tiene la máquina junto con el sistema robótico para que el usuario pueda aprovecharlo para manejar su entorno.

Siendo así, la persona puede llegar a utilizar su propia mente para mover los brazos y realizar acciones complejas. Lo mejor de todo, es que no se necesita un esfuerzo elevado y con tan solo algunas reacciones neurológicas lo puede lograr.

También se pretende que las próximas versiones del sistema puedan generar una estimulación sensorial mayor, con las cuales personas con miembros amputados; puedan llegar a percibir y utilizar el miembro artificial como suyo propio de forma natural.

Un gran paso para las personas con discapacidad

Es necesario recalcar que esta tecnología se ha estado utilizando precisamente para poder ayudar a todas las personas que tengan algún tipo de discapacidad motriz que no les permita valerse por sí mismas, demostrando que es más que posible hacer ciertas acciones por sí mismos y la ayuda de estos miembros robóticos controlados con su propia mente.

Esto permitirá seguir generando esperanzas y ganas de seguir luchando para aquellos que en el pasado no tenían este tipo de oportunidades.

Según los investigadores de este invento, se podrá ir aprendiendo de la retroalimentación de los experimentos para poder llegar a mejorar la comunicación entre el robot y el usuario, de esta manera podría llegar a la etapa en la que no se necesite utilizar la vista para dar órdenes al robot y se pueda llegar a dar de forma natural como si de unos brazos propios se trataran.

La robótica y la inteligencia artificial incrementan su importancia

Todo este experimento ha demostrado cómo la humanidad se encamina a un mundo cada vez más automatizado, en donde la robótica juega un papel fundamental pudiendo llegar a cambiar vidas de forma positiva.

Para esto es necesario continuar con proyectos similares que muestren un enfoque progresista en donde la tecnología sea vista como nuestra aliada y no como una posible amenaza a nuestra sociedad.

Autor: Mariluzza

Más Temas de Tecnología AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!